Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

La Comandancia cumple 75 años

  • Escrito por Redacción

GC1940

El 22 de agosto de 1940 la Guardia Civil quedó reestructurada en cuatro Comandancias Móviles, 24 de Fronteras y Costas así como 50 Rurales y Mixtas, una de ellas la de Algeciras

EL 22 de agosto de 1940 el bilaureado general gaditano José Enrique Varela Iglesias, ministro del Ejército, dictó una orden mediante la cual se procedía a reorganizar el despliegue territorial del Cuerpo de la Guardia Civil.

Hasta esa fecha, el benemérito Instituto había estado articulado en 57 Comandancias de la Guardia Civil, más otras 20 recién incorporadas procedentes del antiguo Cuerpo de Carabineros.

Estas últimas venían funcionando todavía como tales, vistiendo aún sus componentes sus propios uniformes y desarrollando sus peculiares misiones, principalmente de resguardo fiscal del Estado y persecución del contrabando, sobre todo en puertos, costas y fronteras.

A partir de dicha fecha la Guardia Civil se reestructuró en 4 Comandancias Móviles, 24 de Fronteras y Costas así como 50 Rurales y Mixtas, siendo una de estas últimas la de Algeciras.

La Ley de 15 de marzo de 1940 acababa de suprimir la Inspección General de Carabineros, disponiéndose la agrupación de sus cometidos y funciones en una sola sección de la Dirección General de la Guardia Civil, así como que el personal de carabineros fuese adscrito, con arreglo a sus aptitudes y condiciones, a las diferentes unidades y servicios privativos de ésta.

Ello supuso la desaparición de tan histórico Cuerpo que había sido creado por el mariscal de campo José Ramón Rodil, mediante real decreto de 9 de marzo de 1829, bajo la denominación de "Real Cuerpo de Carabineros de Costas y Fronteras".

Su principal misión, según se hacía constar textualmente, era: "hacer la guerra al contrabando, para prevenir o atacarlo rigurosamente en sus puntos de generación y perseguirlo en todas direcciones, hasta su exterminio".

Inicialmente tuvo una estructura enteramente militar, estando bajo dependencia y amparo del ministerio de la Guerra, que era competente en lo concerniente al servicio específico, haberes, gratificaciones, y del ministerio de Hacienda sólo en cuanto a la coordinación de las gestiones.

Sin embargo, por real decreto de 25 de noviembre de 1834 se dispuso su fusión con el Resguardo Civil -encargado de la vigilancia interior del fraude- haciéndolos depender de la Dirección General de Rentas Estancadas, dando lugar así a la creación del nuevo Cuerpo de Carabineros de la Real Hacienda Pública, ya sin fuero militar y de plena naturaleza civil.

Dado que ello no terminó de dar el resultado esperado, se le volvió a dotar de naturaleza militar, pasando por decretos de 6 de agosto y 11 de noviembre de 1842 a organizarse y denominarse Cuerpo de Carabineros del Reino.

Por Decreto de 15 de mayo de 1848 fue integrado en el Ejército, dependiendo del ministerio de la Guerra en su organización y disciplina, y del ministerio de Hacienda en cuanto al servicio y percibo de haberes se refería,

Durante las décadas siguientes sufrió diversas vicisitudes, reorganizaciones y reestructuraciones con disminuciones y aumentos de plantillas, en función de las políticas del gobierno de turno y las capacidades presupuestarias anuales del Estado, que habitualmente solían ser bastante austeras al respecto.

A ello hubo que sumarle las turbulencias de la agitada segunda mitad del siglo XIX, incluidas las guerras carlistas cuya actuación en la tercera de ellas, siempre leal al gobierno legalmente constituido, se recompensó con la concesión del uso de la enseña nacional.

Iniciado el siglo XX el Cuerpo de Carabineros fue afianzándose, ampliando progresivamente durante las tres primeras décadas, tanto su plantilla y despliegue territorial como sus competencias, siempre en defensa de los intereses de la Hacienda Pública.

Por real decreto de 7 de septiembre de 1929 se le concedió la gran cruz de la Orden civil de Beneficencia, con distintivo negro y blanco, "por los múltiples actos y servicios abnegados, humanitarios y heroicos que los individuos pertenecientes al mismo llevan realizados con motivo de incendios, inundaciones y salvamentos de náufragos".

Se trataba, al igual que la Guardia Civil, también declarada oficialmente Benemérita el 4 de octubre siguiente, de un instituto militar abnegado, disciplinado, eficaz, prestigiado y muy sacrificado. Sin embargo, la Guerra Civil 1936-1939 supuso el principio de su fin.

Aunque pervivió en ambas zonas, fue en la republicana donde se potenció multiplicando por cinco sus efectivos iniciales, siendo la única fuerza de seguridad del Estado, al contrario de la Guardia Civil y la Policía, que no fue disuelta.

Finalizada la contienda el general Franco dispuso, mediante la citada Ley de 15 de marzo de 1940, su absorción integral por la Guardia Civil que asumió sus competencias y sus miembros.

Hasta la mentada orden ministerial de 22 de agosto siguiente, coexistían en la provincia de Cádiz una única Comandancia de la Guardia Civil, con cabecera en la capital y dos Comandancias de Carabineros: la 10ª de Algeciras y la 11ª de Cádiz, ambas con sede en las ciudades citadas.

Estas dos últimas fueron reconvertidas temporalmente en una primera fase, en las 66ª y 67ª Comandancias Administrativas de la Guardia Civil, respectivamente.

Hasta entonces, en Algeciras y su entorno del Campo de Gibraltar, estaba desplegada sólo una compañía de la Guardia Civil que contaba con poco más de un centenar de efectivos y tenía su cabecera en dicha ciudad.

En cambio, la 10ª Comandancia de Carabineros de Algeciras estaba integrada por más de 800 efectivos encuadrados en cinco compañías con cabeceras en Atunara, La Línea de la Concepción, Puente Mayorga, Algeciras y Tarifa.

Para entender su razón de ser y conocer por qué había dos comandancias de Carabineros en la provincia de Cádiz hay que remontarse hasta el año 1878, cuando, al igual que ocurría con la Guardia Civil, había una única comandancia.

Sin embargo, dados los numerosos alijos de contrabando propiciados desde la colonia británica de Gibraltar, así como la gravedad de la situación creada por los continuos enfrentamientos con partidas de contrabandistas se dispuso la creación de una nueva comandancia con demarcación exclusiva en el Campo de Gibraltar

Así, por reales órdenes de 10 y 28 de enero de dicho año, se dispuso la división de la Comandancia de Carabineros de Cádiz en dos, creándose la de Algeciras con fuerzas de aquella y suprimiéndose la plaza de teniente coronel en la de Pontevedra, por entonces menos conflictiva, que pasó a mandar la de nueva creación, por ser de mayor importancia.

La labor de los carabineros de la Comandancia de Algeciras fue durante muchos años, debido a las circunstancias socio-económicas de la zona y la violenta actitud de las partidas de contrabandistas, la más dura y sacrificada de cuantas se llevaron por fuerzas de dicho Instituto en el territorio nacional.

Esta nueva Comandancia fue dando tan buenos resultados en la represión del contrabando procedente principalmente de Gibraltar que once años después, al haber aumentado considerablemente dichas actividades en la parte oriental, se decidió por real orden de 31 de agosto de 1889 crear otra unidad similar en la zona limítrofe de la provincia de Málaga, con cabecera en Estepona, y que perduró hasta 1940.

Desde el 22 de agosto de dicho año, la 66ª Comandancia Administrativa de la Guardia Civil de Algeciras, fue tomando sucesivamente las denominaciones de 134ª Comandancia de Costas (1941-1944), 337ª Comandancia Mixta (1944-1945), 337ª Comandancia (1945-1967), 262ª Comandancia (1967-1974), 242ª Comandancia (1974-1982), 226ª Comandancia (1982-1984), 234ª Comandancia (1984-1999), 408ª Comandancia (1999-2003) y desde entonces hasta hoy, Comandancia de Algeciras, ya sin enumeración alguna.

Hoy, 75 años después de su creación, los hombres y mujeres de la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras, que pertenecen a un cuerpo doblemente benemérito, son depositarios y continuadores de la honrosa historia de dos instituciones que fueron y siguen siendo claves, acrisolada desde 1940 en una sola, para garantizar el orden y la ley en el Campo de Gibraltar así como en la lucha implacable contra el fraude y el contrabando.

Y tal como reza el artículo 6º del antiguo reglamento que fue modificado tras la absorción del Cuerpo de Carabineros, esos guardias civiles no deben ser temidos sino de los malhechores, ni temibles sino de los enemigos del orden y del Fisco.

EUROPA SUR

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones