Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

¿PUDO SER LIBERADO EL SANTUARIO? - (V parte)

  • Escrito por Redacción

portada-parte-V copia

EL CERRO YA ES VOLCÁN Y EL ODIO SE ESTRELLA CONTRA LA FE

El día 19 de abril la situación en el Cerro es desesperadísima. En este día se han producido más bajas que en días anteriores. La fuerza contempla esta catástrofe al mismo tiempo que ve como se esfuman las esperanzas de auxilio que abrigaban. Angustiosa y amarga era la situación del Jefe de la Defensa del Santuario en aquella tarde del día 19 de abril, pero todavía no había apurado el Capitán el cáliz de la amargura. Las heces se las aportaría un heliograma firmado por el Gobernador Militar de Córdoba, que fue transmitido con los últimos rayos del sol. He aquí su texto:

“Le traslado telegrama recibido General Jefe Ejército del Sur, que dice así: "Comunique a Jefe Santuario Virgen Cabeza que por imposibilidad prestarle auxilio momento actual se hicieron gestiones con Cruz Roja Internacional, la que garantiza vidas mujeres y niños, llevándose a cabo las gestiones del canje con prisioneros que tenemos en nuestro poder, una vez efectuada evacuación".

Este heliograma, tras casi nueve meses de heroica resistencia, de sacrificios sin cuentos, representaba el abandono irremisible. Solo necesitó el Capitán reflexionar un momento. Su decisión estaba tomada desde siempre: salieran vencedores o vencidos, solo podían salir con honor. Hasta hacía cierto tiempo Cortés había abrigado la remota esperanza de que el Ejército Nacional hubiera hecho algo para liberarlos. Pero eso no parecía ya posible. ¿Cuál era la situación al presente? La batalla de Guadalajara había terminado en tablas sangrientas y había sido sentida en el bando nacional como una derrota.

La ofensiva de Pozoblanco fracasó nada más empezar. Se veía que Oueipo de Llano no disponía en el Frente de Andalucía de efectivos suficientes pare abrigar esperanzas de romper el dispositivo de la XIX División (Brigadas 73 0 740 y 88 0) que mandaba Pérez Salas en el Sector de Pozoblanco. Pero, suponiendo que lo hubieran conseguido, las fuerzas de Queipo, diezmadas y agotadas habrían tenido que enfrentarse con la XX División mandada por García Vallejo con C.G. en Andújar. No, Queipo de Llano no tenía fuerzas para conseguir semejante hazaña. No las había tenido desde las operaciones de Málaga en enero y febrero... Ahora se estaba incluso viendo en serios apuros en el Sector de Pozoblanco.

Por otro lado, la fuerza de maniobra del Ejército Nacional había sido concentrada desde el 6 de abril en el frente de Vizcaya. A pesar de ello el avance nacionalista no se producía a un ritmo vivo, señal de la gran resistencia que encontraban, Io que sin duda suponía un grave desgaste. En suma: que ni Queipo de Llano en el Sur, ni Franco en el resto, tenían las manos libres para intentar algo en favor del Santuario. Esta era la gran verdad. Cuando pudieron no quiso Franco hacerlo y ahora ya no podían.

Todas estas consideraciones se las hizo Cortés en la noche del 19 el 20 de abril. Sin embargo había un hecho que le hacía trepidar de furor pese a todas estas consideraciones: El llevaba ocho meses largos encerrado entre aquellas peñas, con su bandera roja y gualda clavada en la misma cruz de los lomos republicanos, resistiendo todos los embates, pasando hambre y fatigas sin cuento, y con una población civil de más de 800 personas a quienes había tenido que animar día a día con promesas de pronta liberación; El había hecho un juramento del que jamás se retractaría y que pensaba cumplir con los suyos: LA GUARDIA CIVIL MUERE PERO NO SE RINDE. Ha recibido infinitas promesas de liberación en todo este tiempo y ahora, de pronto, le dicen escuetamente que han decidido olvidarlo y que Io ponen en contacto la CRU ROJA Internacional, para que ésta salve sus vidas.

La persona más parcial del mundo en contra de los sitiados, tendrá que reconocer que la cosa era muy dura; los imparciales han llegado a decir que los defensores del Santuario fueron traicionados: llevaban cuatro meses a la vista del Ejército nacional, comunicándose con él por heliógrafo y ahora les dicen simplemente que los echaban a los perros. Porque había que dejarse de eufemismos. Cualquiera que conociese un poco a los rojos conocía el sentimiento de inferioridad que los devoraba al no haber conseguido que se les rindiera ninguna de las Defensas por ellos asediadas, y podía deducir -y el General Franco no era tonto- que lo que los rojos querían a toda costa era la rendición de los defensores y no la evacuación del personal indefenso. Cortés Io sabía sin duda alguna pues llevaba un mes oyendo al "Altavoz del Frente", que buscaba conseguir este fin por todos los medios.

Todas estas consideraciones se las hizo Cortés una y mil veces y, al final, antes de dar cuenta a la fuerza de lo que estaba ocurriendo, solo lo supieron aquella noche los Oficiales, redactó el siguiente heliograma dirigido el General Jefe del Ejército del Sur y al Gobernador Militar de Córdoba:

"Contesto telegrama de ayer 19 para participar a V.E. que con esta fecha me tomo la libertad de dirigirme al Generalísimo con la súplica de que deje sin efecto gestiones con Cruz Roja Internacional por entender que a mas de oponerse a ello el prestigio de la Patria, se agravaría nuestra situación, no pudiendo yo tampoco aceptar la gran responsabilidad de la hecatombe que sobrevendrá por el solo hecho de comunicar a la fuerza el desenlace, a los ocho meses de privaciones y fatigas a la vista del territorio conquistado, por defender el Honor de España y el prestigio del Ejército; así pues guardando el secreto y sembrando la esperanza seguiré resistiendo como hasta aquí mientras disponga de un solo hombre con qué defender a estas mujeres y a seres inocentes. Mientras tanto, con el perdón anticipado que espero concederá V.E. por seguir esta línea de conducta, solo pido protección decidida de la Aviación de día y de noche, remisión del armamento interesado y trato igual el de otros hijos de la Patria que en circunstancias parecidas a nosotros se encontraban.

i Viva España!"

Seguidamente fue cursado este otro heliograma dirigido el Generalísimo de los Ejércitos Nacionales:

"En virtud de telegrama recibido últimas horas de ayer en que General Jefe del Ejército del Sur me anticipa las gestiones que realiza V.E. con Cruz Roja Internacional, me tomo la libertad de dirigir éste directamente a V.E., o con el ruego de que las suspenda, porque prestigio Ejército nacional así Io exige y no poder cargar con la responsabilidad de la hecatombe que sobrevendría por el solo hecho de comunicar a la fuerza tal desenlace, después de - más de ocho meses de duro asedio a la vista de posiciones del Ejército. Pensando solo en España.

i Viva España!

Martos, noviembre de 2001.

Fdo.- Juan Pedro Cortés Camacho.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones