Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 13 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 05 de...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

UNA GRAN DESCONOCIDA. LA PRIMERA PISTOLA DE LA GUARDIA CIVIL: MARCA STAR, MODELO 1920.

  • Escrito por Redacción

1920 lt

Artículo escrito por Jesús Núñez y publicado en la Sección "Formación" de la Revista profesional "GUARDIA CIVIL", núm. 622, correspondiente al mes de febrero de 1996, pág. 60-63. 

El original está ilustrado con seis fotografías en color y un dibujo en blanco y negro.

"La historia del revolver y de la pistola como armas cortas reglamentarias en la Guardia Civil es casi desconocida para la mayor parte de sus miembros e incluso para muchos de los estudiosos y coleccionistas"

Introducción.

La desaparición y destrucción de los archivos a lo largo de los tiempos así como la pérdida de determinados modelos cuya cantidad fabricada fue además muy escasa, hace que la labor de investigación no sea fácil y que los pocos ejemplares existentes, puedan considerarse en algunos casos verdaderas piezas de museo y de nuestra propia Historia.

Afortunadamente, y no sin gran esfuerzo, se ha podido rescatar una de esas armas, de la que hasta ahora en la bibliografía especializada actual sólo aparecían reproducciones de antiguos catálogos comerciales. 

Se trata del primer modelo de pistola semiautomática que fue adquirido por la Dirección General de la Guardia Civil para su uso en el servicio: la pistola marca "Star", modelo 1920, de calibre 9 m/m para cartucho largo y del que sólo se fabricaron unos pocos centenares de ejemplares.

Hasta entonces, la mayoría de los miembros del Cuerpo tenían que comprarla con su propio sueldo, dictándose curiosas y diversas disposiciones oficiales al respecto.

Antecedentes históricos.

La Real Orden Circular (R.O.C.) de fecha 6 de Octubre de 1884 declaraba como reglamentario el cartucho de 11 m/m modelo 1884 y recomendaba la adquisición del revolver tipo Smith- Wensson, modelo nº 7, fabricado por la empresa "Orbea Hermanos" de Eibar (Guipúzcoa), dadas sus excelentes propiedades y su ventajoso precio de 40 pesetas.

Dicho revólver fue de dotación para las fuerzas de la Guardia Civil hasta que la Circular de la Sección de Artillería de 27 de Junio de 1924, dispuso que fueran entregados los todavía existentes.

En los últimos años del siglo XIX y primeros de XX, numerosos países europeos se lanzaron a diseñar y fabricar un nuevo concepto de arma corta: la pistola semiautomática, que con el tiempo se convertiría en un formidable competidor del revólver.

Nuestro Ejército que se encontraba continuamente en campaña por su constante presencia en el norte de Africa, no quiso quedarse atrás e inició la búsqueda de una pistola reglamentaria.

Así por R.O.C. de 5 de Septiembre de 1905, se declaraba reglamentaria la pistola de origen belga Bergmann modelo 1903, calibre 9 m/m, siendo adquirida posteriormente en mayor cantidad el modelo 1908. 

Sin embargo un deficiente resultado en campaña y el hecho de que tuviera que ser importa- da, provocó la adopción oficial de la primera pistola netamente española diseñada por el Teniente Coronel de Estado Mayor D.VENANCIO LOPEZ DE CEBALLOS, Conde de Campo-Giro.

De esta forma por R.O.C. de 24 de Septiembre de 1912 se declaraba reglamentaria la pistola "Campo-Giro", modelo 1912 de calibre 9 mm. Posterior sería modificado por R.O.C. de 5 de Enero de 1914, denominándola modelo 1913.

Poco tiempo después y al objeto de que los materiales de construcción fueran en su totalidad nacionales, se aceptó por R.O.C. de 16 de Septiembre de 1916 el nuevo y definitivo modelo que sería denominado "1913-16", fijándose su precio en 61 pesetas.

Teóricamente todas estas pistolas habían sido declaradas reglamentarias para la defensa personal de Jefes, Oficiales y Tropa del Ejército, del que entonces formaba parte el Cuerpo de la Guardia Civil.

Sin embargo dado el escaso número de las importadas o fabricadas en cada caso, que eran acaparadas en su mayoría por el personal destinado en el norte de Africa más consciente de la necesidad de disponer de un arma corta de mayor eficacia que los viejos revólveres, la presencia de algunas de ellas en la Guardia Civil, puede cifrarse como anecdótico y casi siempre a título particular.

Primera pistola de la Guardia Civil.

Mientras el Ministerio de la Guerra publicaba la R.O.C. de 9 de Febrero de 192 1, en el Diario Oficial número 32 y en la Gaceta de Madrid número 42, de 11 del mismo mes, por el que se convocaba un concurso para adoptar una nueva pistola reglamentaria, la Dirección General de la Guardia Civil, había tomado ya conciencia de que sus componentes necesitaban estar dotados de un arma corta eficaz sin tener que estar pendientes de las cantidades producidas y las lentas adopciones reglamentarias.

Por tal motivo nuestro Cuerpo empieza a moverse con acertada iniciativa en tal sentido. Así el Director General elevó el día 14 de Abril de 1921 un escrito al Ministro de la Guerra, entonces Vizconde de Eza, solicitando que se declarase reglamentario para las clases e individuos de tropa el uso de revólver o pistola automática, al objeto de regular la utilización del arma corta en determinados momentos dentro y fuera del servicio.

La R.O.C. de 18 de Abril de 1921, declaró reglamentario dicho uso, siempre que se fuera en traje de paseo y para el servicio de vigilante en las puertas de las Casas-Cuarteles, debiendo llevarla pendiente del cinturón en el costado derecho, en funda estuche de baquetilla negra, con cordón de pelo de cabra y sujeto al cuello, en la misma forma que la establecida para la oficialidad del Instituto.

La R.O.C. de 26 de Septiembre y su modificación de 6 de Octubre 1921 declaraba reglamentaria para la dotación del Ejército, a propuesta de la Comisión de Experiencia, proyectos y comprobación de material de Guerra la "Pistola de 9 mm modelo 1921" presentada al concurso citado anteriormente por la marca "Astra" de la casa Esperanza y Unceta, de Guernica (Vizcaya).

Dicha pistola hubiera sido la destinada a ser la reglamentaria para la Guardia Civil, como también lo fue por R.O.C. de 13 de Octubre para 1922, para las fuerzas de Carabineros. Sin embargo resultó que ya para entonces la Dirección General de la Guardia Civil había venido adquiriendo con destino a individuos de la clase de tropa una importante cantidad de pistolas marca "Star", de 9 m/m de calibre para cartucho largo, rebasando la mitad de la dotación que se necesitaba.

Concretamente, siendo Director General del Cuerpo D. JUAN ZUBIA BASSECOURT, se había dictado la Circular número 11 de 29 de Marzo de 1921 por la que se comunicaba la adquisición de 9.017 pistolas maca "Star" del calibre 9 milímetros para cartucho largo.

Los Coroneles de los Tercios serían los encargados de una distribución entre los Sargentos, Cabos y Guardias que no las tuvieran en propiedad, debiendo llevarlas en el servicio de puertas y siempre que salieran con el traje de paseo.

Dado el elevado número de armas adquiridas en relación con la capacidad real de fabricación en tan breve espacio de tiempo haría necesario que se dictara una orden de prelación, correspondiendo así las 20 primeras pistolas a la propia Dirección General y las 351 últimas a la Comandancia de Santander.

Las primeras pistolas entregadas correspondían a los denominados modelos 1920 y 1921, que por cierto "vencidos" en el concurso del Ejército por la de la marca "Astra".

Para regular y legalizar dicha situación la R.O.C. de 5 de Octubre de 1922 declaró reglamentaria, para uso exclusivo de las clases e individuos de tropa de la Guardia Civil, la pistola "Star", de calibre 9 mm para cartucho largo siendo también de la exclusiva competencia del Instituto todo lo que se refiera a la dotación, recomposición y piezas de repuesto de este material. 

Era la primera vez desde la fundación del Cuerpo en 1844 que se publicaba una disposición legal con semejantes atribuciones en materia de armamento.

Como todavía existía una gran cantidad de miembros del Cuerpo que usaban para el servicio la pistola o el revolver de propiedad particular, en la misma R.O.C. se asentaba que era voluntad de Su Majestad el Rey, que subsistiera su uso hasta que todo el personal fuera dotado del arma reglamentaria.

De esta forma la pistola marca "STAR" sin especificar modelo, quedaba declarada reglamentaria para las clases e individuos de tropa de la Guardia Civil mientras que para los Jefes y Oficiales del Cuerpo sería la del resto del Ejército: el modelo 1921 de la marca "ASTRA".

La pistola marca STAR modelo 1920.

Esta pistola que como se ha dicho fue el primer modelo semiautomático adquirido por la Dirección General de la Guardia Civil, se bautizó como "Modelo Militar", ya que sus creadores D. JULIAN y D. BONIFACIO ECHEVERRIA ORBEA tenían la ilusión de que fuera la que sustituyera reglamentariamente a la "Campo-Giro 1913- 1916" de dotación en el Ejército.

Su derrota en el concurso convocado por el Ministerio de la Guerra se había compensado gracias a las compras y encargos que con anterioridad había hecho el Servicio de Armamento de nuestro Cuerpo.

El modelo 1920 fue patentado en 1919 y se trata de una pistola semiautomática de simple acción y de cañón móvil con capacidad de cargador para ocho cartuchos de calibre 9 m/m largo. Lo más curioso y singular de este modelo y que lo diferencia del resto de las de la época y de las que después le han sucedido es el sistema de seguro.

En vez del tradicional seguro lateral de aleta que conocemos y que utiliza por ejemplo nuestra actual pistola Star 9 mm parabellum, modelo BM, constituye una pieza semicilíndrica que aloja una especie de punzón al que se hace coincidir con la aguja percutora transmitiendo el impacto del martillo en la acción del fuego, o bien variando su situación mediante giro sobre el eje imaginario, en la posición de seguro.

Exteriormente recuerda un poco al seguro que dotaba a las pistolas Star de cañón fijo y que popularmente fuera bautizado con el nombre de "Sindicalista" en los revolucionarios años 20 y 30, aunque interiormente sean completamente diferentes. Curiosamente este seguro es el que hubiera permitido entonces con total seguridad hacer ejercicios de tiro en seco e incluso portar un cartucho en la recámara, recordando mucho al de algunas pistolas modernas de doble acción.

Sin embargo su producción fue muy reducida y sustituida al año por el modelo 1921 que también siguió comprando el Cuerpo y cuya principal diferencia era incorporar un seguro más sencillo, como es el de aleta así como otro en la empuñadura con lo que aumentó todavía más su parecido con la pistola norteamericana marca Colt, modelo 1911, del calibre 45 ACP.

Pocos meses después y a petición de Servicio de Armamento de la Dirección General de la Guardia Civil se suprimió el seguro de empuñadura naciendo así el llamado modelo 1922. Posiblemente las razones que se esgrimieron entonces serían más bien de reducción de costes y mantenimiento que de eficacia.

Las pistolas adquiridas por nuestra Dirección General en la cara izquierda de la corredera y junto a la inscripción del fabricante, figura el antiguo anagrama del Cuerpo, el cual también apareció junto al número de fabricación en la base de los dos cargadores que se entregaba de dotación. En los modelos 1920 y 1921 estos últimos estaban niquelados.

Asimismo es curioso observar cómo todas las piezas se encuentran perfectamente numeradas. Esta práctica no estaba realmente motivada por razones de seguridad tal y como se realiza ahora después de un largo período en que no se hacía, sino para demostrar el control de calidad frente a otras armas de la época que fueron fabricadas por millares en pequeños talleres vascos durante las primeras décadas de este siglo.

Como última curiosidad para el lector decir que el coste de cada pistola en 1923 era de 64 pesetas y que el Coronel Jefe de la Secretaría Militar de la Inspección General del Cuerpo certificó el 18 de Octubre de 1935 que hasta entonces se habían adquirido un total de 31.883 pistolas de la marca "Star".

Los años y los modelos reglamentarios irían pasando hasta llegar a nuestros días en donde seguimos portando pistolas Star del calibre 9 mm parabellum.

La calidad, la forma, la capacidad y la eficacia de nuestras pistolas han ido evolucionando pero aquellos primeros modelos ya constituyen parte de nuestra Historia. Gracias a personas como D. Juan Luis Calvó, del museo Militar de Montjuic en Barcelona se sigue manteniendo viva.

http://jesusnarcisonunezcalvo.blogspot.com.es

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones