Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

LAS PRIMERAS ENTREGAS DE ARMAMENTO.

  • Escrito por Redacción

005guardiacivil

LAS PRIMERAS ENTREGAS DE ARMAMENTO.

Los primeros guardias civiles -antiguos miembros del Ejército- fueron concentrados en los campamentos madrileños de Legales y Vicálvaro, donde tras un periodo de instrucción marcharon a sus destinos. Sin embargo la mayoría lo hizo sin armamento, dándose bastantes casos en los que no pudieron empezar a montar servicio, teniendo que esperar a que les fuera entregado.

De hecho el 21 de enero de 1845 se dictó una R.O. dirigida al Intendente General Militar, sobre la "urgente necesidad de remesar armamento a varias Capitanías generales, con destino a los Tercios de la Guardia Civil que se están organizando, y no pueden prestar servicios por carecer de él".

Las primeras entregas de armamento quedaron reflejadas en disposiciones como la R.O. de 6 de mayo de 1845: AS.M. se ha servido aprobar la entrega dispuesta por V.E. de 132 fusiles, 532 paquetes de cartuchos, dos cajas de guerra y una corneta al 81 Tercio de la Guardia Civil, de cuyo particular trata su oficio de 18 de marzo último".

A medida que se recepcionó el armamento se dictaron disposiciones relativas a su instrucción. Así la Circular de 14 de agosto de 1845 ordenaba a todos los jefes de Tercio que sus fuerzas de Caballería siguieran el mismo método para el manejo del fusil de pistón que había adoptado el 1º Tercio.

Sin embargo los problemas logísticos no cesaron ya que era necesario compaginar los recursos presupuestarios con las necesidades de los demás Cuerpos del Ejército. Un ejemplo fue la R.O. de 7 de noviembre de 1845, mediante la que se contestó al Duque de Ahumada una petición de que se le facilitaran fondos para la construcción de 1.786 pistolas: "Con la total cantidad fijada al material de Artillería en la ley de presupuestos, y de la que se le satisface en cada mes una dozava parte, debe atenderse a la construcción de las armas que necesite, así la Guardia Civil como los Cuerpos del Ejército".

Nuestro Ejército, hipotecado -según las épocas- en las campañas de Cuba, Puerto Rico, Filipinas o África, necesitaba prioridad a la hora de recibir los suministros de armamento ya de por sí escasos en muchos casos. Ello implicó que la Guardia Civil fuera normalmente la última en recibir o renovar armamento. Esta “tradición” terminó por motivar la adquisición con fondos del Ministerio de la Gobernación -hoy de Interior- la totalidad de su armamento.

Para intentar paliar esa precariedad de medios el Duque de Ahumada dirigió a los jefes de Tercio su Circular de 2 de octubre de 1847, ordenando que los fusiles de calibre español y los sables que se recogiesen a los licenciados, debían conservarse en los Tercios para dotar a los nuevos guardias civiles, mientras que los de calibre inglés debían devolverse al Ejército.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones