Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada

hospimedicalpatrocinador

Los origenes de la Benemérita: hombres honrados, recios y leídos

  • Escrito por Redacción

servicio-correrias-caballo

Los mandos de la Guardia Civil se nutrieron de oficiales del ejército, pero solo gente de “buena nota y justificada conducta”.

El duque de Ahumada se quejó de la dotación económica de sus hombres, pues una peseta diaria no atraería a personal de talla, de probada honradez y que supiera leer y escribir. En su sentir, esa pauperrimidad crearía corrupción. Por eso los guardias de a pie acabaron cobrando entre ocho y diez reales y los de a caballo entre nueve y doce. El doble de lo convenido en un principio.

En la calle Torija 14 de Madrid, la sede vacante del Santo Oficio, iba a estar acuertelada tan preparada tropa. Los requisitos fisicos incluían medir más de 5 pies y tres pulgadas, pasar de 25 años y no tener más de 45; así como saber leer y escribir, estar licenciado en el ejército y ser promovido por el alcalde y el párroco de la ciudad.

Su uniformología varió desde el azul hasta el verde, más oscuro a partir de 1940, aunque los abrigos y gabanes presentaran ese color en el pasado. La prenda de cabeza ha variado, manteniéndose siempre el tricornio. El duque de Ahumada quería un Cuerpo “puro” y la más mínima falta era castigada con dureza. “El honor deber ser la primera premisa, una vez perdido no se recupera jamás” afirmó el duque.

Entre sus principales funciones se encontraba el traslado de presos. Antes del ferrocarril llevaban la “cuerda de presos” agotadoras marchas a pie, aún así para recortar gastos se les pretendió cambiar botas por alpargatas.

Sirvieron con merito para acabar con el contrabando venido de Gibraltar(tabaco y tejidos, de allende los Pirineos (armas y ganado), y del interior del país (falsa moneda y pólvora). Otros servicios comprendian el rescate de náufragos, como el de la goleta inglesa Mary. Ocasión de la que devino el apelativo Benemérita, digna de galardón.

Su función por excelencia fue la erradicación del bandidaje. En España proliferaron los asaltantes de caminos debido a la lucha con el francés y a las guerras civiles decimononicas. Incluso alcaldes locales organizaban sus propias partidas y no era raro que la Guardia Civil detuviera a caciques corruptos

LA AVENTURA DE LA HISTORIA

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones