Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

EL PRIMO. (26 de Mayo de 1859.)

  • Escrito por Redacción

400334 orig

Un nuevo relato, este ocurrido en 1859 y en el se ve el carácter incorruptible de la Guardia Civil, de la de antes y de la de ahora, nuevamente es un relato plasmado en "CRONICAS ILUSTRADAS DE LA GUARDIA CIVIL", y nuevamente os aclaramos nuestro deseo de haceros llegar el mismo sin correcciones, tal y como se escribió.

EL PRIMO. (26 de Mayo de 1859.)

Si la importancia de los servicios aquí narrados fuera á medirse por las dimensiones que damos á su narracion, el presente necesitaria muchas páginas.

Pero cortísimas serán suficientes para que se comprenda su valor y se medite en él.

El dia 21 de los citados mes y año llegaban al pueblo de la Galera (1) cuatro individuos de la Guardia Civil.

Pocos dias antes el guarda mayor de la canalizacion del rio Ebro habia participado al que mandaba aquella fuerza que le habian sido robadas veinte y ocho barras de hierro pertenecientes al puente levantado en el canal del Requedio, habiendo ocasionado esto grandes daños á los malecones.

La fuerza del cuerpo empezó las averiguaciones que eran del caso y llegó, como hemos dicho á la Galera.

Allí observó al paso que un herrero trabajaba en una barra de hierro, pintada de encarnado. Se le preguntó la procedencia y dijo que un vecino de Amposta le habia vendido algunas barras como aquella y que le esperaba en aquella noche para comprarle mas.

La fuerza marchó seguidamente hácia Amposta y antes de llegar á esta villa se situó en el sitio conocido por vereda del prado.

Permaneció en él hasta el amanecer, hora en la que viendo que nadie habia pasado por la carretera, se retiró al cercano puesto.

A la noche siguiente volvieron aquellos individuos al mencionado sitio y se apostaron en espera.

Serían las doce de la noche cuando un hombre montado en una caballería apareció en el camino.

Se le dió la voz de alto; mas el desconocido, al oiría, clavó la espuela á su caballo y se dió á la fuga.

Siguenle los Guardias; y uno de ellos llamado Pablo Ferrer Alomá que se hallaba oculto á alguna distancia, sale al camino, detiene la marcha del fugitivo y le dice eon acento imperioso.

—¡Alto, ó te va la vida!

Salta el fugitivo de su caballo, y saca un puñal para defenderse.

Pero al levantarlo ¿cuánta seria su sorpresa al ver un rostro muy conocido en el Guardia Ferrer que le intimaba la rendicion?

Detiene su ademan; y con los brazos abiertos corre hácia el valiente Guardia, exclamando:

—¡Primo de mi alma! ¿no me conoces? ¿olvidas que tu padre es hermano de mi madre? ¡Déjame huir!

Ferrer ve que quiere fugarse y conteniendo los impulsos de su corazon, le dice:

—Un paso mas que des te causará la muerte: yo no soy aqui tu primo; mi deber me exige no reconocerte ahora mas que como un delincuente....

—¡Primo! yo no he cometido delito alguno.

—¿Por qué huyes entonces de este modo?

—Me asusté.

—Bien; ya lo veremos luego, Jaime.

—¡Pablo, déjame escapar, tus compañeros se acercan! Te lo pido por nuestros padres!

—No te canses; suelta en tierra ese puñal y siéntate.

Llegan en esto los demás individuos; atan á Jaime; y su primo logra con la persuasion que confiese su delito; que diga donde tenia algunas de las barras robadas hasta las veintiocho; y que nombre á las personas que le acompañaron en el delito.

Merced á esto, á las tres de aquella mañana Jaime Aloma con sus cómplices Rafael Tortas y Valentín Bichar estaban en prision.

Por el juzgado de primera instancia de Tortosa se les condenó á presidio.

En esta ocasion como en otras dos parecidas, volvemos á decir:

—¡Honra á los héroes del Deber!

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones