Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

La Guardia Civil: un enigma histórico

  • Escrito por Redacción

GuardiaCivil031

La Guardia Civil, como la España definida por el eximio historiador Claudio Sanchez Albornoz, es un enigma histórico.

La historiografía no ha podido explicar cómo es posible que la Guardia Civil haya celebrado los 170 años de su fundación en la España invertebrada, y haya sobrevivido, con heroica y ejemplar entrega a sus obligaciones constitucionales, a los enfrentamientos civiles unas veces violentos y otras larvados de las dos Españas. Desde su fundación la Guardia Civil ha servido disciplinadamente a todos los gobiernos y regímenes políticos de España, muchos de los cuales intentaron infructuosamente disolverla o desmilitarizarla, aunque, sin excepción, no vacilaron en acudir a ella para mantener el orden público y el imperio de la Ley. El día que se consolide orgánica y jurisdiccionalmente la naturaleza militar de la Guardia Civil, habremos preservado y legado para las nuevas generaciones de españoles la institución más eficaz de la España contemporánea. La polémica sobre la naturaleza y dependencia orgánica y funcional ha sido una de las características históricas de la Guardia Civil desde su fundación hasta nuestros días, así como el debate entre los que apostaron por un modelo anglosajón, de naturaleza civil, y los que han defendido el modelo francés de la Gendarmería, de naturaleza militar, vinculado al ejército, que Napoleón había instaurado.

La Ley Orgánica 2/1986, de 13 de marzo, de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, define a la Guardia Civil como cuerpo de naturaleza militar dependiente de los Ministerios del Interior y de Defensa, en consonancia con la concepción que de su naturaleza había establecido el artículo 38.1 de la Ley Orgánica 1/1984, de 5 de enero, por la que se regulan los criterios básicos de la Defensa Nacional y de la Organización Militar: "En tiempo de paz, el Cuerpo de la Guardia Civil dependerá del Ministro de Defensa en el cumplimiento de las misiones de carácter militar que por su naturaleza se le encomienden, y del Ministerio del Interior en el desempeño de las funciones relativas al orden y a la seguridad pública", y el artículo 39 de la misma Ley que dispone que "en tiempo de guerra, y durante el estado de sitio, la Guardia Civil dependerá exclusivamente del Ministerio de Defensa". He venido sosteniendo que el marco legal anterior, promulgado durante la etapa de Gobierno socialista de Felipe González,y apoyado unánimemente por todas las fuerzas del arco parlamentario, no debe ser modificado, porque entronca perfectamente con las raíces históricas y con la mejor tradición de la Guardia Civil. El futuro del Instituto pasa necesariamente por terminar de consagrar su inequívoca naturaleza militar, que para consolidarla creo que, con el necesario consenso parlamentario, se debe sustituir el citado artículo 38.1 de la Ley 1/1984, por el texto del artículo 35 del proyecto de la misma que desgraciadamente no pudo aprobarse en la etapa de la transición: "La Guardia Civil es un cuerpo militar que, como tal, forma parte del Ejército de Tierra, dependiendo en los aspectos militares del Ministerio de Defensa, y en sus funciones de Orden y Seguridad Pública, del Ministerio del Interior", que en manera alguna altera lo dis-puesto en los artículos 8.1 y 104.1 de la Constitución.

El decreto fundacional de la Guardia Civil de 13 de mayo de 1844 la vinculó claramente al Ministerio de la Guerra, en detrimento del de Gobernación, como quería su fundador el Duque de Ahumada, a quien Narváez le negó, sin embargo, la integración de la Guardia Civil como un cuerpo más del Ejercito, al igual que la Gendarmería francesa, mucho más antigua que la Guardia Civil –su Carta Fundacional data de 17-4-1798–, fruto de la filosofía sobre la seguridad y la defensa naci¬nal de la Revolución Francesa, moldeada por el genio militar y político de Napoleón Bonaparte. Por eso se mantiene como una de las instituciones más veneradas y respetadas de Francia. La Gendarmería depende exclusivamente del Ministerio de Defensa, tiene atribuida la defensa operativa del territorio, está dotada de armas de guerra, de aviones de combate en sus funciones de Gendarmería Aérea, de embarcaciones especializadas en sus funciones de Gendarmería Marítima –precedente de la Guardia Civil del Mar–, de Unidades de policía judicial al servicio de los Jueces y del Ministerio Fiscal, y de Unidades de Seguridad ciudadana para actuar cuando sean requeridas para esa finalidad por las autoridades competentes en la materia; esto es, una fuerza militar que en tiempos de paz preste inestimables servicios a las instituciones democráticas y a la seguridad pública y que, al mismo tiempo, constituye un ejército profesional operativo y eficaz, tal como ahora se propugna. Así lo entendió Weyler, el general español, junto con Prim, demócrata y liberal por antonomasia, en su etapa de Ministro de la Guerra, que acometió la elaboración de un proyecto para suprimir la Dirección General de la Guardia Civil e incardinar su estructura en dicho Ministerio, sin detrimento de su vinculación funcional con el Ministerio de la Gobernación.

En sus Episodios Nacionales, la principal y fundamental novela historiada de nuestro convulso siglo XIX, remata genialmente Don Benito Pérez Galdós la etapa de Gobierno de González Bravo subrayando la creación de la Guardia Civil como la gran excepción positiva de su mandato, con estas palabras: "...Y no fue su Gobierno de cinco meses totalmente estéril, pues entre el miserable trajín de dar y quitar empleos, de favorecer a las coacciones, de perseguir al partido contrario y de mover, sólo por hacer ruido, los podridos telares de la Administración, fue creado en el seno de España un ser grande, eficaz y de robusta vida, la Guardia Civil". Galdós comprende la entraña institucional de la Guardia Civil y la expresa de forma bellísima e insuperable: "fue creado en el seno de España un ser grande, eficaz y de robusta vida, la Guardia Civil". Estas afirmaciones las hacía Don Benito a finales de 1900, con su perspectiva del tiempo y su proverbial capacidad para analizar críticamente la España de su tiempo. Al celebrarse los 170 años de la fundación de la Guardia Civil el pronóstico de Galdós se ha cumplido plenamente.

ELIGIO HERNÁNDEZ-LA OPINION DE TENERIFE

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones