Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada

hospimedicalpatrocinador

HISTORIA DE LA GUARDIA CIVIL: La Guardia Civil y su labor en la DIVISIÓN AZUL - "Todo por la Patria" - (Cont.)

  • Escrito por Redacción

DIVISION-AZUL-2

 Guardia civil haciendo funciones de Policía militar de servicio, con la Gola de la Feldgerndamerie

La Guardia Civil y su labor en la DIVISIÓN AZUL "Todo por la Patria"

 
Encuadre y Llegada al Frente
El primer contingente de voluntarios de la Guardia Civil, todos provenientes de distintas Casas-Cuartel de la provincia de Madrid, estaba compuesto por el Laureado Brigada César Casado, 2 Sgtos., 2 Cabos, 2 Guardias de 1ª y 46 de 2ª, estaba al mando del Tte. Ángel Juarranz. Al reestructurarse la División según las especificaciones alemanas, pasó a formar parte de la Tropa del cuartel General donde prestó servicio de acuerdo con su especialidad: Gendarmería, haciéndose cargo ya en Grafenwöhr del control de tráfico, accesos y vigilancia de salidas y entradas del personal español. Le fueron asignados 7 vehículos ligeros tipo Kübelwagen, 5 motocicletas del mod. Zundapp y una camioneta  Horch. Una vez "traducidos" al alemán los grados militares, las únicas diferencias visibles en el uniforme eran la cinta con la leyenda "Feldgendarmerie" (Policía de Campaña), que se llevaba en la bocamanga izquierda; el emblema de la Feldgendarmerie, en hilo anaranjado (águila de la Wehrmacht sobre óvalo de hojas de laurel, con esvástica central en negro), colocado en el hombro del mismo brazo y la calcomanía con el mismo anagrama (plateado sobre fondo blanco) en el lado izquierdo del casco. La gola metálica bruñida (con letras, botones y águila de la WH reflectantes) se llevaba colgada del cuello sólo estando de servicio. Desde el 22 de julio de 1941, empezó a funcionar el Servicio de Información, controlado por la 2ª Secc. bis del EM divisionario y bajo el mando del Cap. de la GC Pedro Martínez. Al llegar al frente del Volchov la GC se estableció en Grigorowo, junto al Cuartel General y debido a las necesidades de "mano de obra" pasaron a la acción como infantes en numerosas ocasiones, como el 16 de noviembre de 1941, cuando la difícil situación de Possad obligó a Muñoz Grandes a formar una Cía. integrada por el personal del Cuartel General, guardias incluidos, que al mando del Cap. Permuy pasó a efectuar varias operaciones durante los meses de nov. y dic. en la zona de Schevelevo, siendo la más importante la que realizan en limpieza de una zona infestada de francotiradores soviéticos en los alrededores de la aldea de Osnia, en la que resultó herido el Cap. Martínez.

La Guardia Civil y su labor en la D.A.
Todo por la Patria

"Noble milicia de varones fuertes
"En lucha contra el crimen denodada
"Batiendo el campo en noche desolada
"A riesgo de mil males y mil muertes"
Manuel Machado.

Ante el requerimiento del Ministerio del Ejército solicitando relación del personal voluntario para la "lucha contra el comunismo", la respuesta de la máxima instancia de la Guardia civil fue tajante"....en esta Dirección general y fuerzas dependientes de la misma, son voluntarios para servicios tan honrosos, desde el director general, jefes y oficiales de las Armas y Cuerpo del Ejército y de la Guardia Civil hasta el guardia segundo más moderno, rogando a V.E. tenga a bien comunicarme con la urgencia posible las unidades que deba organizar el Cuerpo de la Guardia Civil, para prestar sus servicios peculiares con la Gran unidad Expedicionaria del Ejército que se organice".

El 15 de julio de 1941 cruzaba la frontera de Irún el primer contingente de voluntarios de la Guardia Civil, compuesto por 1 brigada, 2 sargentos, 2 cabos, 2 guardias de 1ª y 46 de 2ª, bajo el mando del teniente Ángel Juarranz Garrido. Los voluntarios que formaban esta expedición procedían de la Dirección General de la Guardia Civil, 1er. Tercio Móvil y parque Móvil de Madrid, y en ella figuraban 28 conductores de automóviles, 7 motoristas, 4 mecanógrafos y 8 ordenanzas de oficina. El brigada citado era César Casado Martín, a quien se le había concedido la Cruz Laureada de San Fernando por su heroica actuación del 3 de septiembre de 1936 en la inmediaciones de Behovia formando parte de la 4ª Centuria de Falange de Navarra.  Tres días después, el 18 de julio, llegaban al campamento militar de Grafenwörh, donde la División sería reestructurada y sus hombres recibirían la instrucción militar previa. Como consecuencia de la citada reestructuración, la Sección de la Guardia Civil pasó a formar parte de la Tropa del Cuartel General, donde prestaría servicio de acuerdo con sus especialidades. Además, se hicieron cargo del servicio de Gendarmería, para el que le fueron asignados 7 coches ligeros, 5 motocicletas y 1 camioneta para equipaje. Los guardias de 1ª y 2ª - teniendo en cuenta su consideración como sargentos del Ejército español- fueron asimilados a Feldwebel equipándose, al igual que el resto del personal de la División, con el uniforme alemán. Como única diferenciación, los que actuaban como gendarmes llevaban encima de la bocamanga izquierda una tira con la inscripción Felgendarmerie y, en el servicio, una gola metálica plateada con igual texto.

Desde el mismo momento de la llegada al campamento, cada guardia civil comenzó a actuar de acuerdo con el cometido que tenía asignado. Así, la gendarmería se encargaba del control del tráfico interior y de la vigilancia de salida y entrada. Por su parte el 22 de julio empezó a funcionar el Servicio de Información Interno en las distintas unidades, cuyo objeto era descubrir y contrarrestar la posible acción de elementos internos y externos que trataran - por medio de la propaganda y otros procedimientos quebrantar la moral o la disciplina de la tropa. Este Servicio era controlado por la 2ª Sección Bis del Estado Mayor, al frente de la cual estaba el capitán de la Guardia Civil D. Pedro Martínez García. Finalizado el periodo de preparación en la tercera decena del mes de agosto, y ras ser conducida por ferrocarril a la zona de Treuburg, Suvalki y Grodno, la División inició la marcha a pie hacia el frente.

Los primeros Combates:

Al llegar, el 10 de octubre al frente del Volchov, La Guardia Civil, estableció su base en Grigorovo, junto al Cuartel General. A partir de entonces, su actuación no se reduciría exclusivamente a las labores de vigilancia, control, censura....Siempre que la situación lo requería, los guardias civiles actuaban como simples soldados de Infantería, en apoyo de sus camaradas. Así ocurrió el 16 de noviembre de 1941, cuando la crítica situación en Possad agotó todas las reservas divisionarias. Ante esta dramática contingencia, el general Muñoz Grandes no dudó en formar una compañía integrada por personal del Cuarte Ge-músicos, escribientes, ordenanzas y la sección de la Guardia Civil-que, al mando del capitán Permuy -gobernador del Cuartel general-, marchó a Schevelevo para defender esta posición. Nuevamente el 6 de diciembre, la compañía volvió a Schevelevo, ocupando las posiciones sobre las cuales debían replegarse los defensores de la cabeza de puente del Volchov, permaneciendo en primera línea durante diez días.

El 17 de diciembre de 1941 se inició una operación consistente en limpiar de francotiradores la zona en que se encontraba la División y -al mismo tiempo-rescatar los cadáveres de unos divisionarios que habían sido abatidos por aquellos. En el núcleo de fuerzas reunidas para tal fin figuraban algunos miembros de la sección de Gendarmería que el 18 sostuvieron el primer choque con el enemigo en caserío de Osnia, dando muerte a un grupo de enemigos tras asaltar un refugio en el que resistieron encarnizadamente. La limpieza de los bosques prosiguió durante los días siguientes, produciéndose algún encuentro con varios muertos más por el lado ruso, resultando herido el capitán D. Pedro Martínez que tuvo que ser evacuado a la retaguardia.

En el frente de Leningrado:

Al eliminarse los puestos de Gendarmería de Dno, Soltzy, Schimsk y Porchov -dependientes del Destacamento de Pleskav-, se constituyeron el 2 de septiembre, los de nueva creación de Dorpat, Narva y Taps. A su vez, el Destacamento de Kalsruhe sería suprimido mediante orden del 30 de junio de 1943, pasando los dos gendarmes que prestaban servicio en él al de Berlín.  El primer día del año 1943 quedaba constituida en el frente de Leningrado la Compañía de Policía de Carreteras, similar a la que había actuado en el frente de Nogorod. En esta ocasión, estaba al mando del capitán de Infantería -destinado en el Cuartel General- D. Juan Barquero y Barquero. Esta Compañía la integraba la ya conocida Sección de Gendarmería al completo y diez hombres de cada una de las siguientes unidades: Regimientos de infantería 262, 263 y 269, Regimiento de Artillería 250, Batallón Divisionario de zapadores y Grupo de Transportes. Av. su vez, se componía de tres Secciones la 1ª, de Vigilancia, a cargo de la sección de Gendarmería la 2ª de Disciplina y Circulación, compuesta por personal de las otras unidades; y la 3ª, integrada también por personal del resto de unidades, con la colaboración de ocho rusos. Los puestos se instalaron en Pokrovskaja -sede del Cuartel general y del mando de la Compañía-, Mestelevo, Puschkin, Slutz, Federskoie, Raikovo y cruce de Krasny Bor, quedando de reserva 1 oficial, 3 suboficiales, 28 gendarmes y 26 individuos de tropa. Entre los cometidos que se le asignaron a la 1ª Sección -Gendarmería- figuraban las detenciones, conducciones de presos, expediciones de indeseables, atestados, servicios de correrías, es decir cuántos en España incumben a la Guardia Civil.  Algo más tarde, se asignó un nuevo servicio el de Policía del Tráfico de Ganado. Así queda establecido en la Orden del Alto Mando del Ejército 18 dictada el 20 de mayo de 1943. Su misión sería vigilar el cuidado y adecuado uso del ganado en las marchas, con especial cumplimiento de las instrucciones relativas al trato de los caballos, dando parte de su incumplimiento para castigar a los culpables. Con el fin de poder cumplir a la perfección las obligaciones de este Servicio, los gendarmes a él destinados recibieron en la Compañía de Veterinaria de la División las enseñanzas pertinentes sobre atalajes, petrel, retranca....etc.

La extraña historia del torero en Wjarlewo:

Aquel día -debió de ser en noviembre de 1944-, como en otros relevos semejantes, el teléfono de campaña nos comunicó en seguida la llegada del tren de voluntarios. Debió de ser el Batallón de Marcha número veintitantos quizás. El telefonazo era lacónico y preciso, como quiere el hábito militar: Tantos hombres -el número de los llegados-; la hora precisa de arribo y, al final, el imprescindible "Sin novedad". En el Estado Mayor hicimos la anotación y preparamos las órdenes, en la Primera Sección, para proceder a repartir el contingente entre los Cuerpos. Estábamos en ello, a la vista de gráficos de los efectivos de las unidades, cuando otra llamada del teléfono nos hizo interrumpir momentáneamente el trabajo, esta vez se trataba de la policía alemana, que, en un español solamente comprensible dada nuestra excelente camaradería, nos espetó, sin más, una novedad sorprendente. ¡Desde Wjarlewo nos asegura el comunicante que había llegado en el Batallón de Marcha un torero!. La cosa era chocante. En Rusia, me disculpará el lector que le aclare, no existe ningún coso taurino. Ni toros de lidia. Sólo, sí, "karovos" (vacas), aunque este vocablo "karovo" debía de ser algo ultrajante, por cuanto desde las trincheras nuestros hombres lo empleaban para insultar "al ruso, y tan mal debía de llevar éste la broma que invariablemente respondía, cuando tal ocurría, con fuego muy intenso. Pero volvamos al asunto del torero que había llegado, según el comunicante alemán, a Wjarlewo. Por mucho que desde el otro lado del hilo aseguraban y juraban el arribo, la verdad es que, intransigente, el comunicante insistía siempre en que había llegado un torero con el batallón; que todos le había visto, porque venía, en efecto ¡vestido de torero! ("Torero, torero...., le hemos visto con traje de torero...", repetían) ¡Aquello era sin duda demasiado!.  Esto era absurdo. Al fin decidí, al efecto, sacarle de su error y tranquilizar las preocupaciones que pudiera tener. En Alemania, no hay que decirlo no están autorizadas las corridas. Y aunque estábamos en Rusia, estoy seguro que al policía que me hablaba le preocupaba la posibilidad de alguna travesura de los voluntarios; por ejemplo una corrida con "karovos" y "torreros" como el recién llegado.  Por todo ello, me puse precipitadamente el capote -militar, naturalmente- me ceñí la pistola y me metí en el coche de un salto. A todo correr salimos para la carretera de Proposkaya, hacia el Sur, camino de "villa Relevo". Allí vi muchos soldados nuestros, sin armamento todavía. Y, naturalmente, al policía alemán, que me esperaba muy atento. Pero -no hay que decirlo- no había ningún torero, ni siquiera un modestísimo mozo de estoques. ¡Al menos yo no lo veía! Sin embargo el policía alemán me insistió que allí mismo estaba el torero en cuestión. ¡"Vamos a verle", atajé en seguida!. Y, siguiendo, sus pasos, me fui tras el policía alemán, por entre los grupos de recién llegados que recibían las primeras impresiones de Rusia y saludaban correctos al pasar. Al fin, mi amigo el policía alemán se paró y, extendiendo la mano hacia un grupo distante unos diez o doce metros de nosotros, me señaló a un hombre y me dijo triunfante:

-      Ahí tiene usted al torero. ¡Vea usted cómo tenía razón!

¡No pude contenerme! ¡Me dio un ataque de risa! Mi amigo el policía quedó desconcertado. ¡El hombre que me había señalado, el torero en cuestión, era...un guardia civil! Uno de los guardias civiles que iban, en cada tren, llevando la valija. ¡Su bicornio se le había antojado a nuestro amigo nada menos que una montera!

Durante la permanencia de la División azul en el frente hubo, relevos escalonados del personal, que afectaron también a la Guardia Civil. Por la División desfilaron 5 capitanes, 16 tenientes y unos 320 hombres, entre sargentos y guardias de este Benemérito Cuerpo. El capitán Martínez regresó a España el 5 de febrero de 1943, haciéndose cargo de los Servicios de Gendarmería y Policía Militar el capitán Francisco García Alted, el 9 de abril del mismo año. Por su parte, ascendido a comandante, el capitán Serra regresó a España en julio de 1943, y el Servicio de Retaguardia quedó directamente a las órdenes del capitán García Alted.

En el frente, también la Guardia Civil tuvo sus bajas -unos cuantos heridos-, y algunos de sus miembros obtuvieron la Cruz de Hierro de 2ª Clase; el capitán Pedro Martínez García, el brigada Eugenio Sáez Jiménez y el cabo Florencio Cortijo Marín.

La Policía Militar de Retaguardia prestó valiosos servicios en colaboración con la Policía Militar alemana, y también sufrió sus avatares. Uno de ellos fue el bombardeo aéreo lanzado en la noche del 1 de marzo de 1943 contra Berlín, en el que resultó alcanzado e incendiado el edificio que albergaba la Jefatura del Destacamento.  Afortunadamente, pudo ser salvada parte de la documentación, sin que hubiese que lamentar daños personales.

Números y Datos

Aunque hasta la fecha no se han localizado documentación y estadística completa sobre el número total de guardias civiles, que resultaron muertos, heridos o enfermos, si se tiene constancia de algunos casos plenamente identificados, como el del guardia civil Alejandro Royo Alcázar "gloriosamente caído en el frente ruso" que "falleció en el Hospital de campaña el día 7 de marzo de 1942", a consecuencia de heridas recibidas por el enemigo cuando prestaba servicio de vigilancia exterior. Siendo inhumado en Grigorovo. No obstante su porcentaje proporcional en razón a su número, respecto al resto de la DEV, no puede ser comparable con las cuantiosas bajas de todo tipo que sufrió ésta, debido lógicamente a que la mayor parte de los componentes prestaron su servicio en la zona de Retaguardia y aquello que lo hicieron en el cuartel general de la DEV, las zonas del Frente, Vanguardia, salvo contadas excepciones, no llegaron a combatir en primera línea, dado que sus misiones eran bien diferentes. Sin embargo, ello no quiere decir que no estuviesen sometidos a riesgo para sus vidas como era el derivado de los combates bombardeos de artillería o aviación a que sus respectivas demarcaciones se vieron con frecuencia y progresivamente afectadas, así como el enfrentamiento con partisanos, que también se produjeron en ocasiones.

Respecto a los heridos, aparte de algunos de bala, como el capitán Martínez de Tudela o de metralla como el guardia civil Antonio González López, la causa más frecuente debió deberse más a accidentes de circulación en acto de servicio que a otra causa, como consecuencia de su constante desplazamiento por carreteras cada vez más caóticas y en peor estado de conservación. Más casos hubo desde luego de enfermedad, dada la precariedad de condiciones alimenticias y de vid a que se vieron sometidos y que mejoraban o disminuía en función de su proximidad al frente. Bastantes fueron los que regresaron a España, con enfermedades contraídas durante este período.
Respecto al porque del alistamiento de tu familiar en el Regimiento de Artillería 250, quizás haya que buscarlo, según mencionó el Comandante D. Jesús Núñez en la conferencia impartida por el en el Casino Militar de Madrid el año pasado, en que algunos guardias civiles ante que el cupo de personal era limitado para el Cuerpo y este estaba cubierto, optaron por su enrolamiento a título personal, y tu tío lo hizo en el arma de Artillería que él conocía por su experiencia durante la Guerra Civil Española. Muchos oficiales hicieron lo mismo enrolándose como simples soldados.

Generales y Coroneles de la Guardia Civil que formaron parte de la División Azul, con indicación del empleo que tenían entonces así como de su procedencia.

GENERALES
Capitán D. Enrique Serra Algarra (Guardia Civil)
Capitán D. Francisco García Alted (Guardia Civil)
Capitán D. Pedro Martínez de Tudela García (Guardia Civil)
Teniente D. Manuel Prieto López (Infantería)
Alférez D. Ángel Ruiz Ayúcar (Infantería)

CORONELES
Capitán D. Pedro Fernández Amigo (Guardia Civil)
Teniente D. Luis Rodríguez Varo-Guzmán (Infantería)
Teniente D. Antonio Gómez Nieves (Infantería)
Alférez D. Antonio Cavero Agorreta (Infantería)
Alférez D. Juan Antonio Núñez García-Maturana (Infantería)
Alférez D. Marino Losa Martín (Infantería)
Cabo D. Antonio Ojeda Peinado (Caballería)
Soldado D. José Chapuli Pérez (Infantería)

No cabe duda de que fueron testigos de excepción de la Historia que les tocó vivir,por lo que los conocimientos aportados por ellos mismos son de primera mano, y a pesar de la edad en que los relataron guardaban en la memoria estos instantes y momentos de una manera asombrosa.

El día 14 como ya he indicado, Rafael Martínez Aguilar ex divisionario del Rgto. de Artillería 250, a pesar de su edad se atreve dar una conferencia en el Casino Militar de Madrid sobre le etapa que pasó prestando servicio en África. Promete ser interesante. Entre los documentos que obran en mi poder, tengo la copia de una carta llena de humanidad y sentimiento, dirigida por el padre de Martínez Aguilar a su hijo y que a continuación expongo:

Jerez de la Frontera 24 de Octubre de 1942

Querido hijo: sabes soy poco aficionado a escribir; pero es que ahora me cuesta mucho trabajo por ir la vista faltándome gradualmente, por algo me voy haciendo viejo y los años no pasan en valde, no obstante, a pesar de mi disgusto por tu marcha a esas inhóspitas tierras, y por ser el día de tu santo, lo hago hoy para felicitarte de todo corazón y recomendarte mucho que lo pases muy feliz y te conserves bueno, así como que, te comportes como debes para con la Patria; pero sin locuras de jóvenes, que a nada conduce más, que a dañarse a sí mismo y en perjuicio de la misma, que a sus hijos los quiere como a hombres de honor y cumplidores de sus deberes hacia ella, pero no suicidas ni locos.

Por la familia me he enterado de tu buena salud y bienestar, y por los amigos de tus aventuras, pues escribes más que una máquina y al viejo, poco, poco, poco, estira un pedacito más y con alguna frecuencia, si tus ocupaciones te lo permiten (que primero es el deber y la obligación) que yo solo anhelo saber de ti por momentos, sí como tu madre, hermanos y demás familia.

En espera de tus gratas letras y deseándote mucha suerte, salud y bienestar, espera tu regreso a esta, tu padre que te envía millones de besos y abrazos.

Por si se te olvidó te recuerdo que yo sigo viviendo en calle..., te lo repito tres veces, porque hay en esa muchas eslavas guapas y con las glorias se pierde memoria.

Al repatriarse la División Azul, también la Policía Militar tuvo que regresar a España, quedando únicamente un número limitado de Guardias Civiles en la Legión Española. Con este motivo, el Teniente General Schirmer, Jefe del Servicio de Patrullas del Ejército dirigió, el 14 de diciembre de 1943, al Capitán D. Francisco García Alted -Jefe de la Policía Militar de la División Azul-, la siguiente carta:

"A la Policía Militar de la División Española de Voluntarios.

Distinguidos Señores:

El 20 de junio de 1942, la Policía Militar de la División Española de Voluntarios se hizo cargo de su tarea dentro de la organización de vigilancia alemana que está bajo mi mando. Mis esperanzas de que la Policía Militar Española en el terreno difícil de vigilar la disciplina militar cumpliera con todo éxito, se han realizado por completo. En estrecha colaboración con las competentes autoridades alemanas Vds. han emprendido sus tareas con la mayor oficiosidad, realizándolas con energía y tacto. Ya conocía las virtudes militares y el espíritu de abnegación que eran siempre características especiales de la Guardia Civil española. De las mismas virtudes han dado Vds. prueba también en una labor difícil como soldados de la División Española de Voluntarios vistiendo uniforme alemán. Ahora que la mayor parte de Vds. vuelve a España, tengo el gusto de poder dar a su distinguido Jefe Sr. Capitán Don Francisco García Alted y a cada uno de Vds. mis felicitaciones por leal cumplimiento de las altas exigencias. Su Patria marchará hacia un gran porvenir en una Europa pacificada.

(Fdo. SCHIRMER - Teniente General)

 

"Dame otra vez las flechas de la guerra,
que no quiero la paz sin alegría;
la esperanza es más ancha que la tierra,
la Patria es un combate cada día." D.R.

 

 

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones