Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 11 ...

MI RESPETO A LA GUARDIA CIVIL

MI RESPETO A LA GUARDIA CIVIL

Quiero hablaros so...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 10 de...

El Guardia Civil Dani Diaz prepara un nuevo reto solidario para ayudar al hijo de un compañero en 2017

El Guardia Civil Dani Diaz prepara…

Nuestro compañero ...

Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Guardia Civil

Emoción y sentimiento en la Estación de Penitencia de la Encrucijada

  • Escrito por Redacción

CEUTA-SEMANA-SANTA

El capitán de la Guardia Civil, José Rafael Martínez, ofreció el tradicional pregón de la hermandad en la barriada de San José

BENEMÉRITA AL DÍA (04/04/2015)

El Cristo de la Encrucijada y la Virgen de las Lágrimas se ‘encontraron’ en el barrio de Hadú entre aplausos y muestras de devoción popular, mientras que el reconocido cofrade y actual hermano mayor de la Cofradía conocida como ‘La Pollinica, Eusebio Belmonte, leyó un pregón emotivo que era el preludio de una magnífica Estación de Penitencia.

Pasaban unos minutos de las seis de la tarde cuando la Cruz de Guía de la Cofradía de la Encrucijada se ubicaba bajo el dintel de la puerta lateral de la Iglesia de San José, anunciando que la Hermandad iniciaba su Estación de Penitencia con la elegancia y seriedad que le caracteriza.

El paso del Santísimo Cristo de la Encrucijada avanzaba lento por el callejón Sousa Rodríguez pasadas las seis de la tarde. Acababa de salir por un lateral de la iglesia de San José. Cientos de vecinos esperaban agolpados en las aceras y ventanas para contemplar el tradicional encuentro entre el Cristo de la Encrucijada y la Virgen de las Lágrimas en la barriada de Hadú. Los turistas y los niños se preguntaban por los penitentes y los setenta pares de pies que se adivinaban debajo de las imágenes, que recorrían la barriada al ritmo de tambores y cornetas.

Los vecinos del barrio de Hadú y ceutíes en general esperaban desde las cinco de la tarde para ‘coger’ un buen sitio y ver de cerca las dos imágenes. Y escuchar el pregón, que en esta edición corrió a cargo de Eusebio Belmonte, que realizó un discurso emotivo y cargado de recuerdos propios y ajenos que durante su historia ha ofrecido la Cofradía del Santísimo Cristo de la Encrucijada y María Santísima de Las Lágrimas.

La imagen del crucificado, después de despedirse de la barriada, siguió camino hacia la carrera oficial, escoltado por miembros de la Benemérita; no en vano el Cristo de la Encrucijada es el “Cristo de la Guardia Civil”, según apuntó Francisco Ramos.

El Cristo de la Encrucijada es la única imagen de la Semana Santa tallada en Ceuta, a mediados del siglo pasado. Lo hicieron las manos del escultor catalán Modesto Gené Roig, que también esculpieron a la Virgen de las Lágrimas, aunque esta imagen se realizó en Reus, ciudad natal de Gené. El origen de la cofradía se remonta a un incidente protagonizado por el padre Huelin que, después de organizar el Vía Crucis, instó a los vecinos a pisar la talla del Cristo; estos salieron a la calle y se postraron arrepentidos, fraguándose en ese mismo instante la creación de esta Cofradía.

Fue precisamente la Cofradía del Santísimo Cristo de la Encrucijada y María Santísima de las Lágrimas la que abrió el magnífico Jueves Santo y dejó bellas imágenes como su paso por los Jardines de la Argentina, carrera oficial o su paso por el interior de la Plaza de África, todo ello bajo sones de las partituras interpretadas por la Banda de Cornetas y Tambores de Nuestra Señora del Rosario de Motril (Granada) para el paso del Cristo y la Banda de Música de Alhama (Granada) para el paso de palio.

Finalmente uno de los momentos más emotivos fue el regreso hasta el Templo, donde los costaleros sacaron la pasa y la casta para llevar a sus Amantísimos Titulares de regreso a su Casa por la siempre exigente cuesta de la avenida de Otero, jaleados por los ceutíes presentes y los sones de las marchas interpretadas.

Por José Manuel Rincón en EL PUEBLO DE CEUTA

[http://www.elpueblodeceuta.es ]

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones