Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 13 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 05 de...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Guardia Civil

El Duque de Ahumada, Fundador de la Guardia Civil

  • Escrito por Redacción

duque-de-ahumada

Esta es una breve semblanza sobre el Duque de Ahumada, fundador de la Guardia Civil, y alma máter del Instituto Armado tal y como lo conocemos hoy. El Duque de Ahumada elaboró los principios que han hecho que esta institución perviva, adaptándose siempre a los tiempos, a lo largo de estos 168 años. Este fue el hombre que fundó la Guardia Civil

El 11 de marzo de 1803 nació en Pamplona (Navarra) Francisco Javier, María de la Paz, Bernardo, José, Juan Nepomuceno, Eulogio, Leandro Girón y Ezpeleta Las Casas y Enrile, quien con el paso del tiempo llegó a ser el II Duque de Ahumadas y V Marqués de Las Amarillas así como el fundador del benemérito Instituto de la Guardia Civil.

Sus padres eran Pedro Agustín Girón de Las Casas -entonces teniente coronel de la 3ª División de Granaderos provinciales de Andalucía y futuro héroe de la Guerra de la Independencia donde alcanzaría el generalato y sería condecorado con la Gran Cruz de San Fernando- y Concepción Donata Ezpeleta Enrile Galdeano y Alcedo, siendo el único descendiente que tuvo dicho matrimonio.

Dado que su padre estuvo destinado en diversas guarniciones y participando en diferentes campañas, buena parte de la educación primaria de Francisco Javier fue llevada a cabo por su abuelo paterno Jerónimo Girón y Moctezuma, virrey y capitán general de Navarra.

A los doce años de edad, el 19 de junio de 1815, fue nombrado capitán de la Milicia Provincial nº 28 de Sevilla, en donde estuvo encuadrado hasta fin de agosto de 1822, habiendo participado durante ese periodo en las acciones gaditanas de Torregorda y el ataque marítimo de la batería de la Cantera.

Tras un breve periodo de exilio en Gibraltar hasta septiembre de 1823 como consecuencia de los devenires políticos de la época entre absolutistas y liberales, volvió a reingresar en su unidad sevillana en donde continuó hasta que en enero de 1826 comenzó un periodo de dos años de licencia absoluta.

El 9 de julio de 1829 volvió al servicio en su regimiento de Sevilla pero en la clase de teniente coronel donde permaneció  hasta el 2 de abril del año siguiente, fecha en la que fue destinado en comisión para el mando del provincial de Plasencia hasta el 24 de diciembre de dicho año.

Ascendió a coronel y pasó a mandar el provincial de Granada hasta el 16 de diciembre de 1832, fecha en la que fue nombrado primer comandante del 2º Batallón del Regimiento de Guardia de la Guardia Real Provincial Permanente, si bien apenas estuvo en él poco más de un mes, volviendo a su anterior mando de las milicias provinciales granadinas.

El 17 de marzo de 1834 fue ascendido a Brigadier y fue nombrado primer ayudante general de la 2ª División de la Guardia Real de Infantería Provincial Permanente, cargo que desempeñó hasta el 19 de abril de 1836.

Permaneció en situación de cuartel en Madrid hasta el 6 de mayo de 1838, fecha en la que pasó destinado al Ejército de Reserva de Andalucía, confiriéndosele el mando de la 3ª Brigada, participando en las campañas contra los carlistas de aquel periodo bajo las órdenes del general Ramón María Narváez, llegando a mandar tras resultar herido éste, el Cuerpo de Reserva.

El 1 de enero de 1839 fue nombrado comandante general de la División de Reserva de dicho Ejército, participando activamente en las operaciones militares llevadas a cabo contra los carlistas por varias provincias, siendo ascendido por méritos de campaña a mariscal de campo el 25 de junio de 1840. El 15 de febrero del año siguiente pasó a la situación de cuartel en Madrid hasta que el 15 de agosto de 1842 fue destinado a pasar revista de inspección a las tropas existentes en los distritos 2º y 4º, continuando en su situación anterior.

Por real decreto de 15 de abril de 1844 se le confirió -bajo el reinado de Isabel II y el gobierno del general Narváez- la organización del Cuerpo de la Guardia Civil, finalmente creado el 13 de mayo de dicho año, siendo nombrado Director General del mismo.

El 7 de noviembre de 1846 fue ascendido a teniente general, continuando al frente de la Guardia Civil hasta el 1 de agosto de 1854, pasando a la situación de cuartel. Por decreto de 12 de octubre de 1856 fue nombrado Inspector General de la Guardia Civil, cargo que desempeñó hasta el 1 de julio de 1858, pasando a la situación de cuartel, siendo nombrado el 2 de junio de 1862 comandante general del Cuerpo de Alabarderos, desempeñando dicho cargo hasta el 15 de julio de 1866.

Además de senador del Reino -donde llegó a ser su vicepresidente- y gentil hombre de Cámara de S.M., entre las diversas condecoraciones concedidas estaban la cruz de 1ª clase de la Real y Militar Orden de San Fernando, la Flor de Lis de Francia y la de Fidelidad de 1ª clase, la Plca de 3ª clase de la Real y Militar Orden de San Fernando, la Gran Cruz de la Real Orden Americana de Isabel la Católica, la Gran Cruz de la Real Orden de Carlos III, la Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo y la Legión de Honor de Francia.

Contrajo matrimonio con Nicolasa Aragón Arias Saabedra, de cuyo matrimonio tuvo nueve hijos llamados Pedro (llegaría a teniente general), Javier, Inés, Agustín (llegaría a teniente general), Luis (llegaría a general), Concepción, Sancha, Rodrigo y Rafael (falleció como comandante en Cuba en 1896). Quien fuera fundador de la Guardia Civil fallecería en Madrid el 18 de diciembre de 1869 a la edad de 66 años.

Comentarios   

Diego
+1 #1 Diego 04-11-2012 10:36
Vista la magnitud de la obra acometida por el II Duque de Ahumada y V Marqués de Las Amarillas (de donde le viene el color al correaje de gala), el grado de entrega u profesionalidad del Cuerpo a la función para que fue creado, pienso, sinceramente si no sería cuestión de reconocer su labor en sus descendientes y,tal como se hace con los descendientes de Colón, que siempre hay en la Armada un Almirante de nombre Cristóbal Colón, que en la Guardia Civil hubiera siempre un Teniente General, que llevase el nombre y título de su fundador, ostentando la Dirección General (al menos honorífica) de la Guardia Civil.
In memoriam
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones