Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Guardia Civil

Asociaciones profesionales de la Guardia Civil denuncian el diseño de la integración de mandos

  • Escrito por Redacción

caos-en-la-cupula-de-la-guardia-civil-luchas-y-recursos-amenazan-con-paralizar-el-cuerpo

Las asociaciones del Instituto Armado advierten de que graves errores en la integración de las escalas de mandos están generando enfrentamientos y denuncias en la cúspide del organismo

Los mandos de la Guardia Civil están inmersos en el complejo proceso de unificación de las diferentes escalas de oficiales que impuso la nueva Ley de Régimen de Personal del cuerpo, aprobada en diciembre de 2014, y la transición al futuro modelo se está saldando con enfrentamientos, improvisación, recursos y nombramientos a dedo que amenazan con sumir a la institución en una grave crisis interna y dejarla al borde de la parálisis. El proceso no se completará hasta 2021, pero sus efectos más negativos están llegando antes.

Los problemas se han intensificado con el arranque de la integración efectiva de las dos principales escalas de oficiales que convivían hasta ahora: por un lado, la escala de promoción interna, que permitía ascender a lo largo de toda una carrera profesional desde el puesto de guardia al de teniente coronel pasando por el de alférez; y por otro lado, la escala superior de oficiales, integrada por los mandos instruidos en las academias de Zaragoza y Aranjuez, que salen con el empleo de teniente y pueden aspirar a las más altas responsabilidades del Instituto Armado. Dentro de un año, solo habrá una escala de oficiales y no habrá límites para ninguno de ellos. En el caso de los mandos de la escala superior, su integración es obligatoria. Por contra, los mandos de promoción interna pueden rechazar la integración o incorporarse a la nueva escala tras un curso de homologación de cinco meses que combina clases presenciales y a distancia.

La Asociación Pro Guardia Civil (Aprogc) denuncia el caos que impera en estos momentos entre los mandos del Instituto Armado por la falta de previsión de la Dirección General del cuerpo. “No se ha dado información suficiente. De hecho, muchos de los oficiales de promoción interna que han decidido iniciar el camino de la integración realmente no saben si eso es lo que más les interesa”, asegura Fernando Ramírez, presidente de Aprogc, que se opuso desde el principio al proceso de integración. “En el caso de los mandos de la escala superior, ni siquiera se les está trasladando cómo marcha el proceso. Se les ha obligado a integrarse, pero ni siquiera se les está informando de cuál va a ser el resultado”, añade Ramírez, “a pesar de que es evidente que la unificación ha cambiado sustancialmente las expectativas profesionales con las que salieron de Zaragoza y Aranjuez”.

"Muchos oficiales de promoción interna que han decidido iniciar el camino de la integración realmente no saben si eso es lo que más les interesa"

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), mayoritaria del cuerpo, también denuncia la confusión que está generando el proceso entre los profesionales que precisamente debían conocer mejor que nadie el rumbo de la institución. “Los 1.300 mandos de promoción interna que aproximadamente han optado por integrarse van a tener que hacer un curso de cinco meses que va a provocar que, al menos durante ese tiempo, no haya ningún responsable al frente de muchos cuarteles y unidades”, expone Emiliano Méndez, portavoz de la Comisión de Oficiales de la AUGC. “Las formaciones se van a impartir en varias tandas y no todos los huecos que se generen durante el proceso serán fáciles de cubrir, aunque sean temporales. Algunas funciones requieren de profesionales especializados, lo que no puede asumir cualquier mando. Y el proceso se va a prolongar al menos durante dos años”, advierte este representante.

La Unión de Oficiales de la Guardia Civil (UO) denuncia directamente que finalmente se haya decidido exigir esa formación adicional a los mandos de promoción interna para poder integrarse en la nueva escala. “Es un gasto de dinero inútil para el ciudadano, porque la gente que haga el curso pero también quienes no lo hagan van a poder seguir ocupando los mismos destinos y los mismos empleos que tenían hasta ahora”, censura el presidente de la UO, Francisco García. En su opinión, es un “desprecio” la exigencia de ese programa de homologación, y recuerda también que se reducen las expectativas profesionales para los oficiales de promoción interna que han preferido no integrarse.

El proceso de integración tiene otra derivada que acentúa la fractura interna que sufre en estos momentos la cúspide de la Guardia Civil. Para poder culminar la unificación, se ha suprimido el cargo de alférez para los mandos de promoción interna. Todos los que lleguen a la máxima escala desde el peldaño más bajo empezarán directamente como oficiales con el empleo de teniente. El problema radica en la fórmula elegida por el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, y la cúpula de la institución para reubicar a los 300 funcionarios que aproximadamente estaban desempeñando en estos momentos el empleo de alférez.

Fernández de Mesa optó por convertirlos casi automáticamente en tenientes, creando vacantes con ese empleo en los mismos destinos que ocupaban. Las plazas se convocan pero no se anuncian, y aunque otros interesados se enteren, tampoco pueden optar a ellas. Están reservadas para los alféreces.

La Aprogc critica el “agravio comparativo” que se ha generado con esta fórmula. “Muchos tenientes estaban esperando a que salieran vacantes para cambiar de unidad o de zona geográfica; llevaban años esperando esa oportunidad”, explica Ramírez. “Sin embargo, se han encontrado con que no pueden optar a esas plazas, a pesar de que reúnen todos los requisitos. Hay un gran malestar y también puede tener consecuencias en el cuerpo. No solo se está paralizando la carrera profesional de decenas de tenientes, sino que se están ocupando plazas con personas que quizá no reúnan los méritos o capacidades necesarios para asumir esas nuevas responsabilidades”.

El presidente de la Aprogc recuerda que “la Ley de Personal y la reglamentación sobre destinos prevé como medida excepcional los destinos por necesidades del servicio. Sin embargo”, añade, “aquí se ha adoptado como una medida ordinaria, destinando a todos los ascendidos con el mismo criterio”. “No sabemos cuáles son las necesidades del servicio, pues eso no se explica, pero no parecen muy acuciantes cuando esos destinos estaban ya ocupados por quienes han sido destinados, es decir, son puestos de trabajo que no estaban vacíos y que no lo estarían hasta que quien los ocupara fuera destinado a otro u otro guardia civil fuera destinado a ese”, concluye.

El proceso acaba de arrancar, pero lo cierto es que la integración de escalas ya ha desatado un enfrentamiento entre los mandos de promoción

AUGC y Aprogc aseguran que están recibiendo llamadas de afectados y que están haciendo gestiones para tratar de abrir las vacantes de teniente a todos los funcionarios. “Pero hasta ahora no hemos podido darle salida a las quejas”, reconoce el portavoz de los oficiales de AUGC. Los perjudicados han decidido responder acudiendo en masa a los tribunales por la vía contencioso-administrativa, amenazando de nuevo con sumir a la institución en otro lío descomunal. Los recursos de los afectados pueden ser suficientes para detener la ocupación de las nuevas vacantes. Pero, si en el futuro logran una sentencia favorable, tendrá que repetirse además todo el proceso, pase el tiempo que pase.

La AUGC califica la unificación de “chapuza”, y la Aprogc, de “grave error” de la Dirección General. El proceso acaba de arrancar, pero lo cierto es que la integración de escalas ya ha desatado un enfrentamiento entre los mandos de promoción interna y acceso directo por sus reivindicaciones contrapuestas, y también entre los propios tenientes, por la disputa que ha surgido sobre las vacantes para este empleo. La situación empeorará previsiblemente a medida que avance la integración y arrecien las disfunciones.

Además, a esos roces hay que sumar la indignación que también está provocando la designación de mandos mediante el procedimiento de libre designación, que permite elegir a un funcionario y desechar a otros candidatos empleando como argumento criterios puramente subjetivos. Las fuentes consultadas aseguran que la Dirección General está aprovechando el proceso de integración para colocar en puestos clave del cuerpo a mandos afines.

“La libre designación debería desaparecer y reservarse únicamente para puestos que dependan directamente del poder político", sostiene la AUGC

“El porcentaje de nombramientos mediante libre designación se ha reducido en los últimos años, pero sigue habiendo demasiados casos”, apunta el presidente de Aprogc. En la misma línea se pronuncia el portavoz de la AUGC, que defiende la necesidad de que se implanten de manera generalizada procedimientos objetivos que valoren los méritos y la capacidad de los mandos y la Dirección General deje de favorecer a los que le interesa promover. “La libre designación debería desaparecer y reservarse únicamente para puestos que dependan directamente del poder político”, sostiene el portavoz de la Comisión de Oficiales de la AUGC.

La Dirección General de la Guardia Civil rechaza que no haya informado a los afectados sobre la evolución del proceso de integración y niega los fallos que denuncian las asociaciones. “Desde el prinicipio hemos hecho un gran esfuerzo por explicar con la mayor claridad posible todas las fases de la integración y nos hemos reunido continuamente con los representantes de los mandos”, sostiene el subdirector general de Personal del cuerpo. “En el caso de los miembros de la escala de oficiales, hemos intentado que tuvieran los elementos necesarios para decidir si les interesaba o no integrarse en la nueva escala y hemos ampliado el catálogo de puestos de trabajo para que los que decidan no integrarse puedan seguir desarrollando su carrera profesional”, explica el responsable del Instituto Armado.

En el caso de la desaparición del empleo de alférez, este mando recuerda que la propia ley ya preveía que se catalogarían vacantes de teniente en esos mismo destinos. “No tiene sentido que otros tenientes denuncien que no pueden optar a esas plazas porque el único motivo por el que se han convocado es facilitar el ascenso de los alféreces. Otra solución nos habría obligado a mover este verano a 2.000 oficiales”.

Por último, sobre los nombramientos de libre designación, el subdirector general de Personal recuerda que desde 2013, tras una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, se ha reducido al mínimo el uso de ese procedimiento. “En ese año, las plazas elegidas por libre designación representaban el 20,45% del total. Ahora sólo suponen el 5,89% y se han introducido los procesos por concurso de méritos, que se utilizan para el 37,39% de las vacantes”, concluye el responsable de recursos humanos de la Guardia Civil.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones