Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Guardia Civil

Las 500 vidas salvadas del guardia civil de los mil rescates

  • Escrito por Redacción

14643704271612

Se la han congelado los dedos, ha visto caer y morir a compañeros... pero este guardia civil es el 'Schindler' del Pirineo por las vidas que ha salvado. Hoy es su cumpleaños (60) y se jubila. Rehúye hablar de las tragedias. "Se llevan dentro", dice.

 A 3.000 metros de altura y con vientos de 120 kilómetros por hora, un hombre se saca los guantes y los calza en las manos del joven francés que ha encontrado, junto a su compañero, con una herida grave en la cabeza. Están en el lago Helado, en Monte Perdido, y los grados bajo cero exigen una medida extrema para evitar un final trágico. Continúan su caminata hacia el refugio arrastrando al convaleciente de los brazos -por falta de camilla- entre rocas y nieve. Así durante horas, sintiendo los efectos del gélido ventarrón sobre las manos desnudas: primero dolor... y después nada, porque las puntas de los dedos se tornan violetas. El hombre que se quitó los guantes se llama Miguel Domínguez y ha dedicado su vida al rescate en el Pirineo.

Desde que tenía 18 años, Miguel no ha parado de salvar. Hoy cumple 60, se jubila como jefe del Grupo de Rescate Especial e Intervención en Montaña (Greim) de la Guardia Civil de Boltaña (Huesca) y, aunque a él le cueste decirlo, es una especie de Oscar Schindler del Pirineo aragonés. Sus números le delatan: más de 1.000 rescates en 42 años de servicio. La mitad de ellos, de gente que sin su ayuda habría muerto. Por eso si, como decía el contable judío del alemán Schindler, cada vez que se salva una vida se salva al mundo, el subteniente Miguel puede retirarse con la satisfacción de haber salvado este mundo medio millar de veces. Quinientas vidas, sí. Como la del francés herido en Monte Perdido.

Como heridas de guerra

La hazaña en el lago Helado -año 1995- le valió al menos seis meses de baja porque se le congelaron ocho dedos, y a punto estuvo de perderlos. Dos décadas después, todavía siente dolores y con frío o calor no sale de su casa sin guantes. De recuerdo le quedan las estrías en las manos que luce cual heridas de guerra. El subteniente lo relata como si se tratara de un golpe o esguince más. De ésos ha tenido bastantes. Él no es de alardear. Habla de sus proezas con la misma emoción con que describe la huerta que pronto construirá en su casa.

Hijo y hermano de guardia civil, Miguel Domínguez Martínez nació lejos de las cumbres donde los aficionados a las alturas terminan, a veces, perdidos. Nació en Isla Cristina, en el mar de Huelva, de donde es su madre, pero vivió la mayor parte de su infancia y adolescencia en el municipio onubense de Cumbre de Mayores. A los 16 años ingresó en la academia de Valdemoro, inspirado por la imagen de los tiempos de gloria de su papá. Que hacía sus rondas a caballo y atrapaba bandoleros. Él eligió menesteres más altruistas: rescatador de alta montaña. Y acaba de batir el récord de ser el rescatista que mayor edad ha alcanzado en la Guardia Civil.

Una carrera que "empezó y terminó con rescates de fallecidos", precisa Domínguez a Crónica. El primero, un muchacho -no muy mayor que él entonces- que hacía rapel en una pared vertical en Benasque. En tiempos en los que el Greim no tenía helicópteros, hizo el camino de ida y vuelta andando, por sendas rocosas asomando al abismo. En el regreso hasta el refugio cargó con el peso de la camilla, y sobre la camilla el chaval muerto.

El último de Miguel ha sido un joven francés de 21 años que practicaba esquí en La Escupidera. Resbaló y se precipitó al vacío. Fue el 3 de mayo y los rescatistas, Miguel entre ellos, sólo pudieron acercarse hasta él tras tres o cuatro intentos. Ni la altura ni el viento estaban a su favor. Llegaron sólo para certificar el fallecimiento.

Un mar de vidas rescatadas y de finales felices tras cuantiosas horas de angustia, pero Miguel trae al presente sólo "los malos recuerdos para toda la vida" [las muertes]. Que han ocurrido en un 10% de sus rescates. El 40% eran de personas con lesiones menores. Y el 50%, de montañeros que sin su ayuda no habrían sobrevivido, según las cuentas del subteniente.

"Ocurrió frente a mis ojos, en un momento mi compañero estaba en el helicóptero y al otro no". Después, el silencio y un golpe seco. Era una operación en el Balneario de Panticosa, las hélices de la nave se enredaron con un cuerda y la maniobra por poco los lleva a todos al precipicio, a la tumba. Murió su compañero Arroyo.

Son sucesos que "se llevan dentro" pero que no le atormentan. Nada de insomnio ni pesadillas en 42 años. Aunque hay cosas que Miguel calla que sí relata Benjamín Cuenca, su compañero de aventuras en el Greim durante 36 años. Como la vez en la que encontraron a un niño ahogado en un pozo en Ordesa. "Toda una vida por delante perdida en un instante". Cuenca pensó en sus hijos y Domínguez en sus dos niñas. Le alegra que no hayan seguido sus pasos. "Lo mío es vocación, pero esto no es una vida para ellas... Por los sacrificios".

Ése es Miguel. Ahora que se retira dice seguro: "No recordaré los momentos malos". Él, que es de "lágrima fácil" pero que no se impresiona con los cuerpos rotos y las lesiones aparatosas. Sí le hacen agua los ojos las cartas que le llegan cada Navidad de la gente que salvó. Como la de Carmen, quien perdió a su hijo en Ordesa y lo reconoce como un "héroe" y un hijo más al que querrá dice, "hasta el día de mi partida".

EL MUNDO

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones