Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Guardia Civil

Dos ángeles de la Guardia... Civil

  • Escrito por Redacción

                                396140-1p                                    Foto: Juan Carlos Alonso

Para cualquier conductor de las carreteras de Gran Canaria son dos agentes más de la Guardia Civil, pero para Yurena del Pino y Armando son Óliver y Ángel, sus particulares ángeles de la guarda. El fatídico 23 de octubre compartieron susto y riada en una, aquel día desconocida, carretera de acceso a Ojos de Garza.

Este martes se volvieron a juntar en el mismo sitio, 18 días después. Se saludaron, conversaron y se dieron bromas, pero aquel viernes lluvioso la peligrosa barranquera en que se había convertido la vía de acceso a la playa de Ojos de Garza solo les permitió centrarse en un objetivo: salvar sus vidas. En eso estaban, agarrados a una valla y al límite de sus fuerzas, Yurena, Armando y sus tres niños, de 10, de 9 y de 3 años, cuando dieron con ellos el sargento Óliver Peña Arco y el guardia Ángel Ruiz Quesada. Se metieron en la riada y acudieron en su rescate. «¿Miedo? Si tienes miedo, no te metes; en estos casos no lo piensas, hay vidas en juego y actúas», apunta Ruiz.

Fue este último agente el primero en adentrarse en el río canelo que bajaba hasta el mar. «Por dos veces me arrastró el agua», señala. Él y el sargento estaban al pie de una señal en la carretera que baja a la Base Aérea.  Pertenecen al Subsector de Tráfico de Las Palmas y habían acudido a la zona porque les habían informado de que la riada que se precipitaba por el canal, que está  justo al lado, estaba arrastrando varios coches y querían verificar si llevaban o no personas dentro.

Estando allí fue cuando escuchan a lo lejos unos gritos. Una chica trataba de escapar de la barranquera, a duras penas, subiendo asida a la valla que separa la vía de acceso a la cala de la finca aledaña de Bonny. «Gritaba que había niños y que estaban en riesgo», cuenta Peña.  Era Irene Jiménez, prima de Yurena, que aquella tarde, en una tregua que dio la tromba que colapsó Telde, había acompañado a la pareja, a sus niños y a la perra Rula a ver cómo estaba la playa. Cuando volvían carretera arriba les pilló lo que ellos califican de «tsunami». Y eso fue justo lo que vio el sargento Peña. «El agua nos llegaba a la cintura», y muestra una tapia blanca próxima en la que la mancha del nivel de la escorrentía supera los 60 centímetros. Cada uno cogió a un chiquillo y les costó Dios y ayuda recorrer unos 100 metros. «Una cosa es contarlo y otra vivirlo.

Llevaba a la niña de 9 años que ya pesa 30 kilos y era muy difícil ir en contra de la corriente», relata Peña. Arrastraba las piernas. Si las levantaba, lo tiraba. «Más de una vez temí irme de bruces». Cuando se pusieron a salvo, estaban baldados. Mucho más cuando llegaron a casa. «No era persona, pero estaba aliviado, reconfortado, estamos para ayudar a la gente»,  apunta Peña. Aquel día 8 parejas de la Guardia Civil practicaron 80 auxilios en carretera solo en la GC-1.

CANARIAS7

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones