Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada

NUEVOhospimedicalpatrocinador

Noticias Guardia Civil

Dos ángeles de la Guardia... Civil

  • Escrito por Redacción

                                396140-1p                                    Foto: Juan Carlos Alonso

Para cualquier conductor de las carreteras de Gran Canaria son dos agentes más de la Guardia Civil, pero para Yurena del Pino y Armando son Óliver y Ángel, sus particulares ángeles de la guarda. El fatídico 23 de octubre compartieron susto y riada en una, aquel día desconocida, carretera de acceso a Ojos de Garza.

Este martes se volvieron a juntar en el mismo sitio, 18 días después. Se saludaron, conversaron y se dieron bromas, pero aquel viernes lluvioso la peligrosa barranquera en que se había convertido la vía de acceso a la playa de Ojos de Garza solo les permitió centrarse en un objetivo: salvar sus vidas. En eso estaban, agarrados a una valla y al límite de sus fuerzas, Yurena, Armando y sus tres niños, de 10, de 9 y de 3 años, cuando dieron con ellos el sargento Óliver Peña Arco y el guardia Ángel Ruiz Quesada. Se metieron en la riada y acudieron en su rescate. «¿Miedo? Si tienes miedo, no te metes; en estos casos no lo piensas, hay vidas en juego y actúas», apunta Ruiz.

Fue este último agente el primero en adentrarse en el río canelo que bajaba hasta el mar. «Por dos veces me arrastró el agua», señala. Él y el sargento estaban al pie de una señal en la carretera que baja a la Base Aérea.  Pertenecen al Subsector de Tráfico de Las Palmas y habían acudido a la zona porque les habían informado de que la riada que se precipitaba por el canal, que está  justo al lado, estaba arrastrando varios coches y querían verificar si llevaban o no personas dentro.

Estando allí fue cuando escuchan a lo lejos unos gritos. Una chica trataba de escapar de la barranquera, a duras penas, subiendo asida a la valla que separa la vía de acceso a la cala de la finca aledaña de Bonny. «Gritaba que había niños y que estaban en riesgo», cuenta Peña.  Era Irene Jiménez, prima de Yurena, que aquella tarde, en una tregua que dio la tromba que colapsó Telde, había acompañado a la pareja, a sus niños y a la perra Rula a ver cómo estaba la playa. Cuando volvían carretera arriba les pilló lo que ellos califican de «tsunami». Y eso fue justo lo que vio el sargento Peña. «El agua nos llegaba a la cintura», y muestra una tapia blanca próxima en la que la mancha del nivel de la escorrentía supera los 60 centímetros. Cada uno cogió a un chiquillo y les costó Dios y ayuda recorrer unos 100 metros. «Una cosa es contarlo y otra vivirlo.

Llevaba a la niña de 9 años que ya pesa 30 kilos y era muy difícil ir en contra de la corriente», relata Peña. Arrastraba las piernas. Si las levantaba, lo tiraba. «Más de una vez temí irme de bruces». Cuando se pusieron a salvo, estaban baldados. Mucho más cuando llegaron a casa. «No era persona, pero estaba aliviado, reconfortado, estamos para ayudar a la gente»,  apunta Peña. Aquel día 8 parejas de la Guardia Civil practicaron 80 auxilios en carretera solo en la GC-1.

CANARIAS7

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

WEBS RECOMENDADAS

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones