Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 13 ...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Guardia Civil

La Guardia Civil protege el patrimonio subacuático por tierra, mar y aire

  • Escrito por Redacción

guardia-civil-patrimonio-subacuatico--620x349

Un helicóptero despega de la base sevillana de El Copero a las 11 de la mañana. La comandante Susana Espinosa y el alférez Angulo, de la Guardia Civil, elevan la nave sobre el Guadalquivir.

A vista de pájaro, nos asomamos a la capital andaluza, entre la piedra oscura de la catedral y la blancura del puente del Alamillo. Desde más de 200 metros de altura, cualquier preocupación parece pequeña, pero la perspectiva ayuda a percibir otras distancias.

Desde aquí, desde este gran puerto fluvial, partieron durante siglos las naves que comerciaban con América. Serpentearon hacia el mar y muchas no regresaron, presa de tormentas o batallas. El estudio de sus restos diseminados por los mares del mundo es fundamental para terminar de comprender aquel tiempo. Sin embargo, muchos galeones transportaban tesoros, y por eso están amenazados. Delincuentes y aventureros, cazatesoros de todo tipo, desde un buceador sin escrúpulos a la gran empresa que cotiza en bolsa, como fue el caso Odyssey en 2007, quieren sacar beneficios de ese registro histórico.

En España hemos aprendido la dura lección del expolio y hace muchos años hemos confiado la protección del patrimonio a la Guardia Civil. Una de sus lanchas, de 17 metros de eslora, se jugó el tipo con el barco de Odyssey, de 76 metros, cerca del Peñón. Ellos fueron quienes vigilaron sin descanso y armaron de pruebas el sumario contra los cazatesoros en la Línea de la Concepción. Y hoy en día, tras muchas lecciones aprendidas, el servicio se ha coordinado de un modo único y puntero en todo el mundo, que utiliza la más alta tecnología, de lo que vamos a ser testigos.

Línea estratégica

Todo responde, como nos explican, a que en 2012 el Gobierno marcó la protección de la cultura como línea estratégica. Fruto del convenio entre los ministerios de Cultura e Interior es también la inspección en la que participa el director general de Bellas Artes, Miguel Ángel Recio.

El helicóptero BK 117 sobrevuela la primera ciudad romana de la península, Itálica, fundada por Escipión el Africano. Giramos sobre el enorme anfiteatro y contemplamos los restos que han sobrevivido dos milenios. Pisamos los mismos caminos, nuestras autovías son hijas de sus calzadas, seguimos las mismas rutas costeras. La cultura se muestra siempre en capas superpuestas. Un poco más allá –a 200 kilómetros por hora– volamos sobre las marismas en las que se rodó en 2013 la película «La isla mínima».

Una de las tres torres del SIVE en Málaga está inutilizada por sabotaje. Se suple con unidades portátiles

El vuelo tiene por objeto inspeccionar las torres del SIVE, el Servicio Integral de Vigilancia Exterior puesto en marcha en 2003 en el Estrecho, una de las cuales ha sido saboteada. Pero las maniobras de la OTAN impiden hoy, 30 de octubre, ir directos al sur. Desvían nuestra ruta cuando ya podemos ver en lontananza Vejer de la Frontera, encaramado al monte, y más allá el Puerto de Santa María. Volamos por encima de las nubes en un día en el que el tiempo se está complicando por momentos en el litoral gaditano. Llegamos a la costa malagueña cerca de Puerto Banús y el aparato desciende para continuar con la inspección de las torres del SIVE, hacia Málaga. Cada torre cuenta con radar de 10 kilómetros de alcance, cámaras de vídeo y de infrarrojos de gran sensibilidad. Todo ello está conectado en un sistema al que se suma la información del sistema AIS de tráfico marítimo y se controla desde las Comandancias provinciales y en las oficinas centrales de Madrid.

Esta infraestructura creada para controlar la inmigración ilegal se ha demostrado eficaz también contra el narcotráfico. Y desde hace 3 años para proteger el patrimonio subacuático. ¿Cómo? Se han superpuesto en el sistema los puntos de localización de zonas arqueológicas. Las cámaras enfocan cualquier actividad sospechosa contra el patrimonio: cuando una nave se detiene más de 45 minutos sobre un pecio se activa una alarma y el SIVE la enfoca. Aparece en las pantallas, se identifica el barco y se estudian sus movimientos recientes. Asistimos a un ejemplo de identificación en la Comandancia de Málaga. En cuestión de minutos se decide si hay que interceptar el barco o no. La coordinación es espectacular, tal y como nos explica Javier, el capitán jefe del Grupo de Patrimonio Histórico de la Guardia Civil. Para empezar, cada vez se utiliza más el Servicio Aéreo en estas misiones, desde marzo de 2013. Las cámaras del avión CASA CN-235 permiten documentar las actividades delictivas desde mucha altura y con gran eficacia para presentar como prueba ante el juez. Normalmente, un barco cazatesoros cesa su actividad si ve una patrullera acercándose, pero el avión no lo detectan.

En mayo de 2013 se produjo un caso que puso a prueba el sistema. Con satisfacción, nos cuentan que fue tan eficaz que se evitó el delito: «En otros casos el éxito se mide por número de tenidos o incautaciones, pero el objetivo en patrimonio es evitar el expolio». Entonces se logró. Y la interceptación del buque Endeavour permitió comprobar qué buscaban los cazatesoros. Como informó ABC, eran el SS Liban y el SS Namur a 23 millas de la costa.

En el litoral malagueño hay 27 zonas arqueológicas controladas por el sistema

Además del avión, se emplean los GEAS, Grupo Especial de Actividades Subacuáticas, cuya formación incluye prácticas de inspección de pecios, y por supuesto el Servicio Marítimo, las patrulleras que interceptan las actividades sospechosas. En costa, el Seprona inspecciona accesos al mar en rampas y puertos y cada vez más cuenta con la colaboración de centros de buceo.

Como destacan los agentes, todos estos medios están disponibles en minutos, a un golpe de teléfono, algo que no ocurre en otro país del mundo, ni los carabinieri italianos o la OCBC francesa han logrado esto aún. Ello agiliza las investigaciones hasta un punto que los cazatesoros tienen difícil desafiar. La información se coordina en Madrid con Cultura, Exteriores y Defensa, que a través de sus archivos y capacidades pueden redondear la información.

El desafío hoy es ampliar las zonas arqueológicas que todavía no se conocen bien. En Málaga, desde el puerto hasta la costa, hay restos de todas épocas, moderna, púnicos, romanos. Ya hay 27 zonas controladas por el sistema, pero nunca se ha excavado un pecio y los naufragios históricos son cientos.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones