Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 13 ...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Salud

Un nuevo fármaco experimental constata su eficacia en el cáncer de mama

  • Escrito por Redacción

breastcancer--620x349

‘Fasnall’ inhibe la actividad de la ácido graso sintasa que requieren las células de muchos tipos de cáncer e incluso el VIH para lograr energía para su crecimiento

El cáncer de mama es, con cerca de 25.000 nuevos casos anuales, el tumor más frecuente en la población femenina de nuestro país. Un tipo de tumor, además, que con cerca de 6.200 decesos anuales representa la primera causa de mortalidad por cualquier enfermedad oncológica entre las mujeres españolas. No en vano, y una vez alcanza una fase avanzada –la consabida fase de 'metástasis', en la que las células tumorales invaden otros órganos–, la supervivencia asociada a la enfermedad es muy reducida. De ahí la importancia del desarrollo de fármacos capaces de frenar la progresión del tumor. Y en este sentido, un estudio dirigido por investigadores de la Universidad Estatal de Ohio en Columbus (EE.UU.) demuestra la eficacia de un nuevo fármaco que, aún en fase experimental, impide la proliferación de las células de cáncer de mama e, incluso, las obliga a 'suicidarse'.

Concretamente, el nuevo estudio, publicado en la revista «Cell Chemical Biology», muestra como un nuevo agente quimioterápico bautizado como 'Fasnall' inhibe la actividad normal de una enzima, la ácido graso sintasa, que requieren las células tumorales para producir energía y poder proliferar. Así, y dado que las células de cáncer de mama no consiguen energía y no pueden crecer y expandirse, acaban activando su apoptosis –o 'muerte celular programada'– y terminan desapareciendo.

Como explica Timothy Haystead, co-director de la investigación, «las células tumorales son ciertamente dependientes de la ácido graso sintasa como fuente de energía para su supervivencia. Así, al dirigir el tratamiento contra esta enzima estamos atacando al tumor de una forma selectiva, que no tanto actuando frente a las células normales. Además, no se trata solo de privar a las células tumorales de su fuente de energía. También estamos promoviendo cambios para convencer a estas células tumorales de que se suiciden».

Eficaz, seguro y específico

En el estudio, los investigadores utilizaron un modelo animal –ratones– de cáncer de mama HER2 positivo (HER2+) al que trataron con 'Fasnall' o con placebo. Y de acuerdo con los resultados, los ratones que recibieron la administración de 'Fasnall' experimentaron una reducción del 33% de sus masas tumorales en solo tres semanas, por lo que su supervivencia –establecida en un promedio de 63 días– fue más de dos veces superior a la que presentaron los animales tratados con placebo.

Es más; la combinación de 'Fasnall' con un fármaco quimioterápico ya aprobado para el tratamiento del cáncer de mama HER2+ –carboplatino– conllevó que los incrementos en la reducción de la masa tumoral y en la supervivencia fueran aún mayores.

Al dirigir el tratamiento contra la ácido graso sintasa estamos atacando al tumor de una forma selectiva. Timothy Haystead

Pero al inhibir la actividad de la ácido graso sintasa, o lo que es lo mismo, al cortar la producción del ácido palmítico, ¿no se está también limitando la capacidad de crecimiento de las células no tumorales al cortar su fuente de energía? Pues según los investigadores, no, dado que las células normales no son tan dependientes de esta enzima y pueden encontrar otras vías alternativas para producir la energía que necesitan. Tal es así que el tratamiento con 'Fasnall' no se asoció a ningún efecto secundario grave, hasta el punto de que los investigadores creen que aún cuentan con mucho margen para aumentar la dosis del fármaco y, así, incrementar su eficacia antes de que aparezcan los efectos adversos.

Además, la inhibición de la actividad ácido graso sintasa tiene un efecto colateral tan beneficioso como inesperado. Y es que esta inhibición provoca que la enzima lleve a cabo otras funciones que, aún no identificadas, acaban forzando a las células tumorales a activar la apoptosis.

Más allá del cáncer de mama

Es más; la ácido graso sintasa juega un papel crucial no solo en el cáncer de mama, sino también en otros tipos de tumores e, incluso, en la infección por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

Como destaca Jesse Kwiek, co-director del estudio, «dado el papel crítico que juega la enzima en una variedad de tipos de cáncer, nuestro trabajo podría tener unas consecuencias mucho más amplias. Además, también estamos llevando a cabo una investigación sobre el VIH».

Sea como fuere, los autores piden cautela a la hora de interpretar sus resultados y sobre las expectativas que pudieran derivar de los mismos. Como concluye Jesse Kwiek, «este es solo un trabajo sobre un único tipo de cáncer y llevado a cabo con un modelo animal. Se trata de un primer, aun significativo, paso en un proceso que, si todo va bien, podría requerir años».

ABC

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones