Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Salud

Cáncer de próstata, el hermano pobre de los tumores

  • Escrito por Redacción

El 90% de los cánceres de próstata se diagnostica en fase precoz, cuando hace 15 años solo un 30% se detectaba de forma temprana

El cáncer de próstata parece el «hermano pobre» de los tumores: pocas campañas de sensibilización y escaso interés mediático, a pesar de que es el más frecuente entre los hombres. Uno de cada seis lo desarrollará a lo largo de su vida. Así lo ha asegurado Miguel Unda Urzáiz, coordinador nacional del grupo Uro-oncológico de la Asociación Española de Urología (AEU) y jefe de servicio del Hospital Universitario de Basurto (Bilbao), con motivo de la celebración del Día Mundial del Cáncer de Próstata.

Cada año aparecen en España unos 25.000 nuevos casos y se estima que casi 6.000 personas mueren por esta causa. El 90 % de los cánceres de próstata se diagnostica en fase precoz, cuando hace 15 años solo un 30 % se detectaba de forma temprana.

¿La razón? Los urólogos coinciden en que se debe a la realización de forma generalizada, a partir de los años noventa, de la prueba del antígeno prostático específico, conocida como PSA, una práctica que genera mucha controversia. Se trata de un simple análisis de sangre que detecta los niveles de una sustancia que forman las células prostáticas. Un valor alto es signo de alguna anomalía de la próstata, aunque no necesariamente de cáncer.

Hace tres años el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE.UU. realizó una recomendación para que los médicos dejasen de usar este test en hombres sanos al considerar que no se salvan vidas y conlleva muchas veces otros problemas. «Es un tema muy controvertido, pero sabemos que desde que los varones se hacen cada vez más la prueba, la mortalidad ha disminuido. Ha influido en que el cáncer se diagnostique en fases tempranas y sea más fácil de curar», ha asegurado este experto.

Salvar vidas

Para Carlos Núñez Mora, portavoz de la Sociedad Española de Oncología Quirúrgica (SEOQ), el PSA tiene muchos detractores porque los urólogos la han «utilizado mal». «Muchos profesionales, ante una subida del nivel en sangre, han hecho inmediatamente biopsias que eran innecesarias porque no había cáncer o han descubierto tumores que no eran agresivos, con el riesgo de sobretratar a los pacientes», ha señalado. En este sentido, el doctor Unda ha incidido en que «con el paso de los años se va a demostrar que el 'screening' (cribado) del cáncer de próstata es importante para salvar vidas».

Desde la Asociación Española de Urología se insiste en que debe realizarse el PSA a todos los varones de entre 40 y 50 años y, dependiendo del resultado, decidir la periodicidad de los siguientes test. En cualquier caso, deberían ser anuales a partir de los 50. Y si hay antecedentes familiares, lo que eleva el riesgo, se debería hacer una prueba cada año a partir de los 40 o 45 años.

Los españoles todavía son muy reticentes a acudir al urólogo

Gracias a la detección precoz se ha conseguido que menos del 5 % de estos tumores se detecten en fase avanzada. A pesar de ello, los españoles aun son muy reticentes a acudir al urólogo. ¿Por qué?. El doctor Unda lo achaca a que las campañas de sensibilización no calan en los hombres, bien porque no tienen suficiente fuerza o por su escasa repercusión en los medios de comunicación y en las redes sociales.

«Los urólogos nos encontramos todos los días en consulta con varones que cuando les preguntamos por qué acuden a revisión, responden, señalando a su mujer: porque me ha mandado ella». Quizá por eso, algunas de las campañas de concienciación del Grupo Español de Pacientes con Cáncer (Gepac) han estado dirigidas a las mujeres.

Según los datos del Registro Nacional de Cáncer de Próstata de la AEU, la prostatectomía (intervención quirúrgica para extraer la próstata) seguido de la radioterapia, son los tratamientos más utilizados frente a este cáncer. Otros son la hormonoterapia, la braquiterapia y la vigilancia activa. Esta última opción «está muy en boga», señala el doctor Unda. Precisamente, porque la mayoría de tumores se detectan en fase precoz y, en principio, «no van a dar problemas».

'Patrón oro'

Si el tumor está localizado y el paciente es menor de 65 años, se opta por la cirugía. «Es el patrón oro, lo que más cura», asegura el doctor Núñez Mora. Una opción que se acoge con temor ante las secuelas que puede provocar: incontinencia urinaria que, aunque afecta a menos de un 10 %, «el que lo sufre lo lleva muy mal». A veces es transitoria y en un 98 % de los casos se recuperan. La otra consecuencia es la disfunción eréctil, que aparece en un 20-30 % de los pacientes operados y depende del tipo de tumor.

Así, según el doctor Núñez, cuanto más precozmente se detecta, menos presión produce en los nervios erectores que van íntimamente ligados a la próstata. Para la enfermedad en fase avanzada, se están desarrollando nuevas moléculas para el tratamiento farmacológico que van a mejorar la supervivencia de los pacientes.

Cirugía robótica

La cirugía robótica ha experimentado en los últimos tiempos un importante crecimiento, tanto en el número de procedimientos como en su innovación. Actualmente, con la incorporación de la última tecnología al mundo de la salud, la cirugía robótica se ha erigido como principal tratamiento para los cánceres de próstata, renales o de vejiga. Según datos de Hospital Quirón Barcelona, «el 90% de los pacientes que se trató mediante esta técnica quirúrgica no ha requerido tratamiento complementario, dado que la enfermedad se encontraba dentro de la glándula prostática y los márgenes de resección fueron negativos», afirma Miguel Ángel López Costea, urólogo de Hospital Quirón Barcelona y primer cirujano que intervino a un paciente con el robot Da Vinci en la sanidad privada catalana en 2011.

Cáncer de próstata, el hermano pobre de los tumores

«La cirugía robótica ofrece múltiples ventajas en comparación con la abierta y la laparoscópica. De entrada, te facilita una mejor visión, ya que al integrar dos lentes da una visión en 3D que permite una mejor relación espacial de los órganos», indican Antono Alcaraz y Mireia Musquera, urólogos de Centro Médico Teknon. «Además, este sistema magnifica la imagen entre cinco y 10 veces, siendo esta magnificación mayor que en la cirugía convencional. Esto favorece una mejor identificación en las estructuras y una disección más precisa», añaden ambos especialistas.

El novedoso sistema ayuda a hacer incisiones de pocos centímetros para introducir instrumentos en miniatura, así como una cámara que ofrece la imagen en tres dimensiones. Otras ventajas radican en que el robot elimina el temblor natural y da la capacidad de maximizar la precisión de los movimientos del cirujano. Al mismo tiempo, esta técnica concede un mayor rango de movimientos, puesto que facilita giros imposibles para la mano humana con tan poco espacio. Por último, esta tecnología da un acceso a sitios muy difíciles para técnicas no robóticas .

De cara al paciente, tal y como detalla Juan Morote, urólogo de Hospital Universitario Dexeus y con una experiencia acumulada de más de 2.000 prostatectomías radicales, «los beneficios de este método a la persona operada de cáncer de próstata son la mejoría en resultados funcionales». Entre ellos destaca «la recuperación precoz de la continencia urinaria y de la potencia sexual».

¿Cómo prevenir?

Existen algunos factores de riesgo que hay que tener en cuenta:
Raza: el cáncer de próstata presenta grandes variaciones de incidencia según la zona del mundo. En Europa son los escandinavos los que mayor incidencia presentan. En los paises del sur como España, Grecia o Italia presentan una tasa de cáncer de próstata más baja. Es más frecuente en afroamericanos que en blancos americanos. Los hombres de ascendencia asiática o los habitantes de las islas del Pacífico tienen las tasas más bajas de incidencia y mortalidad.
Herencia: se estima que un 10% de los casos de cáncer de próstata pueden presentar un componente hereditario.
Edad: es una enfermedad que, fundamentalmente, afecta a varones con edad avanzada. El 75% de los casos son personas mayores de 65 años. Algunos expertos dicen que si se viviera 100 años todos los varones tendrían cáncer de próstata.
Hormonas: el inicio y la progresión están influenciados por los andrógenos (testosterona). Se sabe que estos tumores disminuyen o desaparecen cuando lo hacen los niveles de dicha hormona.
Dieta: hay evidencia que sugieren que las dietas con alto contenido en grasas podrían aumentar el riesgo de cáncer de próstata.

ABC

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones