Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 13 ...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Salud

Valore su prefragilidad

  • Escrito por Redacción

PREFRAGILIDAD

Tener uno o dos de estos signos se asocia con un riesgo elevado de problemas vasculares. Un estudio habla de seis parámetros que todos podemos valorar

 Casi toda la sociedad conoce bastante bien la mayoría de factores de riesgo de enfermar. Desde hace algunos lustros, se repite hasta la saciedad la trascendencia de mantener a raya el colesterol, controlada la tensión arterial y los valores de azúcar en sangre. Llevamos décadas repitiendo que el tabaco es un arma de destrucción masiva. Nunca hasta ahora la dieta mediterránea había tenido tanto eco como elemento clave para mantener la salud, ni el sedentarismo estaba considerado un problema severo. También es conocido que una copita de vino al día puede ser algo beneficioso aunque los expertos insisten en que, sin embargo, media botella de continuo puede arruinar el hígado, el corazón, y hasta el cerebro.

¿Queda a estas altura alguna cosa más que merezca la pena controlar para cumplir más años de los que cumplieron nuestros antepasados, pero con la salud en buen estado y así poder llegar a ser longevos en una buena forma? Puede que sí.

En uno de los últimos números del Journal of American Collegue of Cardiology (JACC), la revista que dirige el español Valentín Fuster, se acaba de publicar un trabajo italiano que sugiere que sería conveniente valorar lo que se ha bautizado como prefragilidad , para, si está presente, corregirla en la medida de lo posible. La prefragilidad se asocia a un aumento de considerable riesgo de padecer patología cardiovascular seria. ¿Cómo se mide la fragilidad?

Los parámetros que hay que tener en cuenta son sencillos. Para valorarlos no se necesita la presencia de médico o enfermera y tampoco hacen falta de análisis de sangre o técnicas de imagen.

Hay que fijarse en:

  1. La velocidad al caminar. Cuando se recorren cuatro metros a un ritmo razonable, bien. Si, por el contrario, cuesta un poco, entonces estamos acumulando el primero de los parámetros de la fragilidad.
  2. La fuerza con la que agarra la mano. El apretón. Se mide fácilmente con un dinamómetro, o incluso con esos muelles que tienen las tiendas deportivas para entrenar la fuerza de la muñeca.
  3. Tener un bajo consumo calórico, o lo que es lo mismo el moverse muy poco. Hay muchas personas que van de sillón en sillón y apenas están activos unos minutos diarios. No queman calorías. Es uno de los senderos hacia la fragilidad.
  4. Perder peso sin intención de hacerlo. Un signo que no quiere decir que se padezca un cáncer, sino que, con la edad y la apatía, se van perdiendo músculo, y por lo tanto, kilos.
  5. ¿Tiene usted, lector, capacidad para levantarse cinco veces seguidas de una silla sin tener que apoyarse en sus brazos? Porque, si no la tiene, lo que tiene es un signo más de fragilidad.
  6. Lo último que debe valorar es su equilibrio. De pie, con un pie al lado del otro, juntos. ¿Se sostiene? Bien. Trate ahora de poner un pie delante del otro: como lo hacen los funanbulistas en los circos. Apriete los los muslos para sostenerse bien. Es un poco difícil. Si lo consigue, es muy buen dato.

El trabajo del JACC que se menciona al inicio de este comentario lo dirigieron expertos de la Universidad de Padua. Hicieron estas pruebas a un extenso grupo de personas mayores y los siguieron a lo largo de años. Después de ajustar escrupulosamente los factores que se sabe que influyen asimismo en el riesgo de padecer problemas vasculares, concluyeron que la prefragilidad (tener 1 o 2 signos de los que se han descrito) se asocia con un riesgo elevado de tener problemas vasculares serios que afecten al corazón o al cerebro.

En el editorial que acompaña al estudio, escrito por la doctora Kesley Flint de la Universidad de Colorado en EEUU, se pone de manifiesto una pregunta. ¿Tener prefragilidad ayuda a padecer problemas cardiovasculares, o es que los problemas cardiovasculares en fases aún subclínicas conducen a la fragilidad? ¿Qué fue antes, el huevo o la gallina? En cualquier caso, hasta que se depuren algo más estas incógnitas, es muy interesante contar con nuevos parámetros fáciles de medir para, si están presentes, poner mucho más énfasis en la necesidad de corregirlos y así intentar paliar sus consecuencias a medio y largo plazo.

EL MUNDO

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones