Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Salud

Beber alcohol antes de dormir da sueño pero perjudica el descanso

  • Escrito por Redacción

ALCOHOL

El alcohol adormece, quien lo probó lo sabe, pero esa sensación evidente puede conducir a conclusiones equivocadas. Beber antes de dormir puede parecer una actividad adecuada para facilitar el sueño, pero el efecto al final es que el descanso empeora. Estas son las conclusiones fundamentales de un grupo de investigadores que ha publicado su trabajo en la revista Alcoholism: Clinical & Experimental Research.

Para analizar los efectos de tomar alcohol antes de dormir, los autores realizaron electroencefalogramas con los que midieron la actividad cerebral durante el sueño en personas de entre 18 y 21 años que habían tomado alcohol (casi medio litro de vodka con naranja). Aunque en un principio se observó un incremento en la potencia de las ondas delta, relacionadas con las fases más profundas del sueño, esenciales para un buen descanso, también detectaron un aumento de la actividad alfa frontal, síntoma de perturbaciones del sueño.

Según explican en su artículo los investigadores, liderados por Christian Nicholas, de la Universidad de Melbourne, sus resultados sugieren que la actividad simultánea de ondas delta y alfa debe verse como algo muy distinto del incremento solo de la positiva actividad delta. Este fenómeno, bautizado en los años setenta como sueño alfa delta, reduciría la actividad reparadora del sueño NREM (no REM), uno de los periodos por los que se pasa cuando se duerme. Además, esta combinación de ondas alfa y delta se ha observado en pacientes con trastornos del sueño que se levantan cansados y se ha relacionado con dolores de cabeza o musculares y mal estado de ánimo.

También se han visto estos incrementos en actividad alfa delta en personas con dolor crónico, por lo tanto, ha afirmado Nicholas, “si el sueño se ve perturbado regularmente por el consumo de alcohol antes de dormir, en especial durante largos periodos de tiempo, esto podría tener efectos perniciosos sobre el bienestar durante el día y funciones neurocognitivas como el aprendizaje o la memoria”.

EL PAIS

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones