Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 13 ...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Religión

El Papa pide «discernimiento» con los divorciados vueltos a casar y valorar también su «conciencia»

  • Escrito por Redacción

29597 la cuestion de la comunion a los divorciados vueltos a casar queda en la exhortacion confiada al discernimiento pastoral

El punto más esperado de la exhortación apostólica postsinodal Amoris Laetitia, dada a conocer este viernes por la Santa Sede, era el relativo a la decisión que finalmente adoptaría el Papa sobre la admisión al sacramento de la Eucaristía de personas casadas por la Iglesia y que posteriormente mantienen una relación de adulterio objetivo con otra persona.

Francisco mantiene una línea continuista con la Relación postsinodal, citada con abundancia en el texto, e insiste en la necesidad del "discernimiento" a la hora de la pastoral con las personas en esta situación.

El Papa consagra a esta cuestión el capítulo octavo: Acompañar, discernir e integrar la fragilidad, y en particular el epígrafe Discernimiento de las situaciones llamadas "irregulares". En ningún momento este capítulo hace referencia de forma específica a la admisión a la Eucaristia.

El Papa cita, y por tanto hace suyas ("acojo las consideraciones de muchos Padres sinodales", dice), las palabras de la Relatio, en el sentido de que estos "bautizados que se han divorciado y se han vuelto a casar civilmente deben ser más integrados en la comunidad cristiana en las diversas formas posibles, evitando cualquier ocasión de escándalo.... Su participación puede expresarse en diferentes servicios eclesiales: es necesario, por ello, discernir cuáles de las diversas formas de exclusión actualmente practicadas en el ámbito litúrgico, pastoral, educativo e institucional pueden ser superadas. Ellos no sólo no tienen que sentirse excomulgados, sino que pueden vivir y madurar como miembros vivos de la Iglesia, sintiéndola como una madre que les acoge siempre, los cuida con afecto y los anima en el camino de la vida y del Evangelio" (n. 299).

El Papa, que poco antes ha distinguido entre una inexistente "gradualidad de la ley" y una necesaria "gradualidad en la pastoral", afirma que "los divorciados en nueva unión.. pueden encontrarse en situaciones muy diferentes, que no han de ser catalogadas o encerradas en afirmaciones demasiado rígidas sin dejar lugar a un adecuado discernimiento personal" (n. 298).

Por tanto, "si se tiene en cuenta la innumerable diversidad de situaciones concretas... puede comprenderse que no debía esperarse del Sínodo o de esta Exhortación una nueva normativa general de tipo canónica, aplicable a todos los casos", e insiste en que "sólo cabe un nuevo aliento a un responsable discernimiento personal y pastoral de los casos particulares, que debería reconocer que, puesto que «el grado de responsabilidad no es igual en todos los casos», las consecuencias o efectos de una norma no necesariamente deben ser siempre las mismas" (n. 300).

Posteriormente el Papa introduce un nuevo matiz: "A partir del reconocimiento del peso de los condicionamientos concretos, podemos agregar que la conciencia de las personas debe ser mejor incorporada en la praxis de la Iglesia en algunas situaciones que no realizan objetivamente nuestra concepción del matrimonio" (n. 303).

Pero eso no puede ser convertido en norma general porque "ello no sólo daría lugar a una casuística insoportable, sino que pondría en riesgo los valores que se deben preservar con especial cuidado" (n. 304).

La única referencia en toda esta parte a la Eucaristía está en una nota al pie: "A causa de los condicionamientos o factores atenuantes, es posible que, en medio de una situación objetiva de pecado —que no sea subjetivamente culpable o que no lo sea de modo pleno— se pueda vivir en gracia de Dios, se pueda amar, y también se pueda crecer en la vida de la gracia y la caridad, recibiendo para ello la ayuda de la Iglesia" (n. 305).

Y aquí Francisco añade en la nota 351: "En ciertos casos, podría ser también la ayuda de los sacramentos. Por eso, «a los sacerdotes les recuerdo que el confesionario no debe ser una sala de torturas sino el lugar de la misericordia del Señor»", una cita de la exhortación apostólica Evangelii gaudium a la que añade esta otra del mismo documento: "Igualmente destaco que la Eucaristía «no es un premio para los perfectos sino un generoso remedio y un alimento para los débiles»".

RELIGION EN LIBERTAD

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones