Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Religión

La Biblia, una brújula para navegar por el arte, la arquitectura y las letras

  • Escrito por Redacción

BIBLIA

Entrar a una pinacoteca sin conocer la Biblia es como echarse a la mar sin brújula porque ese texto sagrado es un bien común: sus mitos, cuentos y leyendas trascienden la religión y han forjado nuestra sociedad.

Conocerlos es un regalo cultural, han subrayado a Efe varios autores de literatura juvenil. ¿Cómo entender el mundo sin los relatos del Antiguo y el Nuevo Testamento? ¿Cómo comprenderlo sin saber quiénes son Abraham, Goliat, la reina de Saba o María Magdalena?, se pregunta el escritor francés Philippe Lechermeier en el prefacio de "Una biblia" (Edelvives), ilustrada por su compatriota Rebecca Dautremer. "Una biblia" no es la Biblia, con mayúscula, precisa Lechermaier, sino una recopilación de las historias que la componen y que, "al margen de que se sea creyente o no", de que "nos gusten o no", han "forjado" nuestras sociedades, se "inmiscuyen" en nuestra vida cotidiana y "circulan" en nuestro inconsciente colectivo.

Sin conocer "los fabulosos cimientos de nuestra sociedad" no se puede "descifrar" el arte, la arquitectura o la literatura, subraya.

Esta es la primera vez que alguien reescribe la Biblia, desde el Génesis hasta resurrección de Jesús, como si fuese una novela, en un proyecto cuya idea nació en la cabeza de Lechermaier hace cinco años y al que se sumó casi desde el principio Dautremer.

ADVERTISEMENT

La ambición de ambos era hacer "una biblia lo más laica posible, una biblia cultural", pero con un "inmenso respeto" hacia un texto que es "sagrado" para muchos creyentes y con el cuidado de "no herir a nadie", dice a Efe la ilustradora, nacida en el seno de "una familia católica muy piadosa".

Por sus páginas desfilan los personajes más destacados del Antiguo Testamento: Adán y Eva, Caín y Abel, Noé, Judith, Jonás, Moisés, Abraham, Jacob, Isaac y muchos otros. Son historias de familias, de amor, de guerras...

Y también los del Nuevo Testamento, con Jesucristo como protagonista: su vida, sus amigos, sus aventuras, sus ideas.

Lechermeier relata todas esas historias a su manera, con mucha sensibilidad, con un lenguaje muy cuidado, muchas veces poético, con cuentos, con canciones e incluso con una pieza teatral.

El resultado es "un bello objeto", de casi 400 páginas, que sale simultáneamente en varios idiomas, y en el que se ha cuidado "con mimo cada dibujo, cada palabra", subraya Dautremer.

"Las historias de la Biblia han esculpido, moldeado y fabricado nuestra cultura, por tanto no hay razón para darles la espalda, es muy importante conocerlas se sea creyente o no, después cada uno las interpreta como quiere", insiste esta alabada ilustradora, "exhausta" tras el "mayor" trabajo que ha abordado "nunca".

"Apasionante" fue también para Rosa Navarro Durán la adaptación de este "libro maravilloso, uno de los fundacionales de la cultura occidental", subraya a Efe la catedrática, que hizo para edebé en 2012 y que tituló "La Biblia contada a los niños".

Recuerda que sufrió "mucho" durante su elaboración porque el material era "inmenso" y tenía que seleccionar algunos episodios, y además iba con "pies de plomo" porque en sus manos tenía "palabra sagrada" para los creyentes de dos religiones, judíos y cristianos.

"Es un libro esencial en la transmisión de la cultura", subraya esta experta en el Siglo de Oro español, cuya lectura recomienda a "niños, jóvenes y adultos con pocas competencias lingüísticas".

Y es que si leen estas versiones más sencillas y actualizadas de la Biblia acumularan un conocimiento esencial para "ir a museos y entender qué están viendo, leer y entender las alusiones, y no permanecer al margen de nuestra cultura", insiste Navarro.

De la misma opinión en Maite Carranza, premio Cervantes Chico 2014, para quien "las historias de la Biblia, como Adán y Eva o Jonás y la ballena, entre otras, son sumamente necesarias para entender el arte, la historia y el mundo en que vivimos".

Y es que esas historias, al igual de las influencias grecolatinas o árabes, forman parte de "nuestro acervo cultural" y "nos enriquecen muchísimo", apunta a Efe, por su parte, Daniel Arboleda, Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil 2014.

Privar a alguien de ese "elemento vertebrador" de la cultura supone, añade, condenarle a una "carencia" importante.

La Razón digital

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones