Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Religión

Mozart y los Padres hicieron católico al padre Spencer, tío tatarabuelo de Guillermo de Inglaterra

  • Escrito por Redacción

19261 el padre ignatius spencer  a la izquierda  y su sobrino lejano  a la derecha  en malta

El pasado 21 de septiembre, Guillermo de Cambridge, segundo en la sucesión al trono de Inglaterra, asistió en La Valeta a su primera misa católica. Y aunque fue una presencia protocolaria, como representante de la corona británica en la celebración del quincuagésimo aniversario de la independencia de Malta, fue noticia en un país donde está llamado a ser jefe del anglicanismo cuando herede a la reina Isabel y a su padre Carlos, príncipe de Gales.

El hecho sirvió para recordar que la madre de Guillermo, Diana Spencer (1961-1997), y por tanto el mismo William, tienen un antepasado católico de gran notoriedad, el padre Ignatius Spencer (1799-1864), tío tatarabuelo de Lady Di, cuyo proceso de beatificación está en estudio tras reconocerse en 2010 sus virtudes heroicas.

Entre el infierno y la Patrística
Spencer era anglicano y no había mostrado un particular interés hacia el catolicismo hasta que, "asistiendo en París a una representación de la ópera Don Giovanni, de Mozart, le impactó la escena en la que el anti-héroe, Giovanni, seductor y blasfemo, es conducido al infierno por un grupo de demonios", explica Simon Caldwell en Catholic Herald.

Eso fue sólo el inicio de sus reflexiones. Nombrado pastor en una parroquia anglicana de Brighton,  se volcó en el cuidado de los pobres, enfermos y moribundos, al tiempo que se cuestionaba sus convicciones. Empezó a estudiar todas las corrientes protestantes, desde la High Church anglicana hasta el evangelismo, y se encontró con que no lograba justificar teológica ni escriturísticamente los 39 artículos que fundamentan la confesión anglicana y, en general, los principios de la Reforma.

Fue entonces cuando se acercó a los Padres de la Iglesia: "Como muchos conversos actuales, Spencer encontró en los escritos de San Juan Crisóstomo y de San Gregorio Magno una explicación para las diferencias entre el pensamiento protestante y el pensamiento católico", afirma Kathy Schiffer en Patheos.

Contactó con sacerdotes que le animaron a seguir profundizando en la Patrística. Y conoció a Ambrose Phillips de Lisle, un recién converso al catolicismo que sin embargo acabaría teniendo problemas con la Santa Sede por el eclecticismo de sus actividades para promover la unidad de los cristianos. Pero en aquel momento fue un apoyo decisivo para Spencer, quien en 1830 dimitió de su cargo para ser recibido en el seno de la Iglesia.

Un deseo cumplido: morir en una cuneta
Se trasladó a estudiar a Roma, donde fue publicando en un periódico la historia de su conversión. Ingresó en la congregación de los pasionistas (fundada en 1720 por San Pablo de la Cruz), donde vivió en una pobreza radical, él que provenía de la quinta familia más rica de Inglaterra.

El mismo Phillips de Lisle señala ese punto de la relevancia de su estirpe como un mérito más de su conversión: "Renunciar a los errores y prejuicios que se han absorbido desde la infancia es quizá el acto del deber más difícil que puede nunca realizar un ser humano... Rehusó a todos sus bienes y a sus perspectivas mundanas para seguir los dictados de su conciencia y alcanzar la mayor bendición: la comunión con la verdadera Iglesia de Cristo".

Se consagró a los inmigrantes irlandeses, de tanta pobreza que muchos vivían en cuevas, y expresó su deseo de morir "en una zanja, oculto y desconocido". Y lo consiguió. El hijo del Primer Lord del Almirantazgo, hermano de una institutriz de la Reina Victoria, primo del Lord Lucan que dio la célebre orden de carga a la Brigada de Caballería Ligera en la Guerra de Crimea, alumno de Eton y Cambridge, murió de un síncope en la cuneta de un perdido camino rural, cerca de Edimburgo, solo y sin nada en los bolsillos, salvo la cruz de la Pasión en el pecho, característica del hábito de su orden. Para él eso era suficiente.

RELIGION EN LIBERTAD

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones