Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 13 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 05 de...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Historia

LA APORTACIÓN DEL GRAN CAPITÁN AL ARTE MILITAR

  • Escrito por Redacción

gran-capitan

LA APORTACIÓN DEL GRAN CAPITÁN AL ARTE MILITAR

por Tomás San Clemente De Mingo

 A finales del siglo XVI, en Italia se dirimirán la hegemonía europea, dos potencias: España y Francia. Ambos además de antagonistas, presentan dos estructuras militares totalmente diferentes en el sur de Italia; el francés que invade Italia en 1499 a las órdenes de Carlos VIII y en el que su principal fuerza era la caballería ligera y pesada.

La Gens d´armes, era la auténtica caballería pesada nobiliaria, de gran prestigio y principal arma del ejército francés. De hecho, todas las tácticas de combate gravitaban en torno a las cargas de caballería a campo abierto. Los galos estaban convencidos de la superioridad de la gendarmería francesa y en estos tiempos no mostraron mucho interés por la infantería, quedando relegada a un segundo plano y en un papel testimonial. Francia prefirió contar con los servicios de los helvéticos cuyos escuadrones de piqueros ejercían de mercenarios por toda Europa. Tanto Francia como España reconocían la superioridad suiza, pero mientras Francia había optado por asegurar los servicios de los suizos, España decidió copiar el modelo de forma resuelta. En palabras de René Quatrefagues : "La sorpresa en el caso de España fue el sobrepasar brillantemente el papel de imitadora hasta en convertir en modelos a los infantes de los tercios(1)".

PISUIMercenarios suizos

La experiencia militar española se había sustentado en los largos años de lucha contra los musulmanes en tierras hispanas, imponiendo tácticas totalmente diferentes: escaramuzas, emboscadas y la guerra de asedio. La caballería quedaría en un segundo plano, cobrando especial protagonismo la infantería. Así, la guerra de desgaste sobre el adversario, el perfeccionamiento a la hora de sitiar plazas fuertes, dieron unos espectaculares resultados a Fernández de Córdoba. Pero su principal éxito fue el potenciar y profesionalizar la infantería como cuerpo permanente frente a una pesada gendarmería francesa que tras dos o tres cargas resultaba su acción poco móvil y en gran medida, entorpecía los movimientos de otras unidades. Es más, los franceses, estaban confiados en la fuerza de choque de sus gendarmes y eran incapaces de concebir el derrotar a sus enemigos de otra forma que no fuera por medio de una carga frontal.

Fernández de Córdoba, para llevar a cabo su experimento militar, se valió de una férrea disciplina, dividiendo las unidades de infantería en otras más pequeñas y operativas. A nivel orgánico, articuló la compañía, compuesta de 250 hombres (en la teoría) al mando de un capitán. La unión de tres compañías conformaron una bandera, y la unión de seis compañías dio lugar a la coronelia, compuesta por 1500 plazas a cargo de un coronel ó cabo de colunela. En la unión de la dos ó tres coronelías se encuentra el origen o germen de los futuros tercios. Es posible que el término "tercio" provenga de una formación teórica de las capitanías: 100 coseletes con picas más 100 rodeleros con espadas para introducirse entre las formaciones; y, por último, una tercer parte compuesta por unos 50 hombres destinados, en un primer momento, a ballesteros pero sustituidos por el gran capitán por arcabuceros. Estos últimos fueron el núcleo principal de la infantería, así lo determinó el Gran capitán y ocuparon una posición central en el escuadrón (unidad táctica en la que los piqueros eran relegados a fuerza defensiva para abrigar a los arcabuceros). Bien es cierto que los primeros que utilizaron la técnica del escuadrón fueron los suizos, que como hemos mencionado anteriormente, configuraban la infantería francesa y que estaban inspirados en las falanges macedónicas; grandes bloques compactos de escuadrones de piqueros de unos 100 hombres de largo por 60-80 de profundidad. En teoría, invulnerables ante las cargas de caballería, y que dio grandes resultados al monarca francés Carlos el temerario (Carlos I de Valois) en 1476. Los costados de dichos escuadrones permanecían cubiertos y no era preciso el giro de toda la unidad para hacer frente al enemigo desde los lados, tan solo bajando las picas de las cuatro o cinco filas del lado próximo al peligro el flanco quedaba protegido. La rigidez del sistema era "su talón de Aquiles", pues los escuadrones eran poco flexibles e incapaces de mantener la cohesión ante grandes obstáculos naturales. Zonas donde la caballería no solía atacar, pero si la infantería española de Fernández de Córdoba que estaba organizada en escuadrones más pequeños, por tanto con mayor movilidad y flexibilidad, capaces de alternar el uso de la pica con el poder del fuego portátil.

prosPróspero Colonna

El Gran Capitán concibió la guerra como un trabajo en equipo en el que cada individuo tenía una función, además supo rodearse de subalternos capaces de ofrecer soluciones a los múltiples problemas. Pedro Navarro, gran ingeniero militar e inventor del sistema de minas para reducir las fortalezas, o Diego García de Paredes, Iñigo López de Ayala, ó el italiano Próspero Colonna son claros ejemplos. En momentos clave supo insuflar a la tropa los ánimos suficientes en los momentos previos a la contienda o en las situaciones más adversas. En este sentido y en líneas generales, se puede decir que fue hábil para preservar el control y la disciplina de sus hombres en los momentos difíciles.

Fue el percusor de una nueva forma de entender y hacer la guerra en la que tenía un papel preponderante la infantería con una reorganización y reestructuración del escuadrón de piqueros y arcabuceros como unidad de combate del ejército, donde la instrucción y el adiestramiento, el régimen disciplinario y la moral del combatiente eran piezas fundamentales.

HISTORIA REI MILITARIS (www.historiareimilitaris.com)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones