Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 13 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 05 de...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Historia

4 DE JULIO: Independencia de EEUU, rebeldes a la fuerza

  • Escrito por Redacción

INDEPENDENCIA USA

REBELDES A LA FUERZA

El 10 de febrero de 1763 Inglaterra y Francia firmaron la Paz de París, que puso fin a la Guerra de los Siete Años.

La contienda involucró a las grandes potencias europeas y sus efectos se dejaron sentir en todo el mundo. Lo que nadie podía ni siquiera imaginar era que la nación triunfante en América, Gran Bretaña, que había conseguido remontar tras las primeras derrotas infligidas por los franceses, perdería con el paso de los años, y probablemente como consecuencia de la errónea gestión de la posguerra, sus colonias en América del Norte.

La victoria británica le devolvió la hegemonía del comercio mundial -los franceses cedieron territorios por el norte y solo mantuvieron Luisiana y la desembocadura del Misisipí-, pero multiplicó por 100 sus gastos presupuestarios. De modo que propició un cambio en el statu quo y una nueva relación de la metrópoli con sus 13 colonias.

El Parlamento británico adoptó iniciativas para aumentar la responsabilidad fiscal de los colonos, y al mismo tiempo reforzó las fronteras con 10.000 casacas rojas teóricamente apostadas para defender a sus súbditos de contraataques franceses y emboscadas nativas. Todas estas medidas pusieron fin a la política del descuido saludable -también llamada de saludable abandono o saludable negligencia-. Inglaterra quería aplicar a las colonias una administración eficiente. Los colonos entendieron que se procedía a una intromisión intolerable.

A principios de abril de 1764, el Parlamento británico acordó -con un solo voto en contra- la primera revisión del modelo de comercio con las colonias desde 1733: la Ley Tributaria, más conocida como Ley del Azúcar, que impuso gravámenes -y un exhaustivo control de aduanas- a la importación de varios productos además del azúcar: vino, café, algodón, pieles, hierro, madera... Justo un año más tarde, en 1765, otras dos iniciativas colmaron la paciencia de los americanos: la Ley de Acuartelamiento de las tropas y, sobre todo, la Ley del Timbre, que tenía un antecedente, la Post Office Act (Ley de Servicio de Correos), de 1710, que los colonos aceptaron en su momento de buen grado porque no vieron que tuviera afán recaudatorio.

Total que, como señala Barbara Tuchman, "Gran Bretaña creó rebeldes donde no los había". Se había prendido la mecha de la revolución que derivó en 1776 en la Declaración de Independencia de las colonias americanas.

Fuente: EL MUNDO

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones