Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Historia

El esplendor del Imperio Español

  • Escrito por Redacción

la-armada-invencible.flota

Uno de los imperios más extensos que haya conocido la historia humana, una pequeña nación que no llegaba a los diez millones de habitantes, que dominó el mundo durante cerca de dos siglos y cuyo imperio, aunque mermado en los últimos años, se extendió desde el siglo XVI hasta 1898.

El Imperio español, basado en una monarquía autoritaria que acabaría derivando hacia un completo absolutismo, basó su dominio mundial en la riqueza proveniente de América, en la importancia de la iglesia católica y sobre todo en unas poderosas e innovadoras fuerzas armadas, poseyendo una gran flota,  la mejor infantería del mundo y una de las mejores de la historia, los Tercios Españoles.

El Imperio Español vivió su "siglo de oro" entre 1521 y 1643, ya no solo en el ámbito militar sino también en el ámbito cultural, y es que muchos de los grandes nombres de la literatura española son de esta época, figuras de la talla de Miguel de Cervantes, Quevedo, Góngora, Lope de Vega, Fray Luis de León, Garcilaso de la Vega o Tirso de Molina vivieron al amparo del gran esplendor del Imperio Español.
La decadencia del Imperio Español se debió a una nefasta gestión de los recursos de la corona, por la decreciente llegada de metales preciosos de América, por el auge de otra potencias coloniales como Inglaterra, Francia u Holanda, y sobre todo por las continuas guerras que el ejército español tuvo que soportar en todo el mundo, imperios américanos, ingleses, franceses, holandeses, otomanos, portugueses, protestantes de diferentes estados europeos e incluso Estados Unidos. Si algo sabemos con certeza del Imperio Español, es que enemigos nunca le faltaron.
 
Nombre: Imperio español.
Forma de gobierno: Monarquía absoluta principalmente.
Duración: 1492 - 1898.
Máxima extensión del Imperio español (diacrónico)
Capital: Toledo (1492 - 1561), Madrid (1561 - 1601), Valladolid (1601 - 1606), Madrid (1606 en adelante).
Religión: Crisitana Católica


bandera-imperio-español

 
En la historia de España hay un antes y un después en el año 1492, año en el que ocurren dos hechos que marcarán el porvenir del futuro Imperio Español. Por un lado, el último reino musulmán existente en la Península Ibérica, el Reino de Granada, fue conquistado por las tropas de los Reyes Católicos y por otro lado se llevó a cabo el Descubrimiento de América de la mano de Cristobal Colón. Unos años antes, concretamente en 1479, Fernando II de Aragón hereda el Reino de Aragón uniéndose en un mismo matrimonio los dos grandes reinos ibéricos. Los Reyes Católicos logran durante su reinado una exitosa política exterior anexionando a sus posesiones las Islas Canarias y puntos estratégicos del Norte de África como Melilla, Orán, Argel o Trípoli entre otros. Tras la muerte de Isabel II de Castilla, Fernando II, más beligerante que su esposa, declaró la guerra al Reino de Navarra que pasaría en 1521 a manos castellanas completando la unificación de la España que hoy conocemos. Además llevó a cabo una política antifrancesa en la Península Itálica que llevaría a España a una serie de campañas en las que el Gran Capitán establecería las bases de los Tercios y revolucionaría el mundo militar, destaca en este aspecto la toma de Milán. Para aislar a Francia, la gran potencia por aquella época, desde España se llevó a cabo una importante política matrimonial con las casas de Austria, Borgoña e Inglaterra, esto originó que tras la muerte de Felipe el hermoso y la incapacitación de su mujer, la legítima heredera de los Reyes Católicos, Juana "la loca", recayese la corona española en Carlos de Austria, comúnmente conocido como Carlos I de España y V de Alemania (del Sacro Imperio Romano Germánico para ser más correctos, al recibir la herencia de dicho imperio en 1520) que a su vez ostentaba el control sobre Austria y Borgoña. Carlos I destacó por sus victorias militares en Italia, como la Batalla de Pavía, o el Saco de Roma, que desarbolaron al ejército francés y en Alemania derrotando a la Liga Smakalda, una coalición protestante, en la Batalla de Mühlberg.


imperio-español
 
Ya en tiempo de los Reyes Católicos comenzaron a salir expediciones, con rumbo a América, conocidos son los viajes de Colón que aposentaron la presencia española en Nuevo Mundo y de donde pronto comenzaron a extraer grandes cantidades de oro y sobre todo plata. Durante el reinado de Carlos I, los conquistadores españoles Hernán Cortés en 1521 y Francisco Pizarro en 1532, derrotarían a los Imperios Azteca e Inca respectivamente lo que aseguraba la presencia española y la explotación de los territorios americanos por más de dos siglos de donde llegaron cerca de 90.000 toneladas de plata y 850 toneladas de oro en todo el periodo colonial amen de otros productos como el cacao o el azucar. Fue con Carlos I cuando  comenzó el Siglo de Oro español con un inédito florecimiento de las artes y las ciencias españolas.
A Carlos I le sucede Felipe II, monarca con el que se alcanza la máxima extensión del imperio, hasta nuestros días ha llegado la célebre frase de "En el Imperio Español no se pone el sol". Los conquistadores españoles pusieron sus miras también en el este, convirtiendo a España en el único país en descubrir tres continentes, América, Oceanía y la Antártida. En esta época se descubren y anexionan las Filipinas (nombre puesto en honor a Felipe II) y Juan Sebastián Elcano completa por primera vez en la historia la vuelta al mundo. Francia continuó con su política beligerante pero encajó gravísimas derrotas tras la Batalla de San Quintín y la Batalla de Gravelinas.
Por otra parte el Mar Mediterráneo comenzó a tomar protagonismo cuando el Imperio Otomano y los piratas argelinos comenzaron a atacar plazas costeras españolas. Pero victorias españolas como las del Sitio de Malta o sobre todo la Batalla de Lepanto, con una gran flota cristiana comandada por Don Juan de Austria, acabaron con la amenaza islámica en Europa.

imperio-español
Por si fuera poco, rebeldes calvinistas holandeses se revelaron comenzando una interminable guerra contra la corona española, allí se enviaron a los Tercios de Flandes que a un altísimo coste mantuvieron la presencia española de la mano de El Duque de Alba. Para aliviar la situación financiera española, en suspensión de pagos, Felipe II puso sus miras en Portugal, a la que requisó por la fuerza todas sus posesiones basándose en un derecho hereditario. La conquista se completó tras la Batalla de la Isla Terceira, convirtiéndose Felipe II también en Felipe I de Portugal, consiguiéndose de esta forma la unificación total de la Península Ibérica.
Aprovechando los múltiples frentes españoles abiertos, Isabel I de Inglaterra envió ayuda a los rebeldes holandeses para debilitar a España, a la vez que Sir Francis Drake realizaba varios ataques a plazas españolas, destacando el ataque al  Puerto de Cádiz. Por esto, Felipe II creó la Armada Invencible, que falló en su cometido de transportar a los Tercios de Alejandro Farnesio a suelo inglés. Un año más tarde es Inglaterra quien envía a la Invencible Inglesa, que es destruida en las costas galaico-portuguesas. La paz firmada entre Inglaterra y España es finalmente favorable a esta última.
Con la muerte de Felipe II, y la subida al trono de Felipe III que apenas se interesaba por los asuntos políticos, España sufrió dos graves bancarrotas en apenas 15 años (1596 y 1607) dejando patente un elevado nivel de corrupción en la corte.Con Felipe III hubo un periodo, denominado la Pax Hispánica, que alivió la situación militar del Imperio, no obstante poco después y a pesar de las victorias militares en Flandes como el Asedio de Breda, la guerra en Flandes continuó siendo una pesada losa para el Imperio.

imperio-español
A la muerte de Felipe III su sucesor, Felipe IV dejó gran parte de la política exterior en manos de su balido el Conde Duque de Olivares. Este último llegó a la conclusión de que detrás de la tranquilidad del Imperio Español, estaba Flandes, y que ese pequeño territorio por culpa del enorme capital holandés era la clave del porvenir del Imperio Español. En un principio la Guerra de los Treinta años, como se apeló al conflicto, comenzó favorable para los intereses de la corona española tras la reconquista de Breda y la Batalla de Nordlingen. No obstante, el agotamiento económico de la corona española que llevaba ya más de siglo y medio de continuas guerras hizo que las tropas comenzasen a quedar relativamente desfasadas y faltas de modernización. En 1636 una importante flota española que transportaba grandes suministros es derrotada en la Batalla de las Dunas quedando las tropas de Flandes sin poder recibir ayuda de la Península Ibérica. En 1643 llega un gran golpe para la moral del ejército español de la mano de la derrota en la Batalla de Rocroi, un golpe más importante por lo que simbolizó que por el efecto estratégico que supuso la derrota. En cualquier caso tras la derrota de Rocroi el Imperio Español comenzó un declive que solo se vería frenado en parte del Siglo XVIII pero el imperio jamás conseguiría ya el nivel de grandeza mostrado a finales del siglo XVI y principios del XVII.


imperio-español
A la situación en Flandes se había unido una revuelta en Portugal en 1640,  la corona española incapaz de sostener tantos frentes no supo responder lo que dio dando lugar de nuevo a la Independencia de Portugal. En 1658 se firma la Paz de Westfalia con los holandeses por la que España renuncia a sus posesiones de Flandes reconociendo la independencia de los Países Bajos.
Con Francia por su parte, la situación no fue mucho mejor, a pesar de alguna victoria aislada como la Batalla de Valenciennes (última victoria de los Tercios), se firmó la Paz de los Pirineos por la que España cedía ciertos territorios a Francia.
Tras estas severas derrotas, la corona española se dedicó a conservar sus posesiones en ultramar y a asegurar sus fronteras, en cualquier caso el Imperio Español había perdido ya su condición de primera potencia mundial y todo su esplendor, un esplendor que ya nunca volvería a brillar de igual manera.
imperio-español

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones