Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada

hospimedicalpatrocinador

Noticias Historia

La Revolución de Octubre de 1934

  • Escrito por Redacción

 

Sin título-5

La Revolución de Octubre de 1934.

Al comienzo de los años 30 y en general todo el periodo en el que la II República estuvo vigente, vino marcado por una gran inestabilidad social, la desunión de la población y el extremismo político estaba a la orden del día.

A las grandes huelgas, movimientos obreros en muchos casos violentos y las acciones de sabotaje anarquistas, se le unieron el fenómeno de los pistoleros, tanto de sectores obreros como contratados a sueldo por grandes empresarios para acabar con los  líderes sindicales. A su vez la patronal y los sectores más conservadores llevaron a cabo otras acciones violentas contra los sectores más combativos de la izquierda. En este clima enrarecido se llevaron a cabo las elecciones de 1933, que fueron ganadas por el Partido Radical presidido por Alejandro Lerroux que había abandonado su línea más exaltada anticlerical para llevar a cabo una política de republicanismo moderado que atraía a los partidos más conservadores y que le llevó al Partido Radical a pactar con el CEDA (Confederación española de derechas autónomas) para dar estabilidad a su gobierno. El CEDA exigió el nombramiento de tres de sus hombres como ministros, a lo que los radicales accedieron. Este nombramiento no fue aceptado por el Partido Socialista, que un año antes había optado ya por una línea insurreccional más activa, con Francisco Largo Caballero a la cabeza. El partido socialista junto a la UGT, decidió llevar su protesta a la calle en forma de Huelga General, con intención de que a esta le siguiese un proceso revolucionario, la Revolución de Octubre del 34 comenzó la noche del 4 de Octubre de 1934.

Nombre: Revolución de Octubre de 1934:

Periodo: II República Española

Fecha: 5 de Octubre de 1934 – 15 de Octubre de 1934

Lugar: Principalmente Asturias y Cataluña

Resultado: Revolución sofocada

Clave: Dura represión del Ejército de África y del general Francisco Franco

Beligerantes

República Española
Ejército de África

 

 

 

Generalidad de Cataluña


Revolucionarios UHP

  •  PSOE
  •  UGT
  •  CNT

Bajas:

Revolucionarios: 1.325 muertos 2.951 heridos más de 30.000 detenidos

Gobierno: 300 muertos entre cuerpos de seguridad y militares.

El Partido Socialista se encargó de extender la noticia de la huelga en muchas ocasiones en mensajes cifrados del tipo “Mama ya esta operada, está bien” con el fin de que nadie sospechase de las verdaderas intenciones revolucionarias del movimiento. Por su parte el famoso diario “El Socialista” publicaba: “Hemos llegado al límite de los retrocesos. Se nos ha embromado a los españoles para que nos prestemos propicios a transigir con una amenaza sangrienta. La consigna es particularmente severa: ¡Ni un paso atrás! ¡Adelante! Todos... En guardia, en guardia”. El partido Socialista había dotado a sus hombres en la clandestinidad de un buen número de armas de fuego, principalmente pistolas y ametralladoras, aunque sus hombres apenas tenían preparación militar y distaban mucho sus fuerzas de ser catalogadas como un “ejército revolucionario” o incluso de considerar a sus hombres como tropas.

El día 5 de Octubre de 1934, es cuando se aprecian las primeras acciones violentas. En Madrid, donde muchos revolucionarios se vistieron de tropas de asalto para camuflarse, el levantamiento pronto fracasó ya que a pesar de que la cantidad de hombres en armas era notable, los mandos no hicieron su labor y la rebelión quedó desencabezada y muchos de los participantes en los actos violentos fueron abandonados por sus dirigentes y arrestados. Tanto en Madrid, como en Andalucía, Castilla La Mancha, Aragón o Extremadura, los anarquistas encuadrados en la CNT, no apoyaron en levantamiento, en algún caso por falta de entendimiento con el sector socialista y porque consideraban que ellos solos se bastaban para acabar con el fascismo, y en la mayoría de casos porque la CNT ya había llevado a cabo sus propias acciones huelguísticas y sus integrantes no podía soportar económicamente otro paro. En las regiones andaluzas los jornaleros que trabajaban en los grandes latifundios también estaban agotados por la Huelga General que habían llevado a cabo meses antes.

 

Sin título-1 copia

En otras zonas de la geografía española como la Comunidad Valenciana, zonas dispersas de Castila y León, La Rioja, Cantabria o Baleares, sí se produjo una actividad subversiva importante, pero no con la fuerza necesaria y a pesar de que en estos puntos se llevaron a cabo acciones violentas puntuales, el movimiento no tuvo la continuidad requerida a pesar de que en puntos como Reinosa (Cantabria) la Revolución de Octubre duró hasta el día 18.

En los únicos puntos de la Península Ibérica donde la Revolución de Octubre del 34 tuvo un notable éxito inicial fue en el País Vasco y sobre todo en Cataluña y Asturias, siendo en esta última provincia donde sucedieron los combates más importantes.

En el País Vasco los episodios más importantes se llevaron a cabo en Vizcaya y Guipúzcoa, en Vizcaya por motivos obvios ya que por entonces era una de las regiones más industrializadas de España centrada en el ámbito siderúrgico y la cual contaba con una gran masa proletaria y con una gran tradición socialista, sin embargo,  otra gran fuerza política, la constituida por los nacionalistas del PNV y por los sindicatos nacionalistas vascos, no apoyó el levantamiento ya que sus ideas católicas y conservadoras impedían una buena sintonía con los socialistas, por este motivo también fracasaron los levantamientos en Navarra y Álava donde no había la masa socialista que había en Bilbao. En Guipúzcoa por su parte, los enfrentamientos se llevaron a cabo en Eibar donde había una gran industria armamentística.

Los combates que en el País Vasco duraron hasta el día 12, se saldaron con 40 muertos, la mayor parte de ellos insurrectos que perecieron tras la dura intervención del Ejército, de la Guardia de Asalto y de la Guardia Civil. Los pocos muertos que provocaron los insurrectos fueron dirigentes carlistas locales, un tipo de figura muy común en todo el País Vasco y Navarra.

Sin título-2 copia

En Cataluña, el levantamiento si encontró la aprobación de los sectores nacionalistas que vieron en esta revolución una oportunidad de dar un paso de gigante hacia la ansiada independencia del territorio catalán. Lluís Companys, presidente de la Generalidad por aquel entonces y miembro de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) proclamó la República Catalana, dentro de un estado federal español, a lo que el gobierno español de Lerroux respondió proclamando el estado de guerra y enviado a un gran número de efectivos militares a la región que rápidamente solventaron la situación con un número de víctimas mortales igual que en el País Vasco y con la detención de Lluís Companys.

En Asturias por su parte se dio un caso que no se dio en ningún sitio más de España, y es que, la CNT apoyó abiertamente el conflicto, una CNT que era muy numerosa en Asturias, debido a la tradición anarquista derivada de la pronta industrialización de la región. De esta forma se constituyó en Gijón y con validez para toda Asturias una unión que durante la Revolución de Octubre del 34 luchó bajo las siglas UHP (Unión de Hermanos Proletarios) y que englobaba a la CNT, a la UGT al Partido Socialista, a las Juventudes Socialistas y al Partido Comunista de España. Para la gran insurrección que se avecinaba en Octubre del 34, los asturianos se habían hecho con una gran cantidad de armas robadas de la Fábrica de Armas de Trubia y de armas llegadas de la fábrica de Eibar, además los revolucionarios contaban con una gran cantidad de dinamita procedente de las minas.

Nada más iniciarse la revolución el día 5, los mineros contados por miles, toman las poblaciones mineras de las cuencas del Caudal y del Nalón, expulsando a los Guardias de Asalto que habían acudido a defender Sama y Mieres y consiguiendo que hasta 23 cuarteles de la Guardia Civil se rindieran. El estado de guerra se proclamó y los insurrectos que actuaban con una inusual disciplina fruto de pequeñas jornadas de formación militar que los socialistas organizaron con militares afines, volvieron a cosechar otra victoria en las inmediaciones de Oviedo.

Sin título-3 copia

El día 6 de Octubre los revolucionarios entraron en Oviedo tras una ofensiva desde el Naranco con 5.000 mineros llegados desde Mieres. Para el día 9 habían tomando la mayor parte de la ciudad incluido el Ayuntamiento, pero dos cuarteles de la Guardia Civil aún  resistían con 1.000 hombres que esperaban la llegada de alguna columna de socorro. En Gijón, el alzamiento no tuvo una gran repercusión por la falta de armas, pero aún así los obreros consiguieron hacerse con el control de buena parte de la misma. También hubo episodios obreros victoriosos en Pola de Siero, Trubia y Grao. En una semana los revolucionarios controlaban la mayor parte de Asturias, la Fábrica de Armas de Trubia funcionaba a pleno rendimiento y se constituyó un “Ejército Rojo” que encuadraba a día 15 de Octubre a más de 30.000 hombres. Es preciso señalar que para evitar pillajes, ejecuciones o actos represivos descontrolados, los revolucionarios constituyeron “Guardias Rojas” que excepto por casos aislados, supo mantener el orden en las zonas bajo el control revolucionario.

El gobierno para contrarrestar la situación cedió el mando operativo de las tropas al general Franco, a Goded y a Yagüe a sofocar la rebelión con una columna llegada desde Ceuta con legionarios y regulares marroquíes que desembarcó en Gijón, además de tropas llegadas desde tres frentes, León (en donde no había triunfado la revolución), Galicia y Bilbao. Además llegaron un crucero, y un acorazado, el Jaime I. 

Las columnas oficiales avanzaron por Asturias a pesar de la gran resistencia en la que los sublevados utilizaron incluso vehículos blindados y piezas de artillería. Las tropas gubernamentales se abrieron paso recuperando Gijón y reocupando la fábrica de armas de Trubia. El gobierno contaba con un total de 18.000 efectivos, muchos de ellos profesionales curtido en la Guerra de África.

Con las tropas del gobierno avanzando por los cuatro frentes cundió el desánimo entre los revolucionarios a los que les llegaban noticias del no triunfo del golpe en otros lugares de España, además el gobierno les lanzaba octavillas con mensajes de desánimo desde aviones que sobrevolaban la zona.

Sin título-4 copia

El comité Revolucionario de Oviedo ordenó el desalojo de la ciudad el día a 11 pero no fue hasta el día 13 cuando los revolucionarios se retiraron totalmente de la capital asturiana. Los sublevados se refugiaron en las cuencas mineras, pero la columna que llegaba de León había conseguido pasar el Puerto de Pajares y tenía vía libre hacia Mieres. El desaliento se apoderó totalmente de los sublevados que accedieron a negociar su rendición que finalmente se produjo de forma incondicional salvo por una pequeña concesión que hizo el gobierno que fue no entrar en vanguardia con las tropas de regulares marroquíes temidos por sus actos brutales represivos contra la población, de pillaje saqueos y violaciones, hechos que ocurrieron en algunos barrios de Oviedo días antes. El día 18 de Octubre se rendían los últimos revolucionarios dándose por terminada la Revolución de Octubre del 34, una revolución que no triunfó, pero que dejó clara la división social existente en España, y que el país era el caldo de cultivo perfecto para una futura Guerra Civil que estallaría antes de dos años llegando muchos a considerar la Revolución de Octubre del 34 la primera batalla de la Guerra Civil. Durante los hechos de la Revolución del 34 se contabilizaron en total, 1.325 muertos, 2.951 heridos, 935 edificios destruidos, y 122.561 armas decomisadas. La represión fue muy dura por parte del gobierno en un proceso en que murieron más de 200 revolucionarios tras su detención.

Sin título-5

Columna de mineros detenida

Sin título-6 copia

La revolución del 34 en Asturias

Publicado por blog - Grandes Batallas de la Historia

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones