Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Historia

Los ejércitos hicieron uso masivo de las bicicletas antes que nadie

  • Escrito por Redacción

ciclistas-alemanes thumb 615

Aunque muchos lo desconozcan, la bicicleta fue un medio de transporte muy usado por los militares, llegando incluso a formarse batallones específicos de ciclistas. ¿Quieres saber cómo se viajaba con este medio en los campos de batalla?

Al igual que en la actualidad quienes tiran de la industria de los drones, los exoesqueletos, los generadores automáticos de energía eléctrica, etc., son los ejércitos, también en tiempos lejanos las últimas novedades tecnológicas eran incorporadas al arsenal militar, una vez probaban su eficacia real. Me refiero a los trenes, los dirigibles, los aviones, la telegrafía sin hilos, los submarinos, el tren de rodaje con cadenas...

Sin embargo, no estoy refiriéndome a los prototipos. Recordemos un trabajo anterior sobre el primer avión a reacción que ideó, construyó y pilotó Henri Coanda, en una fecha tan lejana como 1910. Aún pasarían 30 años de experimentaciones, pequeños éxitos y grandes fracasos, antes de que un avión de combate con motores a reacción llegara a la madurez operativa, es decir, cuando aquella idea de un lejano iluminado alcanzó un uso verdaderamente práctico. Ahí, en ese punto, es cuando los ejércitos están atentos y se suman al uso de las novedades tecnológicas en cuanto han probado su utilidad.

A algunos parecerá extraño que nos refiramos a la bicicleta como un prodigio de modernidad tecnológica, pero hemos de tener en cuenta que así fue hace ya más de 100 años, cuando lo normal era ir andando a los sitios y los vehículos que se veían por las calles eran calesas, landós y tranvías tirados por caballos y se hacía el reparto de las mercancías en carros con la misma tracción animal. Recordemos de qué época eran aquellas primeras bicicletas con una enorme rueda delantera y de peligroso uso, y cuántas circulaban por las calles y parques.

            

Distintivo de ciclista militar español -izquierda-, distintivo del Batallón Ciclista español de la II República -centro- y guión de un Batallón Ciclista español durante la Guerra Civil -derecha- // todocoleccion.net

Los ejércitos y su movilidad

Desde que se tiene noticia, los ejércitos han basado sus éxitos en llegar a una posición dominante antes de que lo haga el enemigo. Esa fue una de las claves de las antiguas legiones romanas que se movían 30 o 40 km por día gracias a un cuidado sistema de calzadas de interés estratégico.

Siglos después, el que las tropas a pie se movieran a la máxima velocidad seguía siendo fundamental: por ejemplo, en 1708, en plena Guerra de Sucesión española, ocurrió que los regimientos Asturias y Pamplona, bien adiestrados y equipados a la ligera, eran capaces de recorrer "en 24 horas diez y hasta doce leguas", unos 60 km en un día.

Velocidad para avanzar, velocidad para replegarse, velocidad para cambiar el despliegue para la batalla. Este principio continúa siendo muy importante en la actualidad y es lo que explica, por ejemplo, tanto la importancia de disponer de una buena aviación militar de transporte –estamos esperando los nuevos A-400 M- como el despliegue de las tropas de EE.UU. en la base española de Morón; están ahí para que, en caso de problemas, lleguen cuanto antes al territorio africano.

Ametralladora Colt sobre una bicicleta. I Guerra Mundial.

La bicicleta militar en España: 1897

En el Ejército español se conoce el primer uso de bicicletas para los mensajeros pues, igual que era -y es- necesario que las tropas se movieran rápidamente, las órdenes debían correr aún más. Por ello, a finales del siglo XIX los medios rápidos de llevar y traer órdenes, partes, informes, e incluso una pieza de repuesto, etc. era, en los cuerpos montados, el clásico caballo, y en los de a pie, la novedosa bicicleta.

El Cuerpo de Ingenieros militares estaba siempre a la vanguardia tecnológica en ese siglo XIX en el que la revolución industrial abría enormes posibilidades tecnológicas. La aeronáutica, la telegrafía, el ferrocarril, etc. despegaban en sus manos, al igual que ocurrió con la bicicleta.

Tanto protagonismo adquirió el uso militar de la bicicleta que se consideró necesario distinguir a quienes las manejaban pues debido a que, entonces, la tropa militar era de extracción mayoritariamente rural y la bicicleta no estaba a su alcance, para ser ciclista militar el soldado debía convertirse en todo un especialista.


Recortable del Batallón Ciclista, 1950 // todocoleccion.net

Por ello, la Real Orden Circular del 29 de julio de 1897 creó el distintivo que debían llevar en la manga izquierda; había dos niveles: ciclista de 1ª y ciclista de 2ª. El símbolo era ¡cómo no! Una bicicleta, plateada, acompañada por debajo por 3 y 2 galones rojos, respectivamente, que formaban un ángulo muy abierto. Su importancia también se aprecia en que recibieron unas prendas de vestir especialmente diseñadas para ellos.

El Ejército español tenía, en 1936, un Batallón Ciclista que, en razón de su movilidad táctica, pertenecía orgánicamente a la División de Caballería. Su cuartel estaba en Alcalá de Henares –Madrid- y su lema era 'CELERITATE AC VIRTUTE' -velocidad y valor-. El auge de su uso fue durante la Guerra Civil de 1936.

Soldados ciclistas españoles durante la Guerra Civil.

Auge y desarrollo de la bicicleta para la batalla

Tras las experiencias de la I Guerra Mundial -1914-1918- y las grandes mortandades de caballos, se vio en la bicicleta un medio barato de desplazamiento rápido y al que no había que alimentar cada día, ni cuidar demasiado, ni curar sus heridas, y así se formaron batallones ciclistas. Y, en algún ejército, como el británico, hasta se formó un ‘cuerpo’, el Army Cyclist Corps.

El soldado llevaba su fusil a la espalda y su equipo sobre la bicicleta. Incluso las ametralladoras, los trípodes, los fusiles contracarro, etc. se llevaban sujetos al cuadro. Con este medio, estos batallones se desplazaban, evidentemente, más rápido que andando y de modo más económico que empleando camiones. Sin embargo, si se entraba en combate, la bicicleta se convertía en un gran estorbo.

Ciclista español de la División Azul de la II Guerra Mundial.

Por otra parte, una bicicleta para su uso en campaña debía ser de construcción muy robusta y resistente a un trato poco cuidadoso y, como he tenido ocasión de comprobar en una perteneciente a un coleccionista, pesaba de modo endiablado. En los años 20 y 30 no existían los materiales ligeros como la fibra de carbono. ¡Ah! Tampoco había cambio de marchas.

Sin embargo, la imaginación y el sentido práctico se aplicaron pronto a las bicicletas militares. Se desarrollaron montajes para ametralladora, remolques, modos de transportar camillas y otras soluciones que no siempre fueron aceptadas por los usuarios.

Sin embargo, la idea de una bicicleta plegable -que parece tan moderna pues se fecha hacia 1960-, fue el resultado de la estricta necesidad militar de que el soldado ciclista, cuando fuera por terrenos abruptos, se la echara a la espalda como una mochila. Incluso en la II Guerra Mundial -1939-1945- la bicicleta plegable llegó a manos de las tropas de élite que eran los paracaidistas.

Soldados alpini italianos en la I Guerra Mundial

ONE MAGAZINE

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones