Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Historia

¿Qué antigüedad y sentido tiene el juramento militar?

  • Escrito por Redacción

soldados carlos thumb 615

Ya en la antigüedad, la entrada en las filas militares creaba una relación que no se daba entre el Rey y un súbdito cualquiera, pues el soldado pasaba a percibir del monarca un sueldo y armas y estaba legitimado para usar de la violencia, dentro de unos límites.

Estamos acostumbrados a que un nuevo ministro tome posesión de sus nuevas responsabilidades mediante una ceremonia que incluye el 'juramento o promesa' de cumplir sus obligaciones, etc. y un ritualizado y simbólico traspaso de la cartera del saliente al entrante.

Y, en el caso de la profesión médica, existe una tradición muy antigua del Juramento Hipocrático que, desde el siglo V a.d.C. sentaba el compromiso ético del profesional en beneficio de la vida y salud del paciente. Sin embargo, tras haberse conocido que durante la II Guerra Mundial hubo médicos que llevaron a cabo comportamientos crueles e inhumanos con enfermos y débiles, la Asamblea General de la Asociación Médica Mundial acordó en 1948 una redacción actualizada del Juramento.

En los ejércitos, también desde muchos siglos atrás, viene exigiéndose el compromiso inicial, formal y público de cumplir bien con las obligaciones castrenses. Sin ese compromiso individual difícilmente puede, un ejército, funcionar bien y lograr sus fines porque es una organización grande y compleja que, además, espera de sus miembros comportamientos correctos en situaciones límite.

Ya en la antigüedad, la entrada en las filas militares creaba una relación que no se daba entre el Rey y un súbdito cualquiera, pues el soldado pasaba a percibir del monarca un sueldo y armas y estaba legitimado para usar de la violencia, dentro de unos límites. Desde entonces, a lo largo de los siglos y en toda Europa, se ha mantenido el 'juramento militar', mediante fórmulas y rituales fijados por las máximas autoridades, ya fueran el Rey o el Gobierno.

  Soldados del siglo X // Beato de Urgel.

El juramento militar

Tomar el juramento a quien acaba de entrar en el Ejército es una ceremonia que procede de la antigua Roma. Entonces –el siglo I d.C.- se llamaba 'sacramentum' y convertía, jurídicamente hablando, a un ciudadano en un legionario. Esta transformación era lo que le legitimaba para portar armas y usarlas... contra los enemigos de Roma.

En España se conocen diversos juramentos que se llevaban a cabo durante la Edad Media, cuando se estaba en el proceso de la Reconquista y, muy frecuentemente, se estaba en guerra. Los fines fundamentales del juramento eran garantizar el control de los gastos y el de los comportamientos, aunque en realidad no había fórmulas fijas, como se ve en las de los años 1494, 1495, 1503, 1516 y 1536.

Por ejemplo, en el año 1596, las materias que el recluta juraba cumplir eran, en la expresión de Sancho de Londoño, servir bien y fielmente a Su Majestad y a sus capitanes generales, obedecer a todos sus superiores y no marcharse del ejército ni de su compañía sin licencia escrita.

Un caso excepcional de aquel tiempo lo constituían los soldados españoles de los Tercios porque nadie dudaba de ellos. Por ello, cuando un nuevo capitán general asumía el cargo –en Nápoles, Flandes, etc.-, no se les pedía la renovación de su juramento militar inicial, a diferencia de la que sí se exigía a las otras tropas de la Monarquía Hispánica –italianos, valones y, desde luego, los mercenarios-.

Es preciso destacar la grave connotación religiosa del juramento, de un valor coercitivo mucho mayor en aquella época de mayor exigencia religiosa que en la actualidad, porque romper o incumplir un juramento -que es sostener una afirmación poniendo a Dios por testigo de su veracidad- constituía un pecado grave contra el segundo Mandamiento de no tomar Su nombre en vano, y que se sumaba al hecho ya gravísimo de faltar a sus obligaciones para con el Rey.


Soldados del siglo XVII.

En las Ordenanzas de Carlos III

Resulta interesante recordar cómo eran las formalidades establecidas en las Ordenanzas de Carlos III de 1768 para "el juramento de fidelidad a las banderas": las tropas presentaban armas y el sargento mayor–actualmente se diría comandante- del regimiento, puesto al lado de la bandera principal del regimiento –llamada coronela-, cruzaba su espada con ella y preguntaba solemnemente a los reclutas: "¿Juráis a Dios y prometéis al Rey el seguir constantemente sus banderas y defenderlas hasta perder la última gota de vuestra sangre y no abandonar al que os esté mandando en acción de guerra o disposición para ella?”

Los reclutas contestaban "Sí, juramos", y el capellán rezaba por ellos: "Por obligación de mi Ministerio ruego a Dios que a cada uno le ayude si cumple lo que jura, y si no, se lo demande".

Después de esto, los soldados pasaban uno a uno a besar la cruz que formaban la espada y la bandera y, después, desfilaban en formación ante ella, y el abanderado hacía el gesto de pasarla por encima de sus cabezas "en señal de protegerlos y admitirlos" en el regimiento.


En la actualidad los civiles también pueden realizar la Jura de Bandera // Ministerio de Defensa.

Actualidad de la Jura de Bandera

Desde el siglo XIX, y al compás del perfeccionamiento del sistema político en el que el Ejército había dejado de ser 'real' –es decir, defensor de los intereses del 'rey soberano'- para pasar a ser 'nacional' –defensor y protector de los intereses del 'pueblo soberano'-, estas ceremonias se celebraban con toda solemnidad en las calles y plazas más importantes de nuestras ciudades. Eran uno de los pocos grandes espectáculos que atraían a prácticamente toda la población. La razón de este atractivo estaba además en que, como aquel Ejército era muy numeroso y había reclutamiento obligatorio, el Servicio Militar afectaba a prácticamente todos los jóvenes y, por lo tanto, a sus familias.

La ceremonia mantiene su esencia de siglos. El oficial más caracterizado, puesto al lado de la bandera y cruzando su sable con ella, se dirige a los reclutas con las siguientes palabras:

«¡Soldados! ¿Juráis o prometéis por vuestra conciencia y honor cumplir fielmente vuestras obligaciones militares, guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado, obedecer y respetar al Rey y a vuestros jefes, no abandonarlos nunca y, si preciso fuera, entregar vuestra vida en defensa de España?».

Y los nuevos soldados contestan: «¡Sí, lo hacemos!». Y el oficial les replica diciendo: «Si cumplís vuestro juramento o promesa, España os lo agradecerá y premiará y si no, os lo demandará», añadiendo: «¡Soldados! ¡Viva España!» y «¡Viva el Rey!», contestando los soldados cada vez con un «¡Viva!».

A continuación, los soldados pasan desfilando uno a uno a besar la bandera inclinando antes la cabeza en señal de respeto a lo que representa, que es la totalidad de los españoles. El significado de este beso ritual es la firma del contrato de ese español con los demás españoles al comprometerse libre y públicamente a contribuir a su seguridad y defensa.

Después, formados de a tres, los soldados desfilan bajo la bandera nacional como expresión ritual de que España acepta su juramento o promesa.

ONE MAGAZINE

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones