Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
MI RESPETO A LA GUARDIA CIVIL

MI RESPETO A LA GUARDIA CIVIL

Quiero hablaros so...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 10 de...

El Guardia Civil Dani Diaz prepara un nuevo reto solidario para ayudar al hijo de un compañero en 2017

El Guardia Civil Dani Diaz prepara…

Nuestro compañero ...

Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Historia

La legión romana – La República Media

  • Escrito por Redacción

LEGION-ROMANA

El desarrollo del ejército romano durante la temprana República es un tema excepcionalmente complejo que en los últimos años ha motivado un acalorado debate entre los especialistas. Las fuentes refieren que el ejército de Roma fue modificado en tiempos del rey Servio Tulio –hacia el siglo VI a. C.– para convertirlo en algo similar a la falange hoplita.

Este modelo sería a su vez modificado a finales del siglo IV a. C. –en el curso de las Guerras Samnitas– para transformarlo en el ejército manipular. Los especialistas modernos cuestionan cada vez más este modelo, y en este indispensable y demoledor artículo el profesor Armstrong expone las últimas tendencias en investigación, que apuntan a que la presencia tanto de hoplitas como guerra hoplítica en Italia central son probablemente el producto de un “espejismo histórico”. Acompañan al artículo un mapa de Carlos de la Rocha y una espléndida y original ilustración de J. L García Morán que representa a un combatiente romano del siglo IV a. C., aquí parcialmente visible.

Los orígenes del ejército de la República por Jeremy Armstrong (Universidad de Auckland). El desarrollo del ejército romano durante la temprana República es un tema excepcionalmente complejo que en los últimos años ha motivado un acalorado debate entre los especialistas. Las fuentes refieren que el ejército de Roma fue modificado en tiempos del rey Servio Tulio –hacia el siglo VI a. C.– para convertirlo en algo similar a la falange hoplita. Este modelo sería a su vez modificado a finales del siglo IV a. C. –en el curso de las Guerras Samnitas– para transformarlo en el ejército manipular. Los especialistas modernos cuestionan cada vez más este modelo, y en este indispensable y demoledor artículo el profesor Armstrong expone las últimas tendencias en investigación, que apuntan a que la presencia tanto de hoplitas como guerra hoplítica en Italia central son probablemente el producto de un “espejismo histórico”. Acompañan al artículo un mapa de Carlos de la Rocha y una espléndida y original ilustración de J. L García Morán que representa a un combatiente romano del siglo IV a. C., aquí parcialmente visible.

La legión según Polibio por Yann Le Bohec (Universidad París – La Sorbona). El afamado profesor Le Bohec describe en este artículo las características generales del ejército manipular, propio de la Roma de la República Media. Para ello emplea la que es nuestra fuente principal para su conocimiento: el historiador griego Polibio, quien conoció de primera mano el ejército romano del s. II a. C. merced a su estrecha vinculación a la familia de los Escipiones. Así, el reclutamiento, la organización, el armamento, el campamento, la marcha figuran entre las materias tratadas en este interesantísimo artículo, que nos permite atisbar, en pocas páginas, un panorama general del ejército del periodo. Se complementa este artículo con una detallada y muy didáctica ilustración –composición de Antonio Jesús Gil– que representa un tramo del ejército romano manipular, indicando la peculiar formación y organización interna de este modelo de ejército.

Ordenando el caos. Táctica de pequeñas unidades en el ejército romano republicano por Eduardo Kavanagh (Universidad Autónoma de Madrid). En los últimos años nuestro conocimiento de la dinámica de combate en la Roma republicana ha dado un vuelco sorprendente, con la incorporación de un modelo teórico nuevo que destaca el valor de los duelos de proyectiles, así como la independencia de las pequeñas unidades, lo que se traduce fundamentalmente en su capacidad para acometer asaltos sobre el enemigo de forma independiente, para luego regresar a la seguridad de sus propias líneas (“dynamic stand-off”). Se concluye, finalmente, que el combate romano republicano distingue tres fases bien diferenciadas, que son analizadas de forma individual en este artículo. Acompaña al mismo una ilustración de Antonio Jesús Gil (un detalle aquí visible) que representa una acción puntual (lat. impetus) acometida por una pequeña unidad romana.

La caballería de la Roma republicana por Jeremiah McCall. En el “universo romano” las batallas consistían fundamentalmente en choques entre formaciones de infantería pesada. Esto ha llevado a algunos autores a despreciar el papel de la caballería romana e itálica en el ejército de la República Media, considerándolo irrelevante. Pero no es así. Bien defendiendo los flancos o quebrando la moral del enemigo, la caballería legionaria se demostró muy eficaz, y contribuyó en más de una ocasión a la victoria. Este original y revelador artículo viene acompañado de dos soberbias ilustraciones de Pablo Outeiral que representan a jinetes romanos de los siglos III y II a. C. respectivamente (el primero de los cuales aquí visible).

¿Aficionados o profesionales? La cadena de mando por François Cadiou (Universidad de Burdeos Montaigne). Jerarquía y organización interna, mandos temporales, formación, son algunos de los temas tratados por el prof. Cadiou en este artículo, cuyo leitmotiv es el intento de respuesta a la pregunta de si los generales y oficiales del ejército romano republicano eran militares expertos y experimentados o, por el contrario, se trataba de aristócratas sin apenas formación ni voluntad de ello, tal y como la tradición historiográfica ha defendido hasta hace poco. Acompañan al mismo una ilustración de Ángel García Pinto que representa a un tribuno militar, así como un gráfico que muestra el esquema de mando de la legión de la República Media.

Las enseñanzas de la Segunda Guerra Púnica por Francisco Gracia Alonso (Universitat de Barcelona). La Segunda Guerra Púnica, unida en el tiempo a la Primera Guerra Macedónica, supuso la consolidación del poder hegemónico de Roma en el Mediterráneo al eliminar del tablero del juego político a su gran rival, Cartago. Roma había alcanzado el cénit del sistema político-militar republicano con su victoria en el conflicto, cuyas enseñanzas aplicó reiteradamente a lo largo de las guerras del siglo II a. C. Complementa el texto un mapa de la península itálica en el siglo III a. C., composición de Carlos de la Rocha.

El imperialismo romano ¿Bellum Iustum o pillaje agresivo? por Craige B. Champion (Universidad). El estudio del imperialismo romano se ha visto complicado por los orígenes y el desarrollo del propio término moderno de imperialismo. Los romanos contaban con un concepto de importancia central, el imperium, que básicamente significaba el poder para mandar y, por extensión, el área donde dicho mando podía ser ejercido. Las concepciones modernas de imperialismo se han elaborado sobre ese término latino, pero corren el riesgo de caer en anacronismos y distorsión histórica cuando son aplicadas para el mundo antiguo. Es por tanto necesario definir y delimitar qué entendemos por “imperialismo” cuando estudiamos el poder interestatal en Roma. A este interesantísimo artículo acompaña un mapa ¡de 4 páginas! que representa la expansión territorial de la República a lo largo del Mediterráneo durante el periodo republicano medio, composición de Carlos de la Rocha.

La logística de las legiones por Paul Erdkamp (Free University Brussels). Como escribió Polibio (I.13.11) sobre la Primera Guerra Púnica “es difícil encontrar otra guerra más prolongada que esta, con preparativos más completos por ambos bandos”. Polibio acertaba al ver en este conflicto el comienzo de una nueva era en lo que respecta a las dimensiones y duración del esfuerzo de guerra. El reto logístico que supusieron las dos Guerras Púnicas obligó a que Roma desarrollase los instrumentos que con enorme éxito emplearía después. Menos de un siglo después, la República podía mantener, casi sin esfuerzo, ejércitos mucho más grandes durante sus campañas en Grecia y Asia Menor. Acompaña una atractiva ilustración de Ángel García Pinto, con representación de dos legionarios romanos del periodo (un hastatus y un veles), así como un cronograma de evolución de ánforas en el Mediterráneo occidental.

Virtus y disciplina. La mente del soldado de la República Media por J.E. Lendon (University of Virginia). La particular mentalidad marcial de los romanos y su lejanía respecto a los principios de la guerra en el Mediterráneo helenístico, que dominaban el mundo en el que vivían –como también lejanos son respecto a nuestros propios principios militares–, se revela claramente cuando examinamos la reacción romana a la catástrofe que supuso la batalla de Cannas en 216 a. C. Los conceptos que dominaban la mentalidad militar romana, particularmente virtus y disciplina, son analizados por el autor en este fascinante artículo, que trata de explicar la otra mitad, intangible, de la razón del éxito de los ejércitos de Roma. En la imagen vemos un detalle de la portada de este número, composición de Radu Oltean, que representa a un general romano que alza victorioso, cual trofeo, el torques de un galo al que ha vencido. La explicación de esta escena y de su significado en el contexto romano republicano es expresada junto con este artículo.

Disciplina y entrenamiento por Fernando Quesada Sanz (Universidad Autónoma de Madrid). Para muchos estudiosos, académicos y aficionados, la imagen característica del ejército romano imperial es la de una fuerza espléndidamente entrenada y equipada, muy profesional, pero levantisca y propensa a motines y, eventualmente, a poner y quitar emperadores a voluntad. Por el contrario, la imagen que más ha calado del ejército republicano que conquistó Italia y el Mediterráneo entre los siglos IV y II a. C., es la de una fuerza homogénea, disciplinada e incluso monolítica, formada por duros y sufridos campesinos itálicos. El prof. Quesada muestra, en este artículo, que en lo referente a la República, esta imagen es incorrecta, y detalla con ejemplos que el ejército republicano tuvo su dosis de motines e indisciplina de la peor especie, la corrosiva. Acompaña al mismo una soberbia ilustración de Sandra Delgado que muestra a dos legionarios jugando a las tabas durante el asedio de la población celtibérica de Numancia, en compañía de una prostituta íbera.

Ius Belli. El derecho de guerra romano por Enrique García Riaza (Universidad de las Islas Baleares). La Roma republicana aplicó durante sus campañas exteriores un código de conducta militar que puede ser reconstruido por los historiadores a través de fuentes literarias y documentos epigráficos. Si bien es cierto que la regulación de la guerra constituye un rasgo común a muchos pueblos antiguos –como el griego o el cartaginés–, la inclinación del carácter romano hacia la normatividad hizo que tales pautas de comportamiento adquirieran en la República del Lacio un papel importante en la toma de decisión militar. Sin embargo, no hubo en Roma un código escrito que regulara explícitamente la praxis bélica. Lo que hoy denominamos convencionalmente como ius belli no era sino una costumbre, un derecho consuetudinario más o menos implícito. Como tal, fue susceptible de modulaciones e interpretaciones interesadas, y precisamente a causa de este rasgo fue evolucionando a medida que las élites romanas adquirieron mentalidad imperialista. En la imagen vemos un áureo romano que representa el sacrificio ritual de un lechón propio de una ceremonia de alianza (foedus), y en segundo plano un detalle del Bronce de Alcántara, documento arqueológico que sirvió como acta de una deditio o rendición de una población ante Roma.

Dulce et decorum est pro patria mori. El rostro de la batalla por Alberto Pérez Rubio (Universidad Autónoma de Madrid). Aunque el pionero trabajo del coronel Ardant du Picq, Études sur le combat ya intentaba analizar el comportamiento del soldado en combate, poniendo en paralelo la Antigüedad con la batalla moderna, sería más un siglo después la seminal obra de Keegan la que pusiera el foco sobre la experiencia individual en el campo de batalla. Desde entonces se han multiplicado los intentos por aprehender y explicar la vivencia del hombre en el combate. Más allá de la mecánica del combate en sí, con este texto Alberto Pérez trata de acercarnos a las motivaciones, los sentimientos y las sensaciones vividas por hombres que pelearon siglos atrás, pero cuya naturaleza era, a la postre, la misma que la nuestra. Acompañan al artículo tres espectaculares ilustraciones a doble página, obra de Francis Porcel, cada una de las cuales representa, respectivamente, los momentos iniciales de una batalla, la plenitud del mismo, y panorama tras la batalla. A través de estas tres ilustraciones el autor nos traslada, en una narración vibrante, a la experiencia personal del combatiente romano en cada uno de los distintos momentos de su experiencia militar.

Los orígenes del ejército de la República por Jeremy Armstrong (Universidad de Auckland).

http://www.despertaferro-ediciones.com/revistas/numero/desperta-ferro-especial-vi-la-legion-romana-republicana/

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones