Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 13 ...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Historia

La Duquesa benefactora que creó la Lotería del Niño en el S. XIX

  • Escrito por Redacción

loteria-nino-historia--644x362

Carmen Hernández y Espinosa de los Monteros ideó esta rifa para sufragar los gastos de un hospital infantil. Posteriormente, fue recuperada en 1941 por el general F. Roldán

Si tienes el dudoso honor de pertenecer a ese grupo (formado por millones de personas) que ha comprado Lotería de Navidad y no se ha podido llevar a casa ni un mísero reintegro, es probable que conozcas la Lotería del Niño. Celebrada el 6 de enero, esta rifa es tristemente famosa porque en ella suele dejarse los cuartos todo aquel que no ha logrado un premio el 22 de diciembre.

Aunque en la actualidad todo aquel que adquiere un boleto de la misma lo hace pensando en poder disfrutar de la vida a costa de su premio, hubo un tiempo en el que este sorteo tuvo una función mucho más altruista. Esta época se ubica a finales del SXIX, momento en el que la que la Duquesa María del Carmen Hernández y Espinosa de los Monteros ideó -según las últimas investigaciones históricas- este juego para nutrir de fondos a un hospital infantil de Madrid.

Con todo, esta es solo una de las múltiples y variadas teorías que tratan de resolver el enigmático origen de la Lotería del Niño. Y es que, según afirman fuentes de Loterías y Apuestas del Estado, lo único que se sabe a ciencia cierta es que este sorteo se institucionalizó en 1941, año en que el Director de Timbre y Monopolios -el general F. Roldán- decidió hacer oficial que, Navidad tras Navidad, esta rifa se celebraría en España.

En aquella primera edición el gobierno imprimió 4 series de 168.000 billetes en total (cada uno de los cuales se podía adquirir por 150 pesetas). No obstante, y más allá de estos datos, poco se conoce a nivel estatal de su origen. Aunque sí se sabe que se celebraba bastante antes de esa fecha. De hecho, hay documentos que atestiguan que ya se realizaba en 1908.

La teoría de la Duquesa

Aunque en la actualidad se desconoce donde fue alumbrada esta rifa, las últimas teorías (investigadas por Gabriel Medina Vílchez) apuntan a que fue ideada en los años 1870 por Carmen Hernández y Espinosa de los Monteros. Esta noble -más conocida como la Duquesa de Santoña- vino al mundo en Motril (Granada) en 1828 y siempre fue conocida por luchar por el bienestar de los más desafortunados.

Al parecer, y siempre según el investigador, la mujer estaba obsesionada con ayudar a los niños desamparados. Así lo demuestra, por ejemplo, el que tanto ella como su marido propusieran a la Asociación de Escritores y Artistas hacerse cargo de la educación de una niña huérfana de 7 años o que, a finales de los 70, donasen 26.000 pesetas a los niños sin padre que había dejado la guerra.

Como gran benefactora que era de los más pequeños, se cuenta que la Duquesa decidió crear un hospital que se especializase en el cuidado de los niños y que, a la larga, se convirtiese en uno de los mejores de Europa. El futuro Hospital Niño Jesús, sin embargo, le exigía a ella y a su marido una carga económica que -a pesar de su condición de nobles- no podían soportar. Por ello, Espinosa de los Monteros se vio obligada a recurrir a una rifa para poder sufragar los gastos.

          La Duquesa benefactora que creó la Lotería del Niño en el SXIX           Orden por la que se eximia al Hospital de Pagar el 4%

Al menos, así lo afirma Vilchez en su investigación: «El sorteo pudo surgir para buscar algún tipo de financiación adicional con la que hacer frente a todos los gastos que el hospital ocasionaba: los médicos, las enfermeras, los cocineros etc». Aquel sorteo, por estar destinado a sus queridos infantes, fue llamado «Rifa Nacional del Niño», nombre con el que pudo haber pasado al siglo XX y que habría sido recuperado por el general.

El esfuerzo de la Duquesa se vio recompensado años después cuando el rey Alfonso XII permitió a esta lotería no abonar al estado el 4% del total obtenido en recaudación. Un impuesto que, por entonces, era ineludible sin excepción. Así se hizo público mediante un decreto del 24 de julio de 1877.

«A todos los que las presentes vieron y entendieron sabed que las cortes han decretado y nos sancionado lo siguiente: Artículo único. Se exceptúa del impuesto del 4 por 100 con que deben contribuir al Tesoro público todas las rifas el Hospital de niños pobres titulado Niño Jesús. Por tanto: Mandamos a todos los Tribunales, Justica, Jefes, Gbernadores y demás autoridades, así civiles como militares y eclesiásticas, de cualquier clase y dignidad, que guarden y hagan guarda cumplir y ejecutar la presente ley en todas us partes». En 1891, a su vez, la Reina María Cristina colaboró concediendo un crédito al centro de 96.330 pesetas en concepto de reparaciones varias.

Lo que se sabe

Independientemente de su origen (el cuál es sumamente discutido), lo que sí se tiene claro desde Loterías y Apuestas del Estado es que -a pesar de los años que pueda tener a sus espaldas- esta rifa fue recuperada en España en 1941 por el general F. Roldán. Aquel año se imprimieron 4 series de 42.000 billetes cada una (a 15 pesetas el décimo), pero no se logró vender el total, sino 166.668 boletos.

             La Duquesa benefactora que creó la Lotería del Niño en el SXIX                   Ganadores del Sorteo en 1941 en Madrid

Con todo, la recaudación fue de 25.300.000 pesetas, una cantidad lo suficientemente importante como para que, en 1942, esta rifa se instaurase al año siguiente como el Primer Sorteo Extraordinario anual. Ese año, el juego contó con 3 series de 56.000 billetes (con un precio de 250 pesetas el boleto). El primer premio supuso un montante de 2.000.000 de pesetas para el afortunado murciano que compró el número 52.434. Desde entonces, y hasta 1965, el sorteo se ha celebrado sin excepción por el sistema antiguo o tradicional. Sin embargo, a partir de 1966 se cambió este modo por el de bombos múltiples.

ABC

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones