Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Historia

La versión en la antigua Roma de nuestro “Que viene el coco y te comerá”

  • Escrito por Redacción

Que-viene-el-coco-739x1024

Ya fuese la Familia Telerín, Topo Gigio o Casimiro, de niños siempre hemos tenido un referente que los mayores utilizaban para mandarnos a la cama. La aparición en la televisión de alguno de estos personajes, dependiendo de la década, marcaba la hora de acostarse.

En ocasiones, había que acompañar aquel momento con la lectura de un cuento o, para los más pequeños, con una nana que, en teoría, debía tranquilizar y relajar al niño. Y digo en teoría, porque cómo se relaja a un niño con esta nana… Si el niño se duerme es por puro terror al coco

Duérmete niño,
duérmete ya,
que viene el coco
y te comerá.

De hecho, Que viene el coco (1799) es un grabado del pintor Francisco de Goya en el que criticaba que los padres asustasen a los niños con fantasmas y seres que no existían. Según un manuscrito de la Biblioteca Nacional en el que se explica este grabado, “Las madres tontas hacen medrosos a los niños asustándolos con el Coco; y otras peores se valen de este artificio para estar con sus amantes a solas cuando no pueden apartar de sí a sus hijos” (la cara de la mujer no muestra mucho temor…)

¿Y cuál era el coco en al antigua Roma? Pues los Lemures. La nana podría haber sido algo así…

Duérmete niño,
duérmete ya,
que viene el lémur
y te comerá

En la antigua Roma, los Lemures eran los espectros, los fantasmas o espíritus de la muerte que vagaban por la noche asustando y atormentando a los vivos. Los días 9, 11 y 13 de Maivs (mayo) tenían lugar las Lemuria, destinadas a aplacar los Lemures. El Pater Familias debía de levantarse antes del alba y realizar una serie de rituales (tirarse un puñado de habas negras por la espalda, golpear un objeto de bronce, etc) para expulsar los malos espíritus. Sería el naturalista y botánico sueco Linneo quien daría el nombre de lémures a estos primates de la isla de Madagascar por sus hábitos nocturnos, sus fantasmales ojos reflectantes y sus gritos.

Por Javier Sanz en HISTORIA DE LA HISTORIA

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones