Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Historia

Arthur Menken: un aventurero de la “Paramount” en Badajoz (agosto-1936)

  • Escrito por Redacción

Arthur Menken

Un nuevo e interesante articulo del colaborador de Benemerita Al Día MOISES DOMINGUEZ NUÑEZ, en esta ocasión sobre la presencia de Arthur Menken, reportero de la Paramount en agosto de 1936, durante la Guerra Civil española en Badajoz, dejando testimonio gráfico de los primeros días de la contienda.

No deja de sorprendernos que a estas alturas de “la película” sigan apareciendo reporteros gráficos, fotógrafos o periodistas extranjeros que pasaron por Badajoz en aquel verano de 1936. Desgraciadamente la historiografía ha ninguneado el trabajo de estos corresponsales en Extremadura hasta el punto que sus nombres ni tan siquiera aparecen en los libros de historia.

Ya hicimos un ejercicio de recuperación histórica en nuestro trabajo anterior: La Matanza de Badajoz ante los Muros de la Propaganda (Madrid: Libros-Libres, 2010). Allí donde la historiografía oficial solo había visto a tres periodistas (Mario Neves, Marcel Dany y Jacques Berthet) nosotros localizamos a más de veinte periodistas y reporteros gráficos de las más diversas nacionalidades (rusos, italianos, portugueses, británicos, australianos, alemanes, estadounidenses, franceses…) que con sus imágenes y reportajes completan casi el mosaico exacto de lo ocurrió realmente tras la toma de Badajoz.

En una investigación posterior hemos localizado el nombre de seis nuevos fotógrafos, camarógrafos y periodistas que añadir a la lista anterior. Hoy traemos a colación el nombre de uno de ellos. Este “repórter” gráfico fue uno de aquellos “fotógrafos olvidados”, cuya vida en sí misma es una novela, y que viene a demostrar que aún queda mucho por investigar sobre las imágenes cazadas en Extremadura en 1936.

Antes de empezar debo agradecer a mi amigo y gran historiador extremeño Antonio Manuel Barragán Lancharro la ayuda que me ha prestado. Sin él este trabajo no tendría sentido.

Breve semblanza biográfica

Arthur Von Briesen Menken (New-York 13/12/1903-Florencia 10/10/1973), converso cristiano de ascendencia judeo-alemana, conocido también como Arthur Menken, trabajó como camarógrafo para los noticieros Paramount News, March of Time y, ocasionalmente, la CBS News.

Era un hombre muy elegante, alto, delgado y tocado siempre con un sombrero. Un verdadero dandy. También fue un experto aviador comercial. Tenía una licencia, sacada en la escuela de Fran Merriwell, que le permitía volar en EEUU y en Europa. En 1928 estaba en Europa al servicio de la línea aérea Royal Dutch cubriendo la ruta regular Ámsterdam-Paris-Londres. También trabajó para la industria del cine en Hollywood y Broadway. Como periodista estuvo en nómina de la Columbia Broadcasting System, la United Press y para la Agencia United Stated Information en Italia donde vivió retirado hasta su muerte.

Arthur Menken era el único hijo de un abogado de la alta sociedad de Nueva York llamado Solomon Stanwood Menken y de Gretchen Von Briesen quien, después de pasar por Hotchkiss School y su graduación en Harvard en 1925, dejó su prometedora carrera como abogado en la prestigiosa firma Fordham U.Law Sch. en la que trabajo desde 1926 a 1928, por una profesión más arriesgada como era la de camarógrafo. Con tan solo veintiún años cruzó en un automóvil el desierto de Arabia. Su bautizo de fuego como camarógrafo fue en 1929 al cubrir la expedición Dickey´s Orinoco en América Central donde filmó a los indios Guaharibos.

No fue esta su única experiencia en zonas del planeta por entonces ignotas. En 1935 se enroló en la expedición Hubbard-Ingalls al norte de Rodesia para filmar animales salvajes y las tribus Boratesland. Durante el rodaje casi pierde la vida al ser embestido por un elefante herido. En Octubre de ese año vuela a El Cairo para cubrir el levantamiento nacionalista.

Cubrió gran parte de los conflictos bélicos de la década de los treinta destacando sus trabajos en la guerra italo-etíope de 1935-1936, el conflicto chino-japonés de 1937, filmando el hundimiento del cañonero USS Panay perteneciente a la Marina de los Estados Unidos en el río Yangtsé y el sitio y la toma de Nanking por las tropas japonesas en Diciembre de ese año donde fue hecho prisionero por las fuerzas niponas. Durante la Segunda Guerra Mundial destacó como fotógrafo y reportero de los Marines de EE.UU. También fue socio de la Royal Geographical Society, miembro de The Sons of The American Revolution  y del club de Adventurers and explorers de Harvard. Tan enamorado estaba de su profesión que una de sus frases favoritas era never had time to get married. Aunque finalmente se rindió al amor y no cumplió su promesa. Se casó con Carol Litting en 1948 con la que tuvo dos hijos Eric y Laura.

Un cameraman haciendo historia en Badajoz

Centrándonos en su trabajo en España hemos de expresar que a principios de Agosto de 1936 estaba cubriendo en Boston una convección cuando el director gerente de la Paramount News le ordenó que partiera inmediatamente hacia España. Él mismo nos expresa que entró en España el 12 de Agosto tras pasar por el Chalé que tenía el Marqués de Caviedes en San Juan de Luz, centro de información, propaganda y espionaje del bando nacional en el sudoeste de Francia, donde una misteriosa mujer le recibió y le dio las credenciales e instrucciones oportunas para que se trasladara a Badajoz. Después recorrió más de “400 millas” para dar con sus huesos en esta ciudad de frontera donde entra el día 15 de Agosto.

Según nos expresa la prensa norteamericana sacó unas “maravillosas” imágenes. Filma las imágenes hacia el mediodía de ese día 15 de Agosto. En el Archivo Prelinguer de New York se custodian parte de esas imágenes en movimiento bajo el titulo Spain in Revolt con el número de registro 0539 PA8459. Hoy exponemos parte de esos fotogramas y haremos unos breves comentarios sobre los mismos.

Fin de la aventura en España

Prosiguiendo con el relato, Arthur Menken viajó por la España Nacional  junto con el corresponsal de la INS (cadena de prensa americana Hearst), H. B.Knickerbocker y su primer gran éxito fue el documental “REBELS TAKE IRUN”. En Cáceres y Badajoz con su ligero tomavistas Bell&Howell desarrollaría una frenética actividad rodando imágenes por las tierras de Cáceres, Navalmoral de la Mata, Trujillo, Mérida y Badajoz.

Él nos expresa que se reunió con el General Franco en Cáceres del que dijo: “Era pequeño, con una voz tranquila, sin pretensiones y tiene gran carácter. Es un líder nato”.

Por la filmación de la liberación del Alcázar de Toledo obtuvo el prestigioso premio Headliners como mejor reportero del año (1936) en Estados Unidos. Poco después de la toma del Alcázar había sido herido en el brazo izquierdo. Según el mismo relató, al caerle parte de un muro en el Alcázar de Toledo. El nos expresa como llevó las bobinas a la frontera hispano-francesa: “Aunque me rompí la mano pude salvar la película y conducir hasta la frontera francesa durante toda la noche. Una avioneta me esperaba y rápidamente este documental pudo verse en Inglaterra, EEUU y el resto del mundo. Fue solo entonces cuando fui al hospital para que me miraran el brazo”. Este premio lo volvería ganar cuatro años más tarde con la graduación de Mayor de los Marines de los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial.

Arthur Menken, expresó que durante las primeras semanas no tuvo ningún problema con la censura ya que los rebeldes utilizaban la avioneta con la que se desplazaba para trasportar “dinero, suministros y las películas”. A principios de Septiembre de 1936, el cameraman explicó que, por el riesgo que implicaba volar en aviones privados, este servicio especial tuvo que suspenderse, utilizando a partir de entonces el coche para llevar a la frontera hispano-francesa todo el material rodado.

A mediados de Septiembre de 1936 ayudó a liberar a su compañero de la Paramount John Dored que había sido capturado por los rebeldes en Cáceres. Lo trasladó, en la pequeña avioneta modelo Leopard Moth de su amigo y colega Knickerbocker, desde Sevilla a Gibraltar.

Era un cameraman muy intrépido y arriesgado. El 6 de Octubre de 1936, mientras realizaba una filmación, fue herido en la pierna izquierda a la altura de la rodilla por una granada antitanque cerca del pueblo de La Adrada en plena Sierra de Gredos. Fue llevado al hospital de campaña donde le extrajeron varias esquirlas. Él nos relata este suceso: las armas crepitaban a mi alrededor…empecé a filmar justo detrás de la línea de fuego… podía ver los casquillos a 400 metros de distancia”. Podemos contraponer esta acción intrépida y que ha pasado desapercibida a la historiografía a otra como la de Robert Capa en la que este reportero teatralizó en un cerro cerca de Espejo (Córdoba) su famosa “muerte de un miliciano”. Como acertadamente expresa el profesor J.M. Susperregui: “la foto de Capa fue una escenificación, algo impropio de un fotógrafo de prensa que está obligado a ajustarse a la realidad y no a inventársela”.

Prosiguiendo con el relato y dejando aparcada esta litis. Los pensamientos de Arthur Menken durante los meses que estuvo en España fueron por este orden. Primero, mantenerse con vida, en segundo lugar, obtener unas filmaciones de alta calidad, y, en tercer lugar, mantener la imparcialidad del noticiero Paramount News.

La fuerzas rebeldes lo expulsaron del país por demostrar demasiado fervor en la toma de imágenes de guerra para la Paramount-news: “Cada camarógrafo tenía su propio censor”, según explicó Menken. “Él (censor) camina al lado tuyo, y cuando ve algo que no quería que fotografiáramos, acababa colgando su sombrero sobre la lente”.

Abandonó España a finales de Noviembre de 1936 y finalmente el 30 de Noviembre de 1936 atracaría en Nueva York a bordo del lujoso trasatlántico Queen Mary. En una entrevista concedida al New York Times hizo una breve semblanza sobre su estancia en España haciendo referencia a la presencia de aviadores extranjeros tanto en el bando rebelde como en el de los “izquierdistas”, así como a las miserias de ambos bandos “que no tenían ningún respeto por la vida …una vez vi a cinco señoras de edad avanzada que yacían muertas en una cuneta. Ellas habían sido fusiladas por un pelotón de ejecución”.

Reflexión final

Podemos expresar que aún queda mucho por investigar y mucho material filmado por recuperar sobre la Guerra Civil en Extremadura. Solo hay que tener voluntad y contar con unos medios y financiación que desgraciadamente al dicente le faltan. Una pena que desde el mundo académico no haya un impulso por localizar las cientos de imágenes de Extremadura de la Guerra Civil que aun duermen el sueño de los justos.

MOISES DOMINGUEZ NUÑEZ

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones