Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Historia

Sexo y juego: cuando la lotería se celebraba durante las orgías romanas

  • Escrito por Redacción

bacanal-romana-loteria-orgia--644x362

Existen muchas teorías que explican el nacimiento de las rifas. Desde que fueron ideadas en China para sufragar la Gran Muralla, hasta que eran habituales en las bacanales

Son incontables los años que lleva la Lotería de Navidad dando alegrías (y frunciendo más de un ceño, pues es imposible que todos puedan llevarse a casa «El Gordo») a lo largo y ancho de nuestro país. Sin embargo, todas estas décadas juntas son solo apenas una mota de polvo en el tiempo si se comparan con la ingente cantidad de siglos que han pasado desde que se idearon los primeros sorteos. Y es que -a pesar de que existe un gran misterio con respecto a su origen- se cree que la primera rifa que se llevó a cabo en el mundo la organizó un emperador para sufragar la finalización de la Gran Muralla China y, de esta forma, mantener alejados a los bárbaros (los cuales llamaban -día si y día también- a las puertas de su imperio armados hasta los dientes).

Con todo, a día de hoy son muchas y variopintas las teorías sobre dónde y cuándo vio la luz la primera lotería de la historia. Así pues, no son pocos los que consideran que fue dada a conocer por los romanos, los cuales solían sortear todo tipo de objetos (así como tierras y propiedades) en las orgías que celebraban en las «domus». No obstante, lo que si se sabe a ciencia cierta es que el primero en llevar a cabo una lotería estatal fue el monarca francés Francisco I, eterno enemigo de nuestro Carlos I (V para los alemanes) ideó un curioso sorteo llamado la «Blancque» para sufragar las contínuas guerras en las que se veía envuelto por estos lares. Por entonces, no obstante, corría el siglo XVI y por las páginas de la Historia ya habían pasado más rifas que soldados bisoños pasarían posteriormente por Flandes.

Ideada para costear una muralla

Para hallar el origen de la que, según se cree, fue la primera lotería de la que se tiene constancia, es necesario retroceder en el tiempo unos 2.200 años. Fue en esa época cuando China sufrió el ataque de un pueblo que ya llevaba siglos tocando el bastón de poder a los mandamases de por entonces. «Desde el siglo III a.C., [un] pueblo nómada estaba en el apogeo de su poder en Mongolia, los xiongnu, en quienes algunos reconocen la primera aparición en la escena histórica de los que después serían conocidos como los “hunos”. Durante siglos, ambos términos fueron sinónimos; todas las fuentes coinciden al menos en que eran oponentes sumamente desagradables, guerreros feroces y, por desgracia, expertos», explica el historiador John Morris Roberts en su obra «Historia del mundo: desde la prehistoria a nuestros días».

En esas andaban aquellas dos regiones (a pescozones) cuando subió al trono de mando de China Liu Che (de la dinastía Han, la cual gobernó el país desde el 206 a.C. hasta el 220 d.C.). Dicho líder era más conocido como el emperador Wu, considerado a día de hoy uno de las grandes personalidades de la Historia Universal. Así lo afirma, al menos, el historiador Gregorio Doval en su libro «Breve historia de la China Milenaria». En él mismo, señala que este líder fue capaz de acabar con el feudalismo y establecer varias leyes como la que obligaba a los padres a dejar una herencia similar a todos sus hijos. «Bajo su reinado, China alcanzó su máxima expansión territorial, se afianzó el confucianismo y se fomentó el comercio, estableciéndose las principales rutas marinas y terrestres. Casi todo el territorio que hoy engloba China pasó a estar bajo poder imperial», explica el autor en su obra.

Sexo y juego: cuando la lotería se celebraba durante las orgías romanas

El emperador Wu creó una lotería para sufragar la expansión y reparación de una parte de la muralla

Andaba el calendario por el año 100 a.C. cuando a Wu fue atacado en el norte por enésima vez por los xiongnu. Falto de liquidez para defenderse, cuenta la leyenda que tuvo una curiosa idea. «El emperador […] necesitaba fondos para restaurar lo que quedaba de la Gran Muralla China (comenzada a construir tres siglos atrás y deteriorada por las guerras) y extenderla hasta el desierto del Gobi. Para ello, los consejeros del emperador crearon el “keno”, un sorteo de lotería cuyo nombres todavía es usado en los casinos americanos», afirma Miguel Córdoba Bueno en su obra «Anatomía del Juego: Un análisis comparativo de las posibilidades de ganar en los diferentes juegos de azar». A su vez, se cree que estas primeras loterías podrían haber ayudado a pagar a tocateja varias expediciones organizadas para aplastar a los enemigos del líder.

Orgías y provincias; la lotería en Roma

La de la lotería «keno» es una de las teorías más antiguas sobre el origen de las rifas. Sin embargo, existen también otra serie de historiadores que abogan por situar su creación de forma más fidedigna en Grecia y Roma. Sea como fuere, lo cierto es que algunos expertos como Córdoba Bueno son partidarios de que los romanos ya celebraban pequeños sorteos (aunque no de carácter estatal) en sus «domus» mientras llevaban a cabo orgías y bacanales. «Los emperadores solían organizar loterías privadas en sus palacios. En ellas, cada invitado recibía un trozo de pergamino con el cual tenía la posibilidad de obtener regalos, que podían ser esclavos o, incluso, una villa junto al mar», destaca el experto.

Del mismo modo, el emperador Heliogábalo (conocido por su crueldad y por ser fan de todo tipo de perversiones) solía repartir boletos que dividía en dos mitades. Con la primera de ellas se tenía acceso a todo tipo de premios (desde camellos, hasta -curiosamente- moscas). Si te tocaba la segunda, no tenías derecho a nada.

Lo cierto es que Roma no fue, ni mucho menos, un ejemplo de honestidad en lo que se refiere a las rifas. De hecho, el poeta Décimo Junio Juvenal afirma en una de sus sátiras (la X,V,II) que, en algunos casos, los mandatarios se repartían las provincias por sorteo, sin tener en cuenta la opinión de los ciudadanos, como sí sucedía en los tiempos de la República. A nivel privado, en cambio, estas prácticas fueron muy habituales. Así pues, el historiador Suetonio afirma en su obra «Vida de Augusto» que este líder disfrutaba repartiendo los postres por sorteo entre sus comensales.

Un término que desconcierta

Posteriormente, y según Córdoba Bueno, se sucedieron multitud de ejemplos de lotería o sorteos en regiones como la India o China. Sin embargo, uno de los más curiosos era el protagonizado por los caballeros teutónicos, cuyo objetivo original era defender en Palestina a los peregrinos que pudieran ser atacados por los musulmanes. «Usaban pequeñas piedras que se tiraban al aire para decidir en suerte las disputas sobre propiedades», explica el experto español. Según él, estos pequeños guijarros eran conocidos como «hleut», cuya traducción en anglosajón dio como resultado la palabra «lot» (del que derivaría el término «lotería» en los diferentes idiomas).

Esta teoría no es compartida por todos los historiadores. Uno de los críticos con la misma es el historiador del siglo XIX Salvador Costanzo. «La palabra lotería se compone, según los eruditos de más nota, de dos vocablos puramente italianos, a saber lotta, que significa lucha, y ria, que significa mala o perversa; los que creen que lotería se deriva del vocablo alemán “lot” padecen de un grave engaño. Es cierto que esta palabra quiere decir suerte, pero no explica la índole generalmente perjudicial de las loterías», explica el experto en un dossier ubicado dentro de la publicación «Museo de las familias». A su vez, es partidario de que las loterías no se establecieron de forma oficial en Alemania hasta después de que pasaran por Italia, por lo que considera sumamente extraño que se le pusiera ese nombre y no se adaptara uno extranjero.

Lo cierto es que esta teoría parece la más plausible, pues historiadores como Gregorio Leti señalaron ya en el siglo XVII que la lotería se había hecho popular en Italia y, desde allí, había partido hasta otros países. Sin embargo, antes de traspasar fronteras había causado furor en ciudades como Génova y Venecia, donde -siempre en palabras de Leti- causó la desgracia a pobres y ricos por igual. «Todas las casas de Venecia y sus plazas públicas se convirtieron en oficinas de loterías. Hombres muy ricos acabaron por morir sumidos en la miseria, muchos comerciantes se declararon en quiebra y se encendió la tea de la discordia en el seno de familias que habían tenido hasta entonces una conducta ejemplar», añade, en este caso, Costanzo. El mismo autor explica cómo la sociedad no estaba preparada para este juego.

La primera lotería estatal

Independientemente de las leyendas y los sorteos, para hallar el origen de la primera lotería organiza a nivel estatal es necesario viajar hasta la Francia del siglo XVI. Más concretamente hasta 1539, año en que gobernaba el país Francisco I (el monarca que más molestó a nuestro Carlos I y que fue apresado brevemente por los Tercios españoles en la batalla de Pavía). Este gabacho, cansado de que sus conciudadanos jugasen a la lotería en lugares clandestinos -pues estaba prohibido- organizó un sorteo en mayo con el objetivo de sufragar su lucha contra los hispanos y, por qué no, alguna que otra expedición militar. Según Córdoba Bueno, esta fue llamada la «Blanque», seguía el modelo veneciano que se había instaurado años atrás y en ella se podían obtener como premio desde joyas hasta dinero.

Sexo y juego: cuando la lotería se celebraba durante las orgías romanas

Francisco I fue el primero en idear una lotería estatal

«El sorteo se organizaba utilizando dos vasijas como recipientes. En una de ellas se incorporaban los boletos que se jugaban, y en otra tanto los premios “blancos”, es decir, todos los boletos jugados tendrían un resultado, bien recibiendo un premio concreto, bien no recibiendo nada», determina Córdoba Bueno. El día del sorteo, curiosamente, las dos vasijas se subían a un estrado y se pedía a un niño ciego que sacara de una bola de cada uno de los recipientes y se las diera al organizador. Este cantaba podía cantar entonces «blanco» o «beneficio» según saliera en la esfera. Posteriormente, aquel que hubiese sido agraciado con un premio podía retirarlo en el plazo de un mes. En caso contrario, pasaban directamente a ser propiedad del monarca. Con todo, este tipo de rifa fue abolida poco después.

Posteriormente, a principios del siglo XVI, en Inglaterra se planteó instaurar la primera lotería pública para hacer frente a la guerra contra Francia. La práctica, que hasta entonces no había sido llevada a cabo nunca de manera oficial en el país, produjo un acalorado debate en el Parlamento que se zanjó con la siguiente frase por parte de un «exaltado»: «Callen ustedes; esta lotería es la reina de todas las loterías». Años después, en 1660, esta práctica volvió a brillar en Francia cuando los galos autorizaron una gran rifa para garantizar que la boda entre Luis XIV y María Teresa de Austria era sumamente ostentosa.

ABC

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones