Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Historia

El heroico sacrificio del cabo Terrero

  • Escrito por Redacción

terrero-

El día 16 se cumplieron 90 años de la acción bélica que costó la vida en Marruecos al legionario de Hormilla. El militar riojano murió en 1921 al frente de 14 hombres cuando defendía una posición del Ejército español en la Guerra del Rif 

Desde hace al menos 22 años, la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios recuerda en la localidad riojana de Hormilla a uno de sus hijos más ilustres, el cabo Terrero, de cuya muerte en acto de servicio se cumplen 90 años el día 16. Pero, ¿quién fue Suceso Terrero? ¿Qué gesta protagonizó para ser recordada casi un siglo después?

Suceso Terrero López había nacido en Hormilla en abril de 1896, hijo del por entonces secretario del Ayuntamiento. Con apenas 24 años se enroló en la Legión Española, recién fundada por el teniente coronel José Millán-Astray con el objetivo de hacer frente, al igual que Francia, a la dureza de los combates en la Guerra del Rif, en Marruecos, para los que no estaban preparadas las tropas de reemplazo.

Septiembre de 1921. El Ejército español trataba de reponerse del 'Desastre de Annual', ocurrido dos meses antes, y en el que diez mil soldados habían perdido la vida frente a las huestes rifeñas de Abd-el-Krim. Ansioso por vengar la derrota, el Gobierno había ordenado la reconquista del terreno y las tropas avanzaban desde el área de Melilla a través de una red de puestos defensivos, llamados 'blocaos'. Eran los 'blocaos' simples refugios protegidos por sacos terreros, alambradas, parapetos naturales a modo de barricada (troncos, ramas y enseres varios), y con una tejavana de cinc, que era levantada cuando el sol del desierto calentaba sin piedad.

'Blocao' de Dar Hamed

En la ladera del monte Gurugú, el 'blocao' de Dar Hamed guardaba una situación estratégica, tanto para la defensa de Melilla como de la carretera de Nador, 'blocao' conocido como 'El Malo', dadas las paupérrimas condiciones de vida que en su interior se sufrían. Tras días de hostigamiento por parte del enemigo, el destacamento comandado por el teniente Fernández Ferrer pide auxilio a través del heliógrafo para informar al mando de la terrible situación que se padecía en el refugio.

El teniente de Infantería Eduardo Agulla solicita ir al rescate de los sitiados, al mando de las fuerzas del Tercio de Extranjeros, pero el mando no se lo permite, dada la importancia de esas tropas en la defensa de la ciudad de Melilla. Le autoriza, sin embargo, a enviar un pelotón de legionarios, para lo que oficial pide voluntarios entre sus hombres. Como un solo hombre dan un paso al frente. Emocionado, Agulla da las gracias a todos por su valentía y elige al riojano Suceso Terrero para que forme quince legionarios y parta de inmediato.

Bayoneta en ristre, en cuanto Terrero y sus hombres llegan al 'blocao' se abren paso con dificultad y sufriendo dos bajas. En su interior, hallan gravemente herido al teniente Ferrer que, víctima de un posterior proyectil, fallece al caer la noche. Arrecia la intensidad del fuego enemigo hasta que, poco a poco, legionarios e infantes van cayendo en la defensa del puesto. Fallecidos todos sus superiores, queda el 'blocao' al mando del legionario de primera Suceso Terrero. En la madrugada del 16, sin agua ni municiones Terrero, ordena a dos legionarios pedir ayuda. Un obús artillero hace saltar los por aires el 'blocao' y mata a todos sus defensores.

Cuando la Legión llega al puesto, un joven soldado recoge entre sus brazos el cadáver de Terrero, y entre lágrimas, dice: «Perdóneme mi cabo, por no haber podido llegar a tiempo de salvarles».

ACCESO A LA FUENTE

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones