Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Historia

Las Causas de la Guerra Civil Española

  • Escrito por Redacción

INICIO GCE PERIODICOS 12

"La primera de  todas  las  fuerzas  que dirigen el  mundo  es la  mentira". 

Jean  François  Revel

La Versión Progresista

La Segunda República Española llegó pacíficamente para instaurar una democracia parlamentaria progresista. Pero la  oligarquía financiera y terrateniente española, egoísta, inculta y reaccionaria, viendo que la modernización de España era un riesgo seguro para sus privilegios,  comenzó desde el primer momento a conspirar contra el régimen progresista, abusando de su generosidad democrática.

Efectivamente, la Iglesia Católica inspiró la creación de un partido fascista, la CEDA, para hostigar y perseguir la legalidad democrática defendiendo sus intereses espurios. Por medio de este  partido católico; los enemigos de la democracia manipularon el sentimiento religioso popular con objeto de atraer al pueblo para tratar de abolir el Parlamento y la democracia. Además de la CEDA apareció otro partido fascista, muy violento, la Falange

Los Carlistas y monárquicos organizaron conjuras y  grupos de milicias armadas. En agosto de 1932, un año y medio después del inicio del régimen progresista, tuvo lugar  el fallido golpe del general Sanjurjo.

Al presentarse desunidos, los partidos progresistas perdieron en las elecciones generales de noviembre de 1933. La CEDA tuvo  un gran éxito.  Esta victoria electoral de los partidos fascistas puso en  grave peligro la democracia. La amenaza ya fue inminente   cuando en octubre de 1934, la CEDA presionando al presidente de la República, consiguió entrar en el gobierno, con tres ministros.

Ante esta situación límite, provocada por la derecha, las fuerzas progresista lideradas por el PSOE y ERC, organizaron y ejecutaron una insurrección popular para derrotar las intenciones de las fuerzas fascistas.

Una vez controlada la insurrección progresista, el gobierno del bienio negro republicano desató una feroz represión, sobre todo contra  los mineros de Asturias.

Con la lección aprendida, el 16 y 23 de febrero de 1936,las fuerzas progresista de izquierda junto con los nacionalistas catalanes y vascos,   volvieron a presentarse a las urnas, pero esta vez unidas bajo la marca   “Frente Popular”, cosechando un gran triunfo.

Después de la victoria del Frente Popular, la oligarquía recurrió abiertamente a la subversión violenta. Lo que más ensució la convivencia eran las provocaciones continuas de la Falange.

De esta manera, con la Oligarquía provocando  inseguridad y conspirando con el Ejército, llegó a la rebelión militar de julio del 36 , comenzando  la guerra civil.

Resumiendo, la teoría de los historiadores  de la progresía de izquierdas, liderados por Tuñón de Lara , Juliá y Preston, aceptada hoy por amplios círculos tanto de izquierda como en la derecha, mantiene que la Guerra Civil Española se desencadenó por causa de un conflicto de intereses: durante 3 años, los republicanos y progresistas  estuvieron modernizando el país, defendiendo a los trabajadores y a los más necesitados,  por medio de reformas progresistas que perjudicaron a la oligarquía capitalista y terrateniente; pero éstos reaccionaron con brutalidad inhumana con un golpe de estado que terminó en una Guerra Civil de 3 años , y que dio paso a una dictadura de 36 años.


La Otra Versión

El 18 de agosto de 1930, las fuerzas progresistas firman el pacto secreto de San Sebastián enlace, cuyo objetivo era acabar con la monarquía de Alfonso XIII. Por lo tanto, antes de la llegada de la II República, los partidos de izquierda, intentaron un golpe de estado contra la monarquía el 12 de diciembre de 1930. Consecuencia del Pacto de San Sebastián fue el famoso pronunciamiento de Jaca. enlace.

Más bien fueron los monárquicos  los que  permitieron la llegada tranquila y pacífica de la república. Las elecciones de  abril de 1931 que trajeron la república, no eran unas elecciones plebiscitarias, sino una elecciones municipales que curiosamente fueron ganadas por los partidos de derechas por amplia mayoría, aunque es verdad que perdieron en la mayoría de las capitales de provincia, lógicamente  en democracia este resultado electoral nunca  debería haber posibilitado en España un cambio de régimen. enlace. Es decir, los monárquicos permitieron presentarse  a  las  elecciones de abril del 31 a los republicanos  y  socialistas, tan sólo  cuatro  meses  después  del  fallido pronunciamiento de Jaca, 12 de diciembre de 1930.

De todas formas, el resultado fué que los monárquicos entregaron  el poder a sus rivales sin ninguna resistencia. Es decir, el líder monárquico  Miguel Maura, protagonista de la reinstauración, finalmente traicionó a la monarquía y se puso en los brazos de sus enemigos. Por lo tanto, la propia oligarquía abrió el Estado Español a la República, por segunda vez La segunda república no llegó democráticamente, más bien llegó por un doble golpe de estado; pero fuera ilegítima.  

Sorprendentemente fue el PSOE, el partido socio de Alfonso XIII durante la dictadura (Pablo Iglesias fundador del PSOE, colaboró con la dictadura de Primo de Rivera, aceptando el cargo de Consejero de Estado enlace) los que declararon al Rey  fuera de la ley y confiscados  sus bienes,  alegando colaboración con la Dictadura de Primode Rivera …. Increíble pero cierto. 

El 11 de mayo de 1931, al mes justo de la instauración de la II República, las fuerzas progresistas iniciaron una brutal persecución anticatólica: gran quema de conventos, iglesias, escuelas, bibliotecas, centros de formación profesional, obras de arte  … todavía la derecha no había tenido la oportunidad de   mostrar alguna hostilidad en contra del nuevo régimen. Fue una fanática explosión antidemocrática, anticatólica y  anticultural. enlace. Esa historia de la quema de conventos hizo reflexionar a muchos republicanos . ¿Dónde va la República?

La postura del gobierno progresista fue la de mirar al tendido y aceptarlo como algo inevitable. Mal empezó su camino la II República Española, fue como  la noche de los cristales rotos, pero en España y protagonizada por las fuerzas supuestamente democráticas.

Como consecuencia de esta persecución religiosa, luego vendría el genocidio de Paracuellos, 8.000 muertos; los monárquicos  empezaron   a conspirar en el ejército. Es cierto que en Navarra los carlistas se organizan en el Requeté; pero la inmensa mayoría de los conservadores quedaron  agrupados en la CEDA (como el PP actual) tomando una actitud completamente pacífica y legalista. Es verdad que  la CEDA  no era republicana ni demócrata (tampoco lo eran el PSOE y el PC), pero sí  aceptaba la legalidad, su líder, Gil-Robles (como Mariano Rajoy) poseía una cualidad que hubiera permitido la convivencia ciudadana y el funcionamiento del sistema,  la moderación.

Prueba de ello es que la rebelión de Sanjurjo quedó casi completamente aislada en la derecha, aunque algunos sectores simpatizaran con ella. Hay que reconocer que incluso Sanjurjo, siendo Director General de la Guardia Civil, desempeñó  un papel determinante  en la pacífica instauración del régimen republicano. Rechazó que  la Guardia Civil actuara contra las manifestaciones en la calle después de las elecciones de abril de 1931 y como consecuencia de esta inhibición de las fuerzas de seguridad, poco después Alfonso XIII abandonaba el poder y oficialmente era proclamada la Segunda República

A diferencia de los sindicatos y partidos del Frente Popular, la CEDA no organizó ni checas  ni milicias, nunca animó a la violencia, ni respondió a los atentados sufridos por la violencia de las milicias progresistas de izquierda.

La verdad, en el inicio del régimen republicano, no se percibe  ningún peligro fascista. La Falange y los monárquicos constituían grupos  minoritarios. Recordemos que   en las elecciones de 1933, la derecha moderada liderada por la CEDA obtuvo más de 190 escaños en las Cortes, mientras que los monárquicos de ambas ramas no pasaron de 36, incluyendo el del falangista José Antonio.

Cuando la izquierda, liderada por el PSOE, se levantó en octubre del 34 contra la Segunda República ( Revolución de Asturias) ,  la CEDA que acababa de incorporarse al gobierno, tuvo la  oportunidad  de dar  un contragolpe,  pero no lo hizo. Muy al contrario, se empeñó en mantener    la legalidad republicana,  y una vez controlado el intento de golpe de estado,  ni siquiera pidió ilegalizar a los partidos rebeldes . Se volvía a repetir lo ocurrido después del pronunciamiento socialista de Jaca de 1930.

Como escribió  Madariaga, quedó  clara la falsedad de las acusaciones de fascismo hechas a Gil-Robles. Los monárquicos pensaron en aprovechar la ocasión para derribar el régimen, se lo propusieron a Franco, pero este no aceptó.

Después de que el gobierno en el que participaba la CEDA lograra neutralizar  la  rebelión, llegó el Agitprop comunista para acusar ahora al gobierno de la CEDA de un genocidio inexistente. Pero las izquierdas se negaron  a investigar las supuestas atrocidades de Asturias, a pesar de que Gil-Robles insistiese en ello. Esta campaña, orquestada por la izquierda, sobre la represión en Asturias creó un clima de odio y revancha antes inexistente, y se convirtió en el banderín de enganche  de la alianza de partidos conocida por Frente Popular.

 ¿Por qué la derecha estando en el gobierno defendió la legalidad republicana en octubre del 34 y  en cambio se sublevó contra ella en inferioridad de condiciones en julio del 36?

El levantamiento militar de julio del 36, realmente no fue la culminación de un proceso de acoso a la República,  sino como una rebelión in extremis ante una situación insostenible:  "media España se resiste a morir a manos de la otra media". Además,  la sublevación militar de julio del 36 fue  rápidamente asumida como propia por gran parte de la población civil española. Realmente los fundamentos de la sublevación no están en  la Republica, los primeros manifiestos de los rebeldes terminaban con ¡Viva La República, sino en los sucesos posteriores al triunfo del Frente Popular, en febrero del 36.

Después del triunfo del Frente Popular, terminó la legalidad de la II República y comenzó la III República, pero ya  Revolucionaria. Hay multitud de datos que corroboran esta afirmación. La  situación era caótica, como reconocen los socialistas Prieto y Besteiro,  el republicano Martínez Barrio, etc.

El 1 de mayo en Cuenca,  Indalecio Prieto pronunció estas palabras:

“¡Basta ya! Basta, basta. La convulsión de una revolución, con un resultado u otro, la puede soportar un país; lo que no puede soportar un país es la sangría constante del desorden público sin finalidad revolucionaria inmediata; lo que no soporta un país es el desgaste de su poder público y de su propia vitalidad económica, manteniendo el desasosiego, la zozobra y la intranquilidad. Podrán decir espíritus simples que este desasosiego, esta zozobra, esta intranquilidad la padecen sólo las clases dominantes. Eso, a mi juicio, constituye un error”

Los datos fueron expuestos públicamente en las Cortes   por Gil-Robles y Calvo Sotelo enlace, sin que nadie los contradijese. Durante la dramática sesión parlamentaria del 16 de junio de 1936. Gil Robles denunció:

" ..... Desde el 16 de febrero basta el 15 de junio, inclusive, un resumen numérico arroja los siguientes datos: Iglesias totalmente destruidas, 160. Asaltos de templos, incendios sofocados, destrozos, intentos de asalto, 251. Muertos, 269. Heridos de diferente gravedad, 1.287. Agresiones personales frustradas o cuyas consecuencias no constan, 215. Atracos consumados, 138. Tentativas de atraco, 23. Centros particulares y políticos destruidos, 69. ídem asaltados, 312. Huelgas generales, 113. Huelgas parciales, 228. Periódicos totalmente destruidos, 10. Asaltos a periódicos, intentos de asalto y destrozos, 33. Bombas y petardos explotados, 146. Recogidas sin explotar, 78. .." Gil Robles 16 de junio 1936, Diario de las Cortes

La violencia social culminó cuando las fuerzas de seguridad del Estado y algunos elementos socialistas, secuestran y asesinan al líder de la oposición, Calvo Sotelo. No había transcurrido un mes de este discurso cuando fue asesinado por Agentes de Seguridad del Estado.

Largo Caballero dejo claro sus intenciones en el artículo publicado en El Liberal, de Bilbao, 20 de enero de 1936: 

“Quiero decirles a las derechas que si triunfamos colaboraremos con nuestros aliados; pero si triunfan las derechas nuestra labor habrá de ser doble, colaborar con nuestros aliados dentro de la legalidad, pero tendremos que ir a la guerra civil declarada. Que no digan que nosotros decimos las cosas por decirlas, que nosotros lo realizamos” .

Es curioso que los intelectuales españoles que más contribuyeron a  la llegada de la República, Ortega y Gasset, Pérez de Ayala, y Marañón, los tres huyeron, de esa idílica  república   y desde en el extranjero llegaron a manifestar su apoyo al general Franco; y para más escarnio,  todos sus hijos a luchar en el ejército franquista. Curiosidades de la Historia.


Qué pasó con los Intelectuales y republicanos, liberales o conservadores

Para muchos de nosotros lo que viene ahora puede resultar incómodo; qué podemos esperar después de tres décadas de bombardeo intenso con propaganda progresista. Hay que seguir divulgando, sin compelos, que ellos han falsificado la historia de España.

Los que prefiriendo la España “nacional”

 La mayoría de ellos salieron  de España durante las primeras semana de la guerra, huían del terror rojo de las  checas y de los famosos y terribles  paseos: Menéndez Pidal, Gómez de la Serna, Azorín, Gaziel (se va de Barcelona), Marañón, Ramón Pérez de Ayala y Ortega y Gasset.

A Ortega y Gasset, el filósofo español más relevante del siglo XX, María Zambrano junto con un grupo de milicianos, lo obligaron en la Residencia de Estudiantes, donde residía, a  firmar un escrito de apoyo a la República.  

A Gerardo Diego le cogió el estallido de la guerra en Francia, de donde no volvió hasta el final de la contienda.

Gregorio Marañón:

"Esa constante mentira comunista, que es lo más irritante de los rojos. Por no someterme a esa servidumbre estúpida de la credulidad, que ha ganado a tantas gentes como Sánchez Román, Zuazo y tantos más, es por lo que estoy contento de mi actitud. (...) Ser demócrata ha llegado a ser, en la práctica, esto: creer todo lo que nos dicen en nombre de la democracia. Creer que Rusia representa la libertad; que Negrín es un sabio y un gran político; que el ejército rojo se rehace cada vez que le derrotan."

Sobre los políticos orgullosamente autodenominados rojos , Marañón manifestó: 

"¡Qué gentes! Todo es en ellos latrocinio, locura y estupidez. Han hecho, hasta el final, una revolución en nombre de Caco y de caca. (...) Bestial infamia de esa gentuza inmunda. (...) Tendremos que estar varios años maldiciendo la estupidez y la canallería de estos cretinos criminales, y aún no habremos acabado. ¿Cómo poner peros, aunque los haya, a los del otro lado? (...) Horroriza pensar que esta cuadrilla hubiera podido hacerse dueña de España. Sin quererlo siento que estoy lleno de resquicios por donde me entra el odio, que nunca conocí. Y aún es mayor mi dolor por haber sido amigo de tales escarabajos y por haber creído en ellos." 

Ramón Pérez de Ayala: 

"Cuanto se diga de los desalmados mentecatos que engendraron y luego nutrieron a sus pechos nuestra gran tragedia, todo me parecerá poco (...). Lo que nunca pude concebir es que hubieran sido capaces de tanto crimen, cobardía y bajeza (...). En octubre del 34 (golpe de estado contra el gobierno legítimo de la República por parte del PSOE y ERC) tuve la primera premonición de lo que verdaderamente era Azaña". 

Los republicanos que se mostraron más firmemente neutrales

El más prestigioso, Unamuno, inicialmente había apoyado la rebelión de Franco, pero lo descalificado poco después. Madariaga, llegó a ser ministro de la II República. Manifestó que la izquierda no tenía autoridad moral para condenar a Franco, por haberse levantado ella antes en Asturias.

Claudio Sánchez Albornoz fue desposeído de sus cátedras por el Frente Popular. Fue un liberal que se mantuvo alejado de los dos bandos. Volvió a España en 1976 y declaró a la periodista Carmen Sarmiento que no pudo estar con los rebeldes por ser liberal, ni con los republicanos porque ya no lo eran: eran revolucionarios.

Pío Baroja, uno de los mejor novelista del siglo XX,  después de un periodo de reclusión,  también se marchó a Francia. Regresó varias veces  a la España de Franco despues de la guerra civil . Al final se instaló en su caserón de Vera y pasó temporadas en Madrid.

Los que no pudieron marcharse y guardaron silencio para salvar su vida

El más importante, Vicente Aleixandre, fue acusado de fascista y detenido. Tras ser liberado, se retiró a la sierra de Madrid. En la posguerra vivió en el silencio. Su situación mejoró cuando le fue otorgado el Premio Nobel.

Otro Premio Nobel, Jacinto Benavente, quiso marcharse pero no pudo. En la posguerra vivió también silenciado, pero a finales de los 40 el franquismo lo redimió

Dámaso Alonso, pasó la guerra en Valencia. En 1939 volvió a Madrid, donde permaneció muchos años aislado, aunque sin muchas dificultades.

Los que murieron o fueron asesinados por las fuerzas del Frente Popular

Hinojosa, un poeta fusilado en la tapia del cementerio de su Málaga. Pedro Muñoz Seca, dramaturgo de éxito asesinado en Paracuellos del Jarama en 1936, junto a miles de personas, en lo que se considera la matanza más sistemática y atroz de la guerra civil. Ramiro de Maeztu, radical izquierdista en su juventud que fue evolucionando a posiciones de derechas.También asesinado en Paracuellos, fue el primer intelectual asesinado que tuvo gran relevancia mediática y política. Víctor Pradera, abuelo del periodista Javier Pradera.

Políticos Republicanos asesinados por fuerzas del Frente Popular

Melquíades Álvarez, del Partido Reformista Republicano, fue asesinado por las milicias izquierdistas al comienzo de la Guerra Civil tras haber sido encarcelado en la Cárcel Modelo,de Madrid, pocos días después del inicio de la guerra. Melquiades Álvarez, fue el decano del Colegio de Abogados de Madridr, Diputado durante muchas legislaturas, Jefe del Partido Republicano Liberal Demócrata y ex Presidente del Parlamento.

Junto a Melquiades Álvarez fueron también fusiladas otras personalidades como los exministros de la República:

José Martínez de Velasco,   exministro de Justicia de la República, miembro del Partido Republicano Liberal Demócrata y Diputado a Cortes en 1936; y,

Manuel Rico Avello,  exministro y exallto Comisario de España en Marruecos durante la República y Diputado a Cortes en 1936. Ministro de la Gobernación, en 1933, siendo entonces Jefe del Gobierno Martínez Barrio.

Ramón Álvarez Valdés y Castañón exministro de Justicia de la República, miembro del Partido Republicano Liberal Demócrata y Diputado a Cortes en 1936.

Andreu Nin, fundador del POUM, fue despellejado vivo por los comunistas, hecho que tuvo gran repercusión.

Progresistas asesinados por fuerzas del bando Nacional

El crimen que más conocido por la opinión pública fue el asesinato de Federico García Lorca, tanto por la eficaz propaganda progresista como por la talla universal del escritor granadino. Aunque no muy comprometido con el Frente Popular, al ser hijo de un cacique y homosexual; sin duda la homofobia, la envidia o de odio políticole llevaron a la muerte. Su muerte refleja el horror de la guerra civil.

Paco Domingo en: http://www.grandesbatallas.es

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones