Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Historia

Cuídate de los que utilizan la memoria histórica

  • Escrito por Redacción

       Foto-manipulada-Mussolini Foto manipulada de Mussolini

Antes de entrar en materia, me gustaría aclarar el concepto de “memoria histórica“. Por cercanía temporal y proximidad geográfica, en España es fácil relacionar “memoria histórica” con la Ley de Memoria Histórica aprobaba en diciembre de 2007, en la que se reconocían y ampliaban derechos y se establecían medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil española, pero este concepto ideológico e historiográfico es mucho más amplio y complejo.

La memoria histórica es el poso o recuerdo que queda grabado en la memoria de un colectivo, normalmente grandes injusticias o gestas, y que puntualmente se recupera para rendir homenaje o basar reivindicaciones. De esta forma, la memoria histórica se convierte en los cimientos de una sociedad, la base de identidad de un territorio, un compendio de costumbres… el nexo de unión de una vida en común. El problema es cuando ese poso o ese recuerdo se distorsiona o se fragmenta por el paso del tiempo o, peor aún, por el interés de algunos. Además, y sabedores de que la memoria histórica se arraiga en el campo de las emociones y de los sentimientos, se preocupan y ocupan de recurrir a estos para que la realidad histórica no destape la verdad. Y como lo emocional no atiende a razones, es harto difícil, por no decir imposible, que pruebas evidentes puedan hacer cambiar ideas preconcebidas y grabadas como verdades absolutas.

Cuando escribes sobre historia, hay que tratar de hacerlo de forma aséptica y desde una distancia prudente que te permita narrar lo ocurrido sin implicarse, sin tomar partido y, sobre todo, sin juzgar. A pesar de intentarlo, sé que en ocasiones, más de la que me gustaría, cometo alguno de estos pecados. Por eso, me es más cómodo escribir, por ejemplo, de la antigua Roma porque la distancia temporal me permite ser más objetivo. Como todos sabéis no soy historiador, sólo un simple aficionado a la historia y, como tal, no soy quien para dar lecciones, pero sí me gustaría que estuviésemos dispuestos a creer que algunas verdades dadas por absolutas pueden ser, como mínimo, relativas.

Y para terminar esta parrafada, me gustaría acordarme de “esos” que utilizan la historia… los manipuladores. Excepto los investigadores, como por ejemplo los arqueólogos, que tratan directamente con la historia, el resto de los que la tratamos no somos originales, bebemos en fuentes que otros nos dejaron; como mucho, y es lo que yo trato de hacer, se puede ser original en la forma de contarlo y en dónde pones el foco y la lupa. El problema es que en algunas ocasiones estas fuentes son contradictorias, parciales o escasas, y aquí es de donde sacan provecho los manipuladores: quitan de aquí, ponen de allá, lo agitan y siempre, y digo siempre, extraen las conclusiones que de antemano se habían propuesto. Ellos serán todo lo originales que quieran ser.

Lo ideal, que la memoria histórica fuese fiel reflejo de la realidad histórica. Pero mientras el objetivo de los que tratan con la historia no sea otro que el mero hecho de contarla estando dispuestos a encontrarse cualquier cosa, la historia no será más que un arma arrojadiza y motivo de conflictos. Así relataba Voltaire el origen de las guerras:

Javier Sanz en http://historiasdelahistoria.com

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones