Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 13 ...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Historia

La bandera rojigualda cumple 230 años

  • Escrito por Redacción

banderas-propuestas-carlos-III

Hace 230 años, el rey Carlos III disponía por el Real Decreto de 28 de Mayo de 1785 el uso de la bandera de España «rojigualda» para la Marina de Guerra.

Aún habrían de pasar casi 60 años para que fuera impuesta como bandera nacional, pero en aquel último tercio del siglo XVIII la «rojigualda» era izada por primera vez «para evitar los inconvenientes y perjuicios, que ha hecho ver la experiencia, puede ocasionar la Bandera Nacional de que usa mi Armada Naval y demás embarcaciones españolas, equivocándose a largas distancias o con vientos calmosos, con las de otras naciones», explicaba el monarca ilustrado.

La Armada utilizaba hasta entonces un pabellón en fondo blanco, con el escudo de armas en el centro, una bandera muy similar a la que izaban en sus buques de guerra otros países bajo gobierno de la Dinastía de los Borbones -España, Francia, Nápoles, Toscana, Parma o Sicilia-, con sus armas reales sobre el paño blanco propio de la Casa de Borbón. Como los estados entraban frecuentemente en guerra entre sí, «se producían lamentables confusiones en la mar, al no poder distinguirse si el buque avistado era propio o enemigo hasta no tenerlo prácticamente encima», explica la web del Ejército de Tierra.

El monarca ilustrado encargó a su ministro de Marina, Antonio Valdés y Fernández Bazán, que le presentase varios modelos de banderas, que fueran visibles a grandes distancias en el mar y éste convocó un concurso y seleccionó doce bocetos que mostró al rey. Carlos III eligió dos de ellos, a los que varió las dimensiones de las franjas, declarándolos reglamentarios el primero para la Marina de Guerra y el segundo para la Mercante.

«He resuelto que en adelante usen mis buques de guerra de Bandera dividida a lo largo en tres listas, de las que la alta y la baja sean encarnadas y del ancho cada una de la cuarta parte del total y la de enmedio amarilla, colocándose en esta el escudo de mis Reales Armas reducido a dos cuarteles de Castilla y León con la Corona real encima...», dispuso en 1785.

En 1793 se ordenó que este pabellón ondeara también en los puertos y fuertes de la Marina. Su uso se extendió en la Guerra de Independencia (1808-1814), pero no fue hasta el reinado de Isabel II (1833-1868) cuando se ordenó que todas las unidades militares españolas utilizaran la misma bandera, con el Real Decreto de 13 de octubre de 1843.

Tanto en el reinado de Amadeo I de Saboya (1871-1873) como en la Primera República (1873-1874) se respetaron los colores. Fue con la irrupción de la Segunda República (1931-1939) cuando se decidió dar un nuevo símbolo al estado naciente. El Gobierno provisional decretó en 1931 la introducción de una banda color morado completando la enseña de «tres bandas horizontales de igual ancho, siendo la roja la superior, amarilla la central».

En 1936 estalló la Guerra Civil y las tropas sublevadas se restableció la bandera rojigualda. El presidente de la Junta de Defensa Nacional, general Cabanellas, firmó un decreto el 29 de agosto de 1936, por el que «se restablece la bandera bicolor, roja y gualda, como bandera de España». Cuando el general Francisco Franco (1939-1975) ganó la guerra impuso definitivamente la insignia. El águila de San Juan se estampó en la tela roja y gualda.

Con la llegada de la Democracia, se buscó una enseña que uniera a todos los españoles y espantara las divisiones del pasado. El Rey Juan Carlos I sustituyó el reglamento franquista por el Real Decreto 1511/1977, que regulaba banderas y estandartes, guiones, insignias y distintivos.

El artículo 4.1 de la Constitución Española recoge que «la bandera de España está formada por tres franjas horizontales, roja, amarilla y roja, siendo la amarilla de doble anchura que cada una de las rojas».

historia-de-la-bandera-espac3b1ola

ABC

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones