Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Historia

El último samurái, la verdadera historia

  • Escrito por Redacción

Last-samurai

Esta es la verdadera historia en la que está inspirada la película “El último samurái” (2003), protagonizada por Tom Cruise y dirigida por Edward Zwick.

Tom Cruise interpreta a Nathan Algren, un soldado del ejército de los EEUU que llega a Japón en la Restauración Meiji, un período de transición que puso fin al Shogunato Tokugawa. Los clanes, señores feudales (daimyos), samuráis y shogunes gobernaron Japón durante años, pero fueron desplazados y relegados por la modernidad y la industria de Occidente. La figura del Emperador existía en dicha época del Shogunato, si bien estaba relegada a un discreto segundo plano. Sería pues, desde la Restauración Meiji hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, cuando el Emperador cobraría protagonismo.

Aunque aparentemente Japón había estado aislado del mundo durante un largo tiempo, dicho aislamiento (Sakoku) nunca fue completo. El contacto con europeos como portugueses y españoles ya se había producido años antes a través de misioneros y comerciantes (“namban” o “bárbaros del sur” era el nombre que los japoneses dieron a españoles y portugueses). Otros hechos ocurridos en Asia, como la invasión japonesa de Corea y su fin a manos del almirante Yi Sun Sin con sus barcos tortuga en Noryang o años antes las dos invasiones mongolas de Kublai Khan en las que Japón se salvó gracias a las tempestades y fuertes vientos (de ahí la palabra kamikaze o “viento divino“), demuestran que Japón no estaba tan aislado y que sí estaba en los mapas. Sería el comodoro Perry el que tendría un papel relevante en la apertura de Japón a Occidente con la firma del Tratado de Kanagawa en 1854. Nathan, en realidad, está inspirado en un personaje histórico que vivió en dicha época, pero no era un norteamericano sino el francés Jules Brunet.

Jules Brunet

Jules Brunet

Brunet nació en Belfort, en el Este de Francia, en 1838. En 1857 se graduó en la Escuela Politécnica de París en la especialidad de artillería. Entre 1862-1867 participó en la segunda intervención francesa de México bajo las órdenes de Napoleón III, donde Brunet destacó por su valentía recibiendo la Légion d’Honneur. Sería en 1867 cuando Brunet llegaría a Yokohama como miembro de la primera misión militar francesa en Japón. Su tarea como miembro de dicha misión era formar e instruir a las fuerzas de élite del Shogún Tokugawa Yoshinobu. Durante dicha misión, Brunet quedó fascinado por las tradiciones y por la cultura japonesa, pero como pasa también en la película era un periodo de inestabilidad política. En 1868 el Emperador Meiji se hizo oficialmente con el poder, poder que había ostentado el Shogún desde hacía 600 años. El Emperador fue respaldado y apoyado por multitud de clanes, pero el Shogún no reconoció al Emperador… y comenzó una guerra civil (Boshin) que enfrentó a la facción aperturista, liderada por el Emperador, contra el Shogún y los partidarios de la tradición.

Las tropas imperiales marcharon a Edo, donde el embajador francés Léon Roches elaboró un plan para defender la ciudad, pero en el último momento el Shogún decidió dejarlo a un lado y sus tropas fueron derrotadas el 29 de marzo de 1868 en la batalla de Koshu-Katsunama. Dos meses más tarde, Edo capitulaba y Yoshinobu se rendía. Unos pocos hombres del Shogún, entre los que se encontraban Brunet y cuatro oficiales franceses, lograron escapar con la ayuda del almirante Enomoto Takeaki, leal al Shogunato Tokugawa, a la isla Ezo al norte de Japón (actual Hokkaidō). El 3 de septiembre de 1868, Edo pasó a denominarse Tokyo y el Emperador Meiji se estableció en la que, desde ese momento, será la capital de Japón. Napoleón III declaró la neutralidad de Francia. Sin embargo, Brunet y los oficiales decidieron abandonar la misión del ejército francés y unirse a Takeaki con la esperanza de reagrupar las tropas y poder contraatacar. Con Jules Brunet al mando, los rebeldes sitiaron y capturaron el fuerte de Goryokaku, en manos de las tropas imperiales. Seguirían otras victorias hasta conquistar Hakodate, donde el 15 de diciembre de 1868 se proclamó la República de Ezo, nombrándose presidente a Enomoto Takeaki. Francia y otras naciones europeas reaccionaron reconociendo la República de Ezo (la única en la historia de Japón).

Proclamación de la República

Proclamación de la República

En marzo de 1869, cerca de 10.000 hombres del ejército Imperial llegaron a Ezo, donde Brunet, los cuatro oficiales franceses (Fortant, Marlin, Cazeneuve y Bouffier) y unos 3.000 hombres de la República protagonizan una épica resistencia. Finalmente, la superioridad numérica pudo con el entusiasmo de los partidarios del Shogunato y fueron derrotados en mayo de 1869. Cuando cayó el fuerte de Goryokaku, sólo había una guarnición 800 hombres de la República de Ezo frente a 8.000 del ejército Imperial… era el fin de 600 años de Shogunato y de la aventura japonesa de Jules Brunet. Abandonó Japón rumbo a Francia, donde a pesar de ser recibido como un héroe fue juzgado por desobedecer las órdenes de permanecer al margen. Aún así, pudo continuar su carrera miliar alcanzando el rango de general.

A pesar de lo hecho por Brunet, la colaboración franco-japonesa continuó en la Restauración Meiji: otras dos misiones llegaron a Japón en 1872 y 1884 con el objetivo de modernizar el ejército japonés. Dos oficiales franceses fueron los primeros occidentales en ser aceptados en un prestigioso dojo y practicar las artes marciales japonesas. En 1886, al ingeniero Louis Emile-Bertin se le encomendó la construcción de la primera Armada moderna japonesa, llegando a convertirse en íntimo amigo del Emperador. En 1919, ingenieros franceses supervisaron la creación de la primera fuerza de aviación japonesa.

Hoy en día, el nombre de Jules Brunet ha caído casi en el olvido en Francia, pero los japoneses aún recuerdan al soldado francés que luchó junto a los últimos samuráis.

 Por Javier Sanz, en HISTORIAS DE LA HISTORIA

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones