Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 13 ...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Historia

Así se inventó Jordi Pujol una historia alternativa y «victimista» de Cataluña

  • Escrito por Redacción

sitio-Barcelona--644x362

La Generalitat ha demostrado alergia a los licenciados en historia en su proyecto de «nacionalizar al pueblo catalán». «Yo soy historiador», llegó a afirmar Pujol repetidas veces

«A pesar de la tendencia de los historiadores nacionalistas catalanes de retorcer la naturaleza "catalana-aragonesa" de la Corona de Aragón, nunca ha existido nada, en la historia medieval, y mucho menos en los tiempos modernos que pudiera considerarse ni de lejos un embrión del Estado catalán, excepto en las imaginaciones más románticas y soñadoras», explica en uno de sus trabajos el historiador Enric Ucelay-Da Cal. Una tradición historiográfica que Jordi Pujol retornó en los años ochenta del siglo pasado para componer un relato alternativo y «victimista» de Cataluña.

Como recuerda Henry Kamen en su último libro «España y Cataluña: historia de una pasión», la Generalitat se ha basado en la idea de que la historiografía de España está controlada y dictada desde Madrid para recurrir a periodistas y otras figuras no académicas que desarrollen un relato alternativo. Toda la historia moderna de Cataluña está sujeta a las normas impuestas desde la Generalitat, sin que exista un precedente igual en ninguna otra región de España, lo cual queda retratado en que los hombres responsables de dirigir los aspectos históricos del «Tricentenari de 1714» fueran periodistas afines al gobierno de Mas y no historiadores.

«Pujol se estaba apropiando de la herencia de Cataluña»

Así, una directiva interna de CiU despachada por Jordi Pujol en los años noventa reclamaba: «Cataluña debe seguir siendo un pueblo. Para conseguirlo el primer y principal objetivo es nacionalizar al pueblo catalán (es decir, reforzar la identidad, la conciencia y los sentimientos nacionales del pueblo catalán y hacerlos operativos)». Algo que en su momento desató las críticas de miembros socialistas que denunciaron que «Pujol se estaba apropiando de la herencia de Cataluña en beneficio de su propio partido».

No en vano, incluso entre los pocos historiadores que han colaborado con la Generalalitat en estos años han surgido voces discrepantes con las exigencias de Pujol. Este es el caso de Josep Benet que afirmó en una ocasión: «Yo no estoy de acuerdo con el proyecto nacionalista porque creo que no es así como deberían hacerse las cosas en el campo historiográfico. Fue una decisión gubernativa».

A falta de historiadores formados, Jordi Pujol bromeó en varias ocasiones diciendo: «Yo soy historiador». Y de hecho, la política de la Generalitat en temas históricos ha estado completamente influenciada por decisiones personales de Pujol como la creación del «Museo de l'Historia de Cataluña» tras una visita del líder catalán a Jerusalén, donde quedó profundamente impresionado por «el Museo de la Diáspora». Y cuando se abrió el museo, con un coste de 35 millones de dólares, la coordinación corrió a cargo de un miembro de CiU y no de un historiador.

Los desterrados de la Cataluña de Pujol

Frente a esta alergia a los historiadores que ha servido a Pujol para modular la historia de Cataluña a su antojo, el hispanista Kamen lanza dos advertencias en el prólogo de su libro: «Consecuentemente, personalidades que deberían gozar de un lugar de privilegio en la historiografía catalana, como Narcís Feliu de la Penya o Jaume Vicens Vives, han sido olvidados (como sinónimo de silenciados) o relegados a un lugar marginal en el mejor de los casos. El primero “porque se sentía tan catalán como español” mientras que el segundo “fue criticado por alguno de sus colegas y calificado como un instrumento de los españoles”».

ABC

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones