Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Historia

BATALLA DE SAIGON ( CAMPAÑA DE LA CONCHINCHINA)

  • Escrito por Redacción

SAIGON PALANCA PLANO

“¡Anda y  vete a La Conchinchina!” . Esta expresión, ahora muy rara pero muy popular entre nuestros abuelos. Cuando se nombraba “la Conchinchina” se quería hacer referencia a un lugar muy muy remoto e irreal. En esta página se describe un Hecho de la Historia de España que tiene poco de irreal y que ha quedado oculto y olvidado para los españoles.  Ocultado, por desidia o intencionadamente desde el propio estado, la decisiva participación de fuerzas españolas en la conquista de Saigón para los franceses, el 17 de febrero de 1859.

Resumen de la Batalla de Saigón

Durante el reinado de Isabel II, el gobierno español presidido por O’Donnell, ordenó  la  participación de España  en la Guerra de la Cochinchina, la actual  Vietnam del Sur . CONCHINCJINA

Es decir, un siglo antes de que los  norteamericanos   intervinieran en la  guerra de Vietnam, de donde se retiraron en 1973, un grupo de 1.500 soldados  españoles (junto con tropas francesas) tomaron  la ciudad de Saigón.

España había firmado en 1834  el Tratado de la Cuádruple Alianza junto con Gran Bretaña, Francia y Portugal. Los franceses querían desarrollar en la Cochinchina sus actividades comerciales, y su pretexto para intervenir fue la persecución desatada contra misioneros católicos, tanto franceses como españoles.

El  asesinato de conversos católicos, misioneros españoles  y del Obispo español José María Díaz Sanjurjo, desencadenó  en 1858   la declaración   de guerra y Francia requirió la cooperación de las tropas españolas acuarteladas en Filipinas. España,   sujeta al Tratado de la Cuádruple Alianza, accedió a las peticiones francesas.

Una expedición de castigo de unos 3.000 soldados franceses, españoles y tagalos conquistó Da Nang, la principal ciudad de Vietnam central, en septiembre de 1858. Unos 1.500  soldados , españoles y tagalos, al mando del Coronel Ruiz de Lanzarote se unieron a las fuerzas francesas. Después de varias acciones de castigo,  se dirigieron a Saigón, asaltando y tomando la ciudad el 17 de febrero de 1859.

PERSECUCION RELIGIOSA

Durante los seis meses posteriores la ciudad fue sitiada por tropas nativas  y con apenas 550 hombres entre franceses y españoles mantuvieron la posición hasta   la llegada de refuerzos franceses.

El 23 de marzo de 1862 terminaba esta guerra de la Conchinchina  y el 5 de junio de 1862, se   firmó el tratado de paz entre Francia y Tu Duc el emperador de Annam sin la participación española, que   asistió  como simple invitada al acto protocolario conflicto tras  la firma de  la paz .

LOS PROTAGONISTAS


Ficha de la Batalla de Saigón

FICHA BATALLA SAIGON


Antecedentes Históricos de la Batalla de Saigón

Los españoles estuvieron  presentes en el sudeste asiático desde el año 1565, cuando la expedición de Legazpy tomó la isla de Cebú para el reino de Castilla. La expedición tuvo como objetivo principal la evangelización  y acompañaba al guipuzcoano  el fraile agustino Andrés Urdaneta.

En el actual Vietnam, los  misioneros  españoles estuvieron presentes desde el año 1678.  El proyecto de colonización   se centro en desarrollar e impulsar  la red de comunidades religiosas para que pudieran desarrollar sus actividades de evangelización. Al mando de las tropas aliadas estaba  el contralmirante francés Rigault de Genouilly.

A mediados del siglo XIX el imperio de Annam comprendía lo que más tarde se llamaría Indochina, los antiguos reinos de Tonkín y Conchinchina (la actual Vietnam del Sur).  El emperador  en 1821 era Tu Duc, descendiente de Gia Long.

Las misiones católicas se fueron expandiendo  por todo el territorio.  Unos 5.000 misioneros llegaron a convertir a la fe católica  cerca de 300.000 habitantes.  El éxito de la evangelización causó desconfianza entre las autoridades del país lo que dio lugar a persecuciones y asesinatos horribles.

 En 1821, Tu Duc  el soberano de Annam,   ordenó la expulsión de los  europeos que estaban  evangelizando el país. En 1833 el   emperador ordenó una terrible persecución religiosa que ocasionó gran número de asesinatos de religiosos y conversos cristianos. En consecuencia, los misioneros españoles y franceses  pasaron a la  clandestina. En 1847 los franceses   bombardearon el puerto de Da Nang (Touranne). En 1852, con la llegada al trono francés de Napoleón III, Francia  desplegó una política de conquistas coloniales en la zona que más tarde se denominaría la Indochina francesa
 
En   el 20 de julio de 1857 iba a tener lugar el hecho de desencadenaría la indignación en Europa y traería como consecuencia    operaciones militares conjuntas de castigo  de la alianza española/francesas contra el imperio de Annam.  En dicha fecha, el   obispo dominico español José María Díaz Sanjurjo   fue martirizado, asesinado y exhibido su cuerpo decapitado públicamente. José María  era  obispo titular de Platea y vicario apostólico de Tonkín.

Mientras tanto  Gran Bretaña había marcado como  objetivo estratégico a  Birmania y Siam, mientras que el objetivo principal de España era  proteger las misiones en Indochina. Además, Francia  con claros intereses comerciales en China, tenía interés en establecer una   base naval en esa zona, para  controlar los ríos  Rojo,  Negro y  Claro. Pero en realidad estos tres ríos dejaban de ser navegables antes de entrar en China, y por lo tanto carecían finalmente de interés para sus objetivos comerciales en China. 

Mientras tanto continuaba la persecución religiosa a los  misioneros españoles en Vietnam, el obispo Melchor García San Pedro fue decapitado y su cabeza colocada en la plaza de Nankín.

El 1 de Diciembre de 1857 el ministro Francés conde Walewski y el marqués de Turgot por parte de España acuerdan intervenir militarmente, poniéndose las tropas españolas bajo mando francés.

Francia había decidido la  intervención militar de castigo   y el gobierno español se adhirió al proyecto. El gobierno ordenó al capitán general de Filipinas, General Norzegaray movilizar una fuerza de   1.500 hombres al mando del alférez de navío Siro Fernández.  Al frente de la vanguardia de  tropas españolas iba el Coronel Mariano Oscáriz. La Marina española aportó inicialmente a las fuerzas marítimas la fragata Elcano, doce falúas y varios transportes. Posteriormente también se incorporaría el Jorge Juan.  Los expedicionarios españoles se debían incorporar a la escuadra francesa del contralmirante Rigault de Genouilly.

FUERZA NAVAL ALIADA QUE TOMO SAIGON

En 1860, Martínez de la Rosa  ordenó el envío de fuerzas de refuerzo : el vapor de Guerra Jorge Juan, la Corbeta Narváez y la Goleta Constancia; un batallón de 1.200 hombres con artillería, un regimiento de infantería, dos compañías de cazadores, una batería de artillería y los correspondientes servicios logísticos.  

Francia participó con una fragata, dos corbetas y cinco cañeras más varios transportes.

DESEMBARCO ALIADO

En agosto de 1858,  previo bombardeo, las fuerzas aliadas española y francesas desembarcaron en   la bahía de Da Nang (Touranne), cerca de Hué ( la capital imperial) con 1.300 franceses y 500 españoles. El 2 de septiembre  tomaron   la fortaleza de Da Nang, la principal ciudad de Vietnam central, y una de las más inexpugnables fortalezas de Oriente.

Si el contralmirante Rigault hubiera tenido mayor decisión podría haber continuado el avance y tomado también  Hué.  Pero Rigault decidió consolidar la posición construyendo  un campo atrincherado y en octubre se dedicaron los recursos  disponibles al  reconocimiento a lo largo del río Turana.

Tras el éxito, los franceses se animan y  deciden conquistar Cochinchina. Unos meses más tarde, en febrero de 1859, la  fuerza conjunta de españoles y franceses, iniciaron la marcha hacia Vietnam del Sur (entonces la Conchinchina) con la intención de  tomar la capital, Saigón    que  entonces tenía más de 100.000 habitantes.


Comienza la batalla de Saigón

En febrero de 1859, las fuerzas aliadas se concentraron en el puerto de Da Nang (Touranne) desde donde una fuerza combinada de siete barcos franceses y el español Elcano partió con dirección a Saigón, con un contingente de 1.500 hombres, la mitad españoles. Las tropas españolas procedían de las guarniciones de la Capitanía General de Filipinas. Al mando de las tropas aliadas estaba  el contralmirante francés Rigault de Genouilly. Mientras que al frente de las  tropas españolas  iba el coronel Bernardo Ruiz de Lanzarote. En  el puerto  de Da Nang (Touranne)  quedó una guarnición aliada a la espera de acontecimientos.

La flota fondeó frente al cabo Santiago, donde desembarcaron las tropas para  iniciar el ataque a la ciudad de Saigón.

CABO SANTIAGO

El avance de las tropa  requirió   la neutralización de numerosos puntos de resistencia. Las enfermedades diezmaron a las fuerzas aliadas. Afortunadamente  los soldados españoles estaban  más habituados que los franceses  a las enfermedades tropicales, como   el paludismo,   las picaduras de serpientes, amebas o las temidas hormigas rojas que devoraban literalmente a los heridos, que diezmaron a la expedición aliada.

El entorno de combate era muy difícil y la jungla impedía el avance rápido de la tropas . El caminoATAQUE A SAIGON hacia la capital requería conquistar palmo a palmo la jungla que rodeaba Saigón.

Durante el  9 y 16 de febrero se destruyeron  las posiciones defensivas que protegían la ciudad. En la toma de uno de los diferentes fuertes destacaría Miguel Primo de Rivera.

El día 17  tuvo lugar el asalto de la ciudad y tras un breve e intenso combate Saigón quedó en manos de los aliados. 

Dos compañías de soldados españoles, al mando del comandante Carlos Palanca Gutiérrez, lucharon en la vanguardia y fueron los primeros en iniciar el  salto final a la ciudadela a bayoneta calada .  Una vez rotas las defensas de la ciudad pasaron el resto de las unidades.

Una vez tomada Saigón, el general francés ordenó demoler la ciudadela y construir  un nuevo puerto fortificado donde quedaría una guarnición de retaguardia.

Transcurridos unos días, los franceses destaparon sus reales intenciones. El nuevo ATAQUE ESPAÑOL comandante francés François  Page ordenó, sin previa consulta al Gobierno español,  la retirada de las tropas españolas no acantonadas en Saigón. El comandante Carlos Palanca Gutiérrez permaneció en la zona mientras el coronel Bernardo Ruiz de Lanzarote regresaba a Manila. El ejército francés había  considerado a la fuerza española como  tropas auxiliar. 

El gobernador  español de Filipinas no se opuso a las intenciones de Napoleón III y no hizo valer su participación con unos recursos que fueron significativos en el resultado final de la toma de Saigón. Es verdad que la intención inicial de España era simplemente castigar la muerte del dominico que había sido martirizado y decapitado. Pero la falta de  coordinación entre la península y el gobernador de Filipinas impidió lograr mejores resultados del tratado de paz firmado entre Francia y el emperador de Annam.

EMEPRADOR ANNAMITA SOLDADOS ANNAMITAS

España participó en la campaña de la Conchinchina con confianza y candidez de lo que se aprovechó Francia para conseguir todas las ventajas. El teniente coronel Carlos Palanca Gutiérrez,  sufrió  al comprobar la desidia  y menosprecio de su patria con aquellas tierras y con el esfuerzo de sus soldados.  A pesar de sus protestas formales antes la metrópoli, Palanca no consiguió que el chovinismo francés valorara justamente   la participación española. La “grandeur” se aprovechó de un gobierno pusilánime  y de la debilidad del gobierno de Filipinas.  

Finalizada  la campaña y por orden de los franceses, la mayoría del grueso de las tropas españolas volvieron  a las Filipinas.  Tras la partida de las tropas, quedaron defendiendo Saigón, junto a 322 franceses,  233 soldados  españoles y 4 oficiales al mando de Palanca. 

El 23 de marzo de 1862 quedó definitivamente concluida para España el conflicto armado en la Conchinchina. Luego vendría el ignominioso y vejatorio tratado de paz que firmaron el rey de Francia y el rey de Annam sin la presencia efectiva española.

Fruto de estas operaciones, el comandante Palanca fue ascendido  a grado de  coronel  graduado, nombrado también  jefe de la expedición española con responsabilidades de plenipotenciario en Anam. Él llevó el mando de la operación, excepto en el desembarco del cabo Santiago, y estuvo al frente de las fuerzas españolas que tomaron los puertos de Hong-lai, Cha-lai y Ton-ki,  e inició el asalto final a Saigón.


Consecuencia de la Batalla de Saigón

Una vez rendida Saigón, rápidamente los franceses izaron la bandera tricolor y se apoderaron de todo, sin más explicaciones. Ordenaron a las tropas “auxiliares” españolas regresar a Filipinas , excepto las acantonadas en defensa de Saigón. Con las tropas también se marchó el coronel Bernardo Ruiz de Lanzarote. Quedando en Vietnam 233 soldados españoles bajo la órdenes del teniente coronel Carlos Palanca Gutiérrez.  

Acciones Bélicas de las Fuerzas Española después de la toma de Saigón:

En 1861 la fuerza de tropas españolas al mando de Palanca, colaboró con las  tropas francesas   en el ataque de Ki-Hoa en febrero de 1861. En  esta operación, los españoles tuvieron un treinta por ciento de bajas, frente a un diez por ciento de los franceses. En abril los españoles también participaron en el durísimo asalto a My-Tho (o Mi-Thi), donde durante dos días   los anamitas utilizaron elefantes armados contra los europeos. Otras acciones en las que participó Palanca durante 1861 fueron los combates de   Bien-Hoa, el río Dong-Mon y el cabo de Baria.

En 1862  Palanca ya sólo  disponía de algo más de cien soldados y  participó   en los ataques de Long-Lap, Vinh-Luong y Long-Dinh.

El emperador Tu Duc aceptó las condiciones impuestas por los franceses y tuvo que ceder   la zona ocupada a Francia y accedió a la petición española de permitir la libertad religiosa. Pasado un año, los   imperialistas franceses ocuparon Camboya y una década más tarde, el norte de Vietnam.

El 5 de junio de 1862, se puso fin a la guerra con la firma de un tratado de paz entre Francia y Tu Duc el emperador de Annam sin la participación española, que   asistió  como simple invitada al acto protocolario.  Como consecuencia del tratado, Francia   inició su penetración colonial en Indochina gracias a la concesión de tres provincias de la baja Cochinchina y unas cuantas islas. España sólo logró algunos derechos comerciales  que el gobierno de Annam reconociera la libertad religiosa para los anamitas.

Posteriormente  el Emperador Tu-Duc no iba a cumplir lo firmado y  volvería  la persecución religiosa asesinando a muchos católicos.

Esta es la aventura española en la Conchinchina, España llegó a tener desplegados en Vietnam del Sur más de 4.000 hombres, contando las tropas tagalas. El 1 de abril de 1863 volvieron los últimos españoles a Filipinas.

CEMEMNTERIO SAIGON PLACA CEMENTERIO

En 1902 los franceses lograron la unificación de  Indochina. España  no  había sacado beneficio   práctico de la campaña. Las tropas españolas habían regresaron a Filipinas y la historia oficial española empezó, como es habitual en España,  a olvidar la expedición que contribuyó a la toma de Vietnam por los franceses.

La capital colonial francesa se estableció en Saigón. La Indochina Francesa estuvo formada por Annam, Tonkín, Camboya y Laos. Durante la Segunda Guerra Mundial Japón ocupó toda la zona. Tras la Segunda Guerra Mundial, la "Cochinchina" formó parte del estado de Vietnam del Sur .

Curiosamente, en 1964 los infantes de marina de Estados Unidos desembarcaron en la misma bahía donde lo hicieran las tropas españolas y francesas en 1858: Da Nang, bautizada Tourane por los franceses.

Por Paco Domingo en GRNADES BATALLAS DE LA HISTORIA DE ESPAÑA

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones