Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Cultura

Clase magistral de Augusto Ferrer-Dalmau en el Ateneo

  • Escrito por Redacción

14-12-dalmau

Nuestro pintor de batallas desvela las claves de sus obras en el mítico auditorio madrileño ante un aforo completo

Augusto Ferrer-Dalmau ofreció en el Ateneo de Madrid una auténtica clase magistral. En el auditorio central, rodeado por retratos de ilustres como Espronceda, Zorrilla o Canalejas, destripó literalmente sus obras más conocidas: desde Rocroi. El último tercio a La Patrulla o su último cuadro Caza al Amanecer. Acompañado por los representantes de la Fundación Philippe Cousteau, el pintor catalán respondió a todas las cuestiones de un auditorio que estaba a rebosar.

“Muchos me preguntan por qué pinto batallas. No se conservan fotos en color que muestren la bravura de nuestros soldados, las estampas de frentes diezmados que dejaban los días de frío, hambre y kilómetros recorridos a la intemperie, pero existieron. Y yo quiero reflejarlo. Ahora más que nunca es necesario recuperar nuestra historia, nuestro pasado, y reivindicar el patriotismo con orgullo, como el mayor bien que tenemos los españoles, lo que nos ha he hecho fuertes ante el mundo”. Así arrancó una conferencia que prometía sinceridad y valentía.

“Me llama la atención que en la mayoría de sus cuadros figure la bandera española. ¿Casualidad o intencionado?”, le preguntó un joven de poco más de veinte años sentado en las primeras filas. “Es totalmente buscado. Yo no me considero un artista. Nunca me llamarán para exponer en ARCO. Mi oficio es documentar el pasado militar. Gran parte de mi trabajo consiste en reflejar cómo iban vestidos los soldados; el tipo de casco o sable que usaban en la época; o en qué condiciones se producían los enfrentamientos. Dedico muchas horas a asesorarme en museos y consultando con expertos”, respondió.

patrulla 0

El perro de Rocroi

En el fondo de una sala totalmente oscura se proyectaba la imagen de La Batalla de San Marcial. “La herida que tiene el caballo en el cuello proviene de un disparo y la sangre en el pantalón blanco de su jinete es la salpicadura. Los ojos desorbitados del corcel añaden todo el dramatismo”, explicó Ferrer-Dalmau. “¿Y el perro? No es habitual que se incluyan animales en cuadros de batallas”, indicó otro de los presentes. “Fue una petición del propietario del cuadro. Refleja a un podenco que ha resistido la guerra como el resto y, aún pulgoso y famélico, les acompaña fielmente”, aclaró.

Pero lo que realmente impacta de esta obra son las caras de los soldados. Ninguna se parece a la otra. “Pinto a los protagonistas uno a uno. Primero lo hago en un boceto a parte y, cuando lo veo claro, lo paso al lienzo. Normalmente cambia mucho, pero necesito tener la idea esbozada en la mente”, explicó. Uno de los casos más claros es el de un joven de melena rubia. “Quise pintar a un jovencito. Había muchos adolescentes en las contiendas. Primero lo dibujé mirando al frente, pero acabó con la vista perdida en el infinito. Era hijo de una holandesa y medio tercio”, comentó entre las risas del auditorio. Otro de los personajes comenzó siendo tuerto, pero acabó ciego, también por cortesía del autor del encargo. Cubiertos sus ojos con una venda ensangrentada, le guía uno de los soldados. No falta nadie, ni Viggo Mortensen como capitán Alatriste: un guiño cinéfilo del pintor.

A medida que iban pasando las diapositivas y se iban desvelando secretos de estudio el público mostraba más interés. “¿Por dónde comienza sus cuadros?”, preguntaron. “Primero dibujo el cielo y el suelo. En el caso de Rocroi se ve un terreno embarrado, con la hierba pisoteada. En La Batalla de San Marcial el firmamento está agujereado y ennegrecido por la pólvora. Después me ocupo de las figuras, una a una, rostro a rostro, fusil a fusil”, explicó Ferrer-Dalmau.

vigo2

José Napoleón en Cádiz

Se nota el pasado como paisajista de Ferrer-Dalmau. En el cuadro El cerco de Cádiz, una barca abandonada y la marea baja que deja tras de sí una duna de arena mojada rivaliza con José Napoleón y su ejército. Y en su último cuadro, Caza al amanecer, en el que ha colaborado Arturo Pérez-Reverte, el mar cobra todo el protagonismo. Sin menospreciar el episodio histórico que representa -la persecución de dos fragatas inglesas a una goleta española-, las olas de dos metros embravecidas ocupan la mitad del lienzo.

“Retrataste a Agustina de Aragón, ¿verdad?, preguntó uno; ¿Pintarás las Navas de Tolosa algún día?, cuestionó otro. Las peticiones del auditorio no daban tregua al pintor. Una hora después del inicio de la conferencia, a Ferrer-Dalmau sólo le faltaba explicar cuál es el producto que usa para secar sus óleos: “secativo de cobalto”, respondió a un curioso.

El Ateneo de Madrid vivió una gran clase magistral de la mano del artista catalán más mediático del momento. La política no fue necesaria para mantener el interés. Sólo arte, pintura e historia.

LA GACETA

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones