Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 13 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 05 de...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Cultura

«El guardia civil ya no tiene esa imagen represiva de la capa y el tricornio»

  • Escrito por Redacción

09-12-anecdotas-guardia-civil

Al igual que sucede en las cenas de empresa con motivo de la Navidad, cada vez que varios compañeros de trabajo se reúnen fluyen como el agua infinidad de anécdotas relacionadas con el trabajo, que sirven de pretexto para pasar un buen rato y hacen más amena la jornada laboral.

Pero cuando esos compañeros de trabajo son guardias civiles y ponen en común todo lo que les ha sucedido a lo largo de años y años de patrulla, el relato de ese anecdotario puede resultar desternillante.

Buena prueba de ello es el tercer libro de José Manuel León Sánchez (Logroño, 1959), un guardia civil retirado encargado de recopilar las anécdotas más divertidas con protagonismo de agentes del Instituto Armado. «El ciudadano de a pie sabe muy poquito de qué sienten o cómo piensan los guardias civiles. Yo intento, a través de estas anécdotas, transmitirle que somos personas normales, con nuestro corazoncito, que ya nada tenemos que ver con esa imagen represiva de la capa y el tricornio», afirma el autor de '120 relatos de la Guardia Civil', que será presentado en sociedad el próximo viernes (a las 20.00 horas en el Centro Cultural Ibercaja de calle Portales) y que obtuvo el reconocimiento del público en la pasada Feria del Libro de Madrid, donde se convirtió en el segundo título más vendido de los presentados por editoriales cántabras.

El libro se compone de más de un centenar de relatos compartidos por agentes de la Benemérita de todo el territorio nacional, donde la falta de recursos o la confusión acaban desembocando en una desternillante anécdota que no deja indiferente a nadie.

«¡Se ha comido a mi padre!»

Una de ellas tuvo como protagonista a un primerizo agente de aduanas que registró en Irún a los pasajeros de un tren procedente de Francia. Uno de ellos, escuálido y de raza negra, solo hablaba en francés y portaba colgada al cuello una sospechosa bolsita de cuero cuyo contenido se negaba a declarar. El agente hizo un corte en la bolsita y comenzó a caer un polvo blanquecino de la misma. Sorprendido, el guardia se humedeció el meñique y se llevó una muestra de ese polvo a la boca, cuando el pasajero empezó a llorar desconsolado mientras gritaba «¡Mon Dieu! Vous avez mangé mon père». Al darse cuenta de que el agente había ingerido las cenizas del difunto padre del pasajero, arqueó el cuerpo y empezó a vomitar ante la presencia de un nutrido grupo de personas. Un mal día en el trabajo lo tiene cualquiera.

También recordarán su jornada una pareja de agentes de la provincia de Burgos que vieron pasar a un campesino en su coche, con una oveja negra como copiloto. Con el cinturón de seguridad puesto, eso sí. «No quería que se lo pusiera, pero al final la he convencido. Buena está la cosa con eso de quitar puntos», explicaba el conductor a los agentes.

Porque, por surrealistas que resulten, los relatos incluidos en el libro se ajustan fielmente a la realidad. «Muchos compañeros me han pedido por favor que no desvele su identidad. Disfrazo un poco los elementos accesorios sin que afecten a la esencia de la historia», matiza su autor.

Tampoco faltan historias que tienen como protagonista un binomio indisoluble, el formado por guardias civiles y gitanos. O situaciones rocambolescas con cazadores, prisioneros que se dan a la fuga, parturientas o conductores de vehículos que intentan lo indecible por evitar una sanción.

La obra, editada por Tantín Ediciones y cuyo precio es de 10 euros, está prologada por Alberto Moya Acedo (secretario General de la Asociación Unificada de Guardias Civiles). Ya hay quien la define como un 'manual de risoterapia'. En cualquier caso, demuestra que la aplicación de la Ley no está reñida con el sentido del humor.

Comentarios   

lopez
+2 #1 lopez 13-12-2013 17:22
Sr. Desde cuando la capa y el tricornio, han representado una imagen represiva. No tiene Vd.ni puñetera idea.Estas dos prendas,han contribuido al prestigio dentro y fuera de nuestras fronteras, de la imagen de la Guardia Civil. No me extraña estas afirmaciones,ob servando quien prologa este libro o lo que sea.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones