Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 13 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 05 de...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Cultura

El castellano revive en Manila

  • Escrito por Redacción

MARGALLO-MANILA

Una adolescente filipina pregunta a otra cómo llegar desde Pureza a la Avenida Ayala. "Sin problemas", responde su amiga en español. "Coge la línea morada del metro. Haz transbordo en Cubao a la línea azul y baja en Ayala", le indica.

Estamos en Manila, en clase de español con los alumnos del Instituto de Secundaria Bangkal. Tras años de olvido, el Gobierno filipino ha iniciado un plan educativo para reintroducir el español en los centros de enseñanza, un programa que se realiza con la colaboración del Instituto Cervantes. Hoy, 72 escuelas tienen un programa de español, con 150 profesores formados en el Cervantes y 8.000 estudiantes hispanohablantes. "Es un cambio de tendencia y de percepción", señala Rafael Rodríguez-Ponga, secretario general del Instituto.

"La novedad es que después de haber sido eliminado casi por completo, el español vuelve al sistema educativo porque el Gobierno filipino se ha dado cuenta que necesita, además del inglés, otra lengua internacional", afirma. "Así que el español, el idioma colonial, es hoy una lengua útil, una lengua de oportunidades para el mundo laboral, para el turismo. Es un cambio histórico", añade este estudioso del español en Filipinas, Marianas y Carolinas.

Seguir las huellas de la que un día fuera la lengua de la administración, de la Justicia o de los intelectuales en Filipinas sigue siendo posible hoy. Está en los nombres de las calles de Manila, en los carteles de negocios y comercios por toda la ciudad, en la memoria colectiva de sus gentes. Las referencias en español a lugares emblemáticos de la capital o a personajes y figuras históricas son constantes.

Da la sensación de que la lengua castellana sigue viva en las islas, que nunca desapareció. Un paseo por Intramuros -la ciudad original de Manila fundada por Legazpi en 1571- es sumergirse en un universo que desprende esencia española.

Viaje de vuelta

En cierta manera, el español nunca ha desaparecido de Filipinas, y es mencionado en la Constitución de 1987, pero hace más de un siglo que sus gentes olvidaron el idioma que les legaron los colonizadores de la Península. Sin embargo, la lengua de Cervantes -con más de 450 millones de hablantes en el mundo- ha realizado un viaje de ida y vuelta al archipiélago a través de la enseñanza, siendo una de las lenguas internacionales con más proyección: "El español en Filipinas se hablaba a dos niveles a finales del siglo XIX. Por un lado, el español culto, la lengua de la Administración. Por otro, el español chabacano, un idioma criollo hablado por las clases populares. En 1898, con la guerra hispano-estadounidense y la invasión de EEUU de Filipinas, el español oficial se sustituyó por el inglés", explica el número dos del Cervantes.

El chabacano tiene varios dialectos en Cavite (con una variedad en Ermita ya desaparecida), Ternate (el más antiguo) y Zamboanga (con ramificaciones en Cotabato y Davao). Es el español criollo más hablado y el único situado fuera del continente americano.

Se calcula que en Filipinas habría hoy unos dos millones de personas que hablan español

"En todo momento [de la administración española] los filipinos hablaban sus lenguas locales, pero, el español como lengua de la administración, de la universidad, de los medios de comunicación, se sustituyó poco a poco por el inglés", incide. Aunque la república insular se independizó de EEUU en 1946, la ex metrópoli aún mantiene una fuerte influencia. El inglés, junto con el tagalog, es la lengua oficial.

Pero quizá no esté todo perdido. Se calcula que en Filipinas habría hoy unos dos millones de personas que hablan español. "En un país de casi 100 millones de habitantes, se trata de un 2% de la población. Una cifra pequeña, pero eso no es lo que importa", admite Rodríguez-Ponga. Sólo unas 3.000 personas mantienen el español como lengua materna, mientras que el chabacano como lengua popular ha aumentado, de forma que estamos hablando de un millón de hablantes. Otro millón largo habla o sabe algo de español.

Entre 1945 y 2010, el español no ha hecho más que sumergirse en el olvido cada vez más. Una de las razones de ello es la propia historia de las islas, que sufrieron la devastación durante la II Guerra Mundial. Japón invadió el país y estableció un Gobierno títere. Se cometieron numerosos crímenes de guerra y se sucedieron masacres contra la población de origen español y asaltos a las sedes oficiales españolas, un ensañamiento que provocó incluso que España rompiera relaciones diplomáticas con Japón el 12 de abril de 1945.

Cuando las tropas aliadas derrotaron a los japoneses en 1945, más de un millón de filipinos habían muerto. La guerra provocó un enorme cambio social. El país quedó destrozado, también en su identidad cultural y lingüística. Luego llegaría la dictadura de Ferdinand Marcos.

EL MUNDO

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones