Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Cultura

Con el nuevo diccionario de la RAE ya puede tomarse una birra

  • Escrito por Redacción

diccionario-rae-14

En las banderolas de Madrid se anuncia el nuevo diccionario de la Real Academia Española. Es la 23.ª edición y hoy sale a la calle. La obra ha crecido un 10 por ciento en cuanto a palabras y acepciones, y ha tenido en cuenta un número considerable de americanismos, palabras usadas en tres países de Hispanoamérica como mínimo.

Antes de la presentación general a la prensa y la ceremonia de clausura del tricentenario de la corporación, presidida por los Reyes el viernes 17, Pedro Álvarez de Miranda, el académico que ha dirigido esta obra magna, recibe a ‘La Vanguardia’ en las dependencias de la Academia para desglosar las novedades más importantes de la nueva edición.

 ¿Qué es lo más innovador de esta edición?

Un diccionario nunca tiene innovaciones muy radicales, porque es hijo de sus antecesores. Este lo es formalmente, con un solo volumen y papel semibiblia.

El paréntesis informativo que antes solo contenía información etimológica, ahora incluye las variantes de ese lema e indicaciones morfológicas y ortográficas.

¿Sólo se editará esta edición?

No, habrá una para coleccionistas, con unos tejuelos azul y rojo en el lomo, que recuerda a la vieja serie. Será numerada y bajo demanda. Y habrá una edición popular destinada a América, en rústica y en dos tomos.

Como novedades han incorporado ‘birra’ y ‘blaugrana’, ¿quizá es que hay muchos culés en la Academia?

'Birra' y 'blaugrana' son por uso. Nada más.

No he visto ‘escrache’.

Efectivamente: se estudió pero se decidió esperar a ver si arraigaba. Hay palabras que son flor de un día, que tienen una aparición fulgurante, pero que luego se olvidan o caen en desuso. No sé si hemos acertado no incluyéndola de momento, pero siempre queda la posibilidad de introducirla en un avance electrónico. Se utiliza mucho menos, pero se podría haber introducido con la marca argentina. Por cierto, que es una palabra que tiene un origen nada claro, aunque parezca mentira. Los mismos argentinos no se ponen de acuerdo sobre la procedencia etimológica.

Fue palabra del año 2013 según la Fundéu y también salió así escogida en la redacción de ‘La Vanguardia’.

Hay modas: ya no sé si no se hacen o es que se llaman de otro modo. Son fuegos de artificio que aparecen de manera fulgurante en la prensa y la Academia siempre ha sido partidaria en estos casos de dar tiempo al tiempo.

 Y supongo que también es pronto para introducir ‘selfie’.

Esa es aún más pronto. En un coloquio un señor muy enfadado con la palabra ‘selfie’ me decía que teníamos que adoptar la palabra ‘autofoto’. Pues muy bien, a ver quién es el que consigue que autofoto sea la que triunfe. Ni la Academia ni nadie puede gobernar los usos léxicos de 400 y pico millones de personas. Y ‘selfie’ no ha habido tiempo ni de considerarla.

 ¿Le preocupa el alud de palabras del inglés?

Personalmente a mí no. Es posible que yo sea uno de los académicos que menos le preocupan los anglicismos. No soy muy alarmista ni muy catastrofista en esto de los extranjerismos. A los historiadores de la lengua como yo, eso nos da una visión un poco más relativizadora y desdramatizadora. En el siglo XVIII español había verdadera alarma ante la profusión de galicismos y se llegó a profetizar que el francés iba a acabar con la lengua española. Las lenguas son sabias y saben aceptar lo que necesitan y no rebasar un cupo tolerable de extranjerismos crudos.

Hay compensaciones, como la palabra ‘tableta’, que está triunfando. Pero empeñarse en no meter ‘selfie’ y meter ‘autofoto’ sería ingenuo. No se puede pensar que la Academia tiene ese poder de convicción sobre tantos millones de usuarios para proscribir el empleo de ‘selfie’. Si al final hay que aceptarla, como decía Espronceda, “un cadáver más qué importa al mundo”, pues un anglicismo más qué importa al mundo.

 ¿Qué criterio se ha seguido para admitir algunos estrangerismos en cursiva? (‘backstage’, ‘spa’)

Las pautas gráfico-fonológicas y que sea difícil de adaptar. Por ejemplo ‘hall’, que no hay más remedio que aceptarla en cursiva. Hemos tenido dudas en algunos casos, como ‘espanglish’, que ha quedado en cursiva y sin tilde, por esa terminación inglesa, al ser una palabra mixta, una mezcla que nació en Puerto Rico.

¿Cómo se han seleccionado las 19.000 acepciones de americanismos?

Se ha producido una armonización con el ‘Diccionario de americanismos’, y se ha tomado como pauta para incorporarlos al DRAE que esos americanismos estuvieran documentados en al menos tres países, aunque hay quien cuestiona el criterio de los países, porque corresponden a realidades demográficas muy distintas. México, por ejemplo, tiene más de 100 millones de habitantes.

También se han incorporado guineanismos.

Sí, unos pocos. Hay en Guinea una incipiente Academia y los académicos correspondientes nos han facilitado una lista de trenta nombres de animales y plantas propios de allí.

Se ha ampliado la marca España.

En efecto: se usa en muchas más entradas que en el 2001. Es una tarea ardua determinar cuáles son las acepciones que se usan exclusivamente en España, pero hay que seguir trabajando en ello para que no puedan acusarnos de eurocéntricos. Ahora bien, la novedad absoluta en cuanto a marcas geográficas es la de Estados Unidos.

El director de la RAE, José Manuel Blecua, no aclaró si sería la última edición en papel.

Esta frase no ha salido de esta casa, pero nadie sabe lo que pasará.

¿Cuándo aparecerán en la web las novedades de la nueva edición?

Se colgará todo dentro de pocos meses, se calcula que a principios del año que viene.

¿La web funcionará como hasta ahora, es decir, con enmiendas de la próxima edición, o habrá cambios más inmediatos?

Habrá avances de la vigesimocuarta edición o actualizaciones. Creo que la Academia debe reflexionar sobre eso. Hasta ahora no se volcaba todo, sino lo más llamativo. Ahora la Academia ha de decidir cuándo y cómo se va hacer. Lo que es evidente es que va a haber una edición eletrónica actualizada periódicamente.

Cuando se le preguntó a Blecua sobre entradas modificadas como ‘referéndum’, ‘consulta’, ‘soberanía’, que algunos lingüistas relacionan con lo que pasa en Catalunya, se refirió a ellos como “lenguas viperinas”. ¿Cuál es su opinión?

Es absolutamente descabellado pensar que la Academia haya hecho modificaciones con la vista puesta en Catalunya.

¿Alguna palabra que haya quedado fuera en el último minuto?

Le voy a poner un ejemplo que yo lamento, no como director del diccionario, sino como académico: ‘finde’. Dedicamos dos plenos a discutir la inclusión de esta palabra y hubo académicos que consideraron su formación demasiado peculiar.

Hay muchos diminutivos nuevos: ‘caballito’, ‘gorrilla’, ‘basurita’. ¿El diminutivo es creador de palabras?

El diminutivo es un mecanismo muy productivo en español, muy fecundo y castizo. Pero no creo que haya una proporción más alta que en anteriores ediciones.

¿Por qué, a partir de la nueva Ortografía, ahora el diccionario recoge las locuciones latinas sin tildes y en cursiva?

Porque se producía una situación curiosa. Las palabras latinas están tratadas en el diccionario como españolas (referéndum, accésit...) y las locuciones también se incluyeron en el diccionario del 2001 en redonda y con tildes (córpore insepulto). Fue una norma que yo mismo no seguía. Hoy se distingue entre la palabra latina y la locución, y creo que es mucho más claro. Así, ‘corpore insepulto’, en cursiva y sin tilde.

En el preámbulo se justifican las definiciones que no son políticamente correctas, pero que responden a significados vivos: “Se diría que existe la ingenua pretensión de que el diccionario pueda utilizarse para alterar la realidad”. ¿Cómo se ha obrado?

El diccionario va por detrás de la realidad, no por delante. A quien no le guste, que no reclame al notario, que es lo que hace la Academia, sino a la masa social que hace uso de esa palabra con ese sentido. Es matar al mensajero.

¿Un resumen final de esta obra que ha dirigido?

Espero que la gente sea comprensiva con los posibles errores y espero que haya una 24.ª edición para seguir construyendo este camino. Procuramos corregir lo mejorable, hemos hecho 140.000 enmiendas, que en algunos casos eran errores de nuestros antecesores. Pero que no se confunda la realidad y los deseos.


La Vanguardia

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones