Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 13 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 05 de...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Cultura

La cara olvidada del conflicto vasco

  • Escrito por Redacción

ENTIERRO-GUARDIAS-CIVILES

Un corto documental refleja la situación vivida por los guardias civiles y sus familias en los años de plomo. "Mi padre, guardia civil, estuvo destinado durante más de cuatro años en el País Vasco. No hace falta decir más".

Todos tenemos una historia, experiencias que se amontonan en nuestra memoria y que a veces necesitamos expulsar. A menudo recordamos la primera vez que nos caímos en el patio del colegio, preguntamos a nuestros padres cómo se conocieron, o simplemente, repetimos una y otra vez las anécdotas que más nos caracterizan.

Así empezó todo. Un día decidí echar la vista atrás y recordar mi propia historia, cuál era el primer recuerdo que mi mente conservaba y cómo había sido mi vida a lo largo de los años. La primera conclusión fue clara: una infancia feliz, una familia unida y amigos con los que salir. Sí, podríamos considerar que he sido de las afortunadas. Sin embargo, siempre sucedía algo extraño cuando de repente la palabra ETA sonaba en la televisión.

Un día me aventuré. Llegando casi al Puerto de Navacerrada, escuché la voz entrecortada de un locutor de radio que anunciaba que ETA había anunciado un alto el fuego. Desde atrás vi cómo mi padre miró a mi madre y ella agachó la cabeza pensativa. Entonces fue cuando le pregunté. Mi madre sólo se limitó a contestar que eran "un grupo de malos" y yo, como no entendía nada, me limité a buscar la respuesta de mi hermana quien me indicó con el dedo en la boca que era preferible que me callara.

Años después fui conociendo la verdad. Mi padre, guardia civil, estuvo destinado durante más de cuatro años en el País Vasco. No hace falta decir más. Él junto a mi madre, con sus 20 años recién cumplidos, vivieron los llamados 'años de plomo' que convertieron las calles en hervideros de bombas y de asesinatos a sangre fría.

Y precisamente, casi 20 años después, yo decidí recomponer todos esos recuerdos con la excusa de hacer un proyecto universitario. Podría haber elegido hacer una tesina basada en una extensa bibliografía, pero no, sabía que había llegado el momento de hacer algo no sólo de utilidad académica, sino de utilidad personal.

'Bajo la mirada de ETA' plasma mis sentimientos a lo largo de estos años gracias a las palabras de Enrique, Alfonso, Raimundo y Carolina. Los tres primeros muestran cómo vive un guardia civil un atentado en su propia piel y cómo esa experiencia les acompaña a lo largo de su vida. Carolina, por su parte, habla desde la pérdida - su padre murió a tiros en la puerta de su colegio cuando fue a recogerla-.

Relatos que desgraciadamente demasiada gente comparte. Una historia vivida por miles de personas y que ahora vuelve no sólo como recuerdo a las víctimas, sino como descubrimiento personal de una verdad oculta en mi vida. Hasta ahora.

EL MUNDO

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones