Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
MI RESPETO A LA GUARDIA CIVIL

MI RESPETO A LA GUARDIA CIVIL

Quiero hablaros so...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 10 de...

El Guardia Civil Dani Diaz prepara un nuevo reto solidario para ayudar al hijo de un compañero en 2017

El Guardia Civil Dani Diaz prepara…

Nuestro compañero ...

Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Ciencia y Tecnología

iWop, la bombilla eterna

  • Escrito por Redacción

bombilla nor-672xXx80

Las lámparas LED consumen hasta un 96% menos que las incandescentes. Ésta, fabricada en España por una compañía española (a pesar del nombre) se puede reparar y no tiene chip de obsolescencia programada.

Que una compañía presuma de que su producto no tiene obsolescencia programada hace presuponer que la competencia sí la tiene. Para la mayoría de los consumidores es una sospecha que se va confirmando a medida que dejan de funcionar escalonadamente todos los electrodomésticos comprados en determinada fecha.

Y ¿cuál es el remedio para esta práctica? Una garantía larga, tan larga al menos como la esperanza de vida del producto. Que una lámpara debería aguantar 85.000 horas encendida, pues se le da una garantía de diez años (equivalente más o menos a esas 86.000 horas); que un frigorífico debería durar 15 años, pues se extiende la garantía hasta esa década y media... Y eso es lo que han hecho en iWop. Su bombilla promete 86.000 horas de funcionamiento y dan una garantía de diez años. Que se rompe, le envían otra, se pasan a recoger la estropeada al domicilio y la reparan. Sí, arreglan las bombillas.

En esta compañía, con fábrica en Corberà del Llobregat, no creen en el usar y tirar y han creado una bombilla que se puede desmontar para actualizar o para reparar. Algunos dirán que es muchísimo más cara que las convencionales. Cierto, pero tampoco es un disparate si pensamos en lo que se puede ahorrar. Y es que el 16% de la factura eléctrica de un hogar se lo lleva la iluminación.

Fabrican dos modelos, iWop y iWop Plus. Probamos la primera. Proporciona alrededor de 500 lúmenes con un consumo de 3,5 vatios y es suficiente para dar iluminación de ambiente cálido (3.000 K) a una habitación mediana. Cuesta 29,04 euros. La Plus aumenta la potencia lumínica hasta los 1.100 lúmenes con un consumo de 9 vatios y cuesta 33,88 euros.

Aunque no es recomendable, la desmontamos para ver si se podía volver a montar con facilidad. Al final no lo hicimos una, sino tres veces. Y ahí está. Funcionando.

EL MUNDO

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones