Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Ciencia y Tecnología

Cómo pasarlo bien y en familia

  • Escrito por Redacción

COMO-PASARLO-BIEN-EN-FAMILIA

A veces tiene mala reputación. Casi siempre es motivo de conflictos y desavenencias. Y una de las cinco razones más frecuentes por las que una pareja decide poner punto y final a su relación.

Pese a todo, la familia política es también nuestra familia, aunque no la hayamos elegido y venga adherida a la pareja, al hijo o la hija, al hermano... Para relacionarse, compartir y convivir de la mejor forma posible estas navidades (y también durante todo el año) sólo hace falta seguir algunos consejos. Pero antes de nada, ¿por qué esa mala fama, por qué esa animadversión social?

La psicóloga Laura Rojas-Marcos, autora del reciente libro La familia: de relaciones tóxicas a relaciones sanas (Grijalbo), explica a EL MUNDO cuáles son los detonantes de los problemas que surgen con la familia política. Uno de ellos es la lucha de poderes, es decir, qué es mío, qué no lo es y qué hago mío. No debemos olvidar, advierte la experta, que los seres humanos somos seres territoriales y muchas veces a las personas también pretendemos hacerlas de nuestra propiedad.

Otro de los motivos radica en la rivalidad por el afecto, en la lucha por el cariño. ¿A quién se elige primero? ¿A quién se quiere más? Esa competición va unida al sentimiento de derecho. Si se tiene la percepción de que una suegra, por ejemplo, se cree con derecho de decirle a su hijo lo que tiene que hacer, decir o cómo comportarse. Muchas veces, relata la especialista, a las madres, sobre todo, les cuesta tomar una cierta distancia, dar espacio a su hijo/a cuando está claro que tiene ya una vida aparte. Que ha formado otra familia, además de la propia. "Cuando no se tiene claro dónde están los límites es cuando surgen los problemas", afirma. Y generalmente, surgen con los familiares que tenemos más cerca.

La figura de la suegra es, sin duda, la que peor reputación tiene, seguida de la cuñada.Sin embargo, esto corresponde más bien a un mito que a una realidad: "Hay suegras maravillosas, y cuñados realmente insoportables. O suegros, yernos, nueras... En parte, esta mala fama de la suegra viene dada porque socialmente las mujeres han representado esa parte más emocional pero esto es un juicio que no siempre tiene ese fundamento. Incluso, añade esta especialista, en ocasiones es la propia familia la que es tóxica y no favorece la buena convivencia, pero la familia política siempre va a ser (y será) la que tenga peor reputación. Pese a todo, muchas personas eligen como familia a la política en vez de a la suya propia. Deciden buscar allí, el apoyo, el cariño y el afecto.

Actitud, cariño y buen ambiente

Pero si no hay una buena relación y toca compartir momentos de convivencia como se dan en estas fechas, tenemos que tomar conciencia de que no podemos cambiar los comportamientos de los demás pero sí el nuestro. Todos podemos elegir la actitud con las que vamos a afrontar las reuniones familiares. Ésta es sin duda la clave de todo. "Es muy importante tener un gesto agradable. Hablar de lo que la otra persona le gusta, preguntar, mostrar atención y preocupación por el otro", aconseja Mila Chaue, psicóloga en el centro Álava Reyes Consultores de Madrid.

Las muestras y los gestos de cariño son elementos fundamentales a la hora de tener buenas relaciones sociales, y por ende, buena sintonía familiar. Los estudios, primero, del psicólogo londinense John M. Bowlby sobre la teoría del apego, y después, de la psicóloga Mary Ainsworth, mantienen que todos los seres humanos para sobrevivir y desarrollarnos de forma adecuada necesitamos sentirnos seguros, protegidos y notar que formamos parte de un grupo. Y para conseguir esas tres cosas necesitamos tener habilidades para relacionarnos con los demás.

A esa buena actitud, hay que añadir el mostrar una buena energía con respecto al grupo y a la reunión y plantearnos: "¿Qué voy a aportar en el tiempo que voy a compartir con la familia?", sugiere Rojas-Marcos. Hay personas que van a las reuniones familiares y deciden que la energía que van a dedicar es, simplemente, el hecho de estar presentes. No participan en las conversaciones ni muestran un mínimo de interés por las personas. Es importante, mantiene esta experta, contribuir con un buen ambiente.

Del mismo modo, es fundamental neutralizar los conflictos. En las discusiones, explica esta especialista en Psicología, podemos tomar el camino de personalizar o no el conflicto, de hacerlo tuyo o no. Por ejemplo, durante la sobremesa, si se habla de política, un tema que suele despertar muchas emociones. Deberíamos cuestionarnos: "¿Hasta dónde se está dispuesto a discutir? ¿Cuál es el objetivo? ¿Quiero convencer al otro de que no tiene razón o simplemente compartir ideas? Si el otro no está de acuerdo con nosotros, ¿nos vamos a ofender o, simplemente, vamos a respetar cada opinión?", expone.

Claves para la pareja

Tener o no un mal ambiente con nuestra 'otra familia' influye de forma notable en la relación de pareja. De hecho, y según informa Rojas-Marcos, es uno de los cinco motivos más frecuente por los que una pareja pone su punto y final. Por eso es importante tomar nota acerca de cuáles son las mejores actitudes y comportamientos. Según señala Cahue, lo fundamental es, sobre todo, planear las cosas antes de tiempo, no esperar al mismo día para preparar todo. Del mismo modo, es importante no tomar decisiones unipersonales.

Otra de las clave es no dejar pasar los pequeños conflictos o desavenencias. "Si surge un problema, es importante hablar de ello al momento y no dejarlo para el final de vacaciones o de las fiestas, ni reprocharlos todos de golpe", mantiene esta experta. La comunicación, por tanto, ha de ser fluida y al instante para evitar reproches y malos entendidos.

Por último, los expertos ven crucial guardar un tiempo para disfrutar sólo y exclusivamente con la pareja. Compartir un momento juntos fuera del todo el caos de comidas y cenas familiares, saliendo a tomar algo, a ver alguna exposición, realizar alguna excursión o, incluso si se puede, hacer alguna escapada.

EL MUNDO

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones