Prácticamente a diario, aceptas varios avisos de ‘cookies’ sin ni siquiera leerlos. Las webs están obligadas a informarte de que almacenan esos ficheros que recogen información sobre tus preferencias en tu ordenador cuando las visitas. Eso sí, la Comisión Europea acaba de proponer simplificar esas advertencias. Además de las ‘cookies’ que crean los sitios web, la memoria caché de tu navegador almacena archivos temporales para que las páginas se carguen más rápido.