Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Cuerpos Policiales

Las miserias del GEO español

  • Escrito por Redacción

GEO-ESPAÑOL

 Ex agentes del cuerpo de élite policial y el SUP denuncian carencias en las instalaciones y chapuzas en los métodos de entrenamientos

Balas que se escapan en dirección al Corte Inglés o que llegan hasta la mismísima plaza de toros de Guadalajara, a dos kilómetros. Agentes enviados a proteger embajadas en países peligrosos, como Libia, totalmente desarmados. Lanchas rápidas conducidas por geos... sin carné ni formación para conducirlas. Y Audis y Porsches para uso exclusivo de los jefes, cuyas esposas campan a sus anchas por la central del GEO, en Guadalajara, y obligan a los agentes a salirse de la piscina donde entrenan con sus trajes de asalto para meterse ellas, con sus biquinis.

Así son las miserias del GEO, la unidad de élite policial española. "Un cortijo" obsoleto, dominado por unos mandos "completamente anticuados y nepotistas" para "una mayoría de los agentes" que, si bien no dejan de cumplir con su trabajo con profesionalidad, acusan una "total falta de medios y de formación", según geos huidos apoyados por el Sindicato Unificado de Policía. Donde remarcan: "Y si alguien se queja o se desmarca, se le hace el vacío o se le obliga a irse". La situación, señalan, es enteramente achacable a los altos mandos de la unidad.

El subinspector José Bernardo González de Mendoza sudó sangre para entrar en el GEO, como todos los que lo consiguen. Difícilmente podía imaginar que, mientras sus compañeros y subordinados realizaban delicados rescates en alta mar y reventaban pisos francos de la droga, él iba a pasarse meses sentado, como un jubilado cualquiera, en el lugar menos peligroso de la central del GEO en Guadalajara: la sala de la tele. Por orden de sus jefes, que le prohibían trabajar.

Mendoza, que ha conseguido imputar a los dos principales responsables del grupo por acoso laboral, ha asegurado al juez que mantuvo con uno de ellos, Andrés Calvo, jefe operativo, la siguiente conversación:

- Mendoza: Sería bueno que se realizaran cursos para seguir formando a los operativos que dan clases de defensa personal, hace años que no se realiza ninguno...

- Calvo: La gente lo que tiene es titulitis, ya se harán los cursos que la Jefatura estime convenientes...

- M.: Pero es un riesgo que se sigan haciendo cosas sin la debida titulación...

- C.: No pasa nada, el GEO lleva funcionando así 30 años y no vas a venir tú a inventar nada.

- M.: Ya ha habido lesiones, roturas, fisuras, y hay sentencias del Supremo condenando a compañeros que daban clases sin titulación.

- C.: El jefe lo tapará, parece mentira que a estas alturas preguntes eso, el jefe lo tapará.

'Todo en el GEO se tapa'

El responsable último del GEO, Félix Antolín de Diego, está ya también imputado en la causa, que investiga el juzgado de Instrucción número 1 de Guadalajara tras la querella. Muchos compañeros han advertido a Mendoza, que ha sido sancionado ya varias veces en lo que considera "una persecución", de lo "inútil" de su lucha: "Todo en el GEO se acaba tapando desde hace años", cuenta otro ex agente que accede a hablar con EL MUNDO bajo condición de absoluto anonimato y que hace meses abandonó, hastiado.

"El último motín contra los mandos fue hace seis meses", explica. "Un 90% de los compañeros pedía el cese de los dos mandos, que llevan muchos años allí, han hecho de aquello un cortijo y no quieren evolucionar. ¿Qué pasó? Pues lo esperado: se prometieron cambios y cosas que luego no se han hecho".

Ello revierte, según esta fuente, en algo "muy serio: se está fallando en intervenciones, se montan dispositivos para detener a personas y no se consigue. No sale a la luz, pero está pasando. Los jefes cambian los planes establecidos por los mandos intermedios y pasan cosas indeseadas. Luego se vende que todo es bonito en el GEO. La realidad es otra".

Algunos agentes han sido detenidos y tratados como terroristas en aeropuertos extranjeros por llevar armas desmontadas dentro de sus maletas, aseguran. La práctica de asalto de aviones sólo se realiza "una o dos veces al año, y con aviones obsoletos, que ya no se usan".

El GEO no tiene, como los cuerpos análogos a él en otros países, una kill house para entrenar asaltos, así que las cuerdas para escalada se atan a una tubería que hay en la azotea. "Los agentes tienen que salir por las ventanas y se golpean con los balcones", cuenta otro ex GEO con años de experiencia. "Hablamos de ascensiones que hay que hacer en segundos y con máxima precisión. Los medios, sin embargo, son ridículos, absurdos".

Hasta hace tres meses, cuando el SUP lo denunció, por detrás del campo de práctica de tiro pasaban transeúntes, "y no era nada raro que algún tiro se escapara. Cuando el GEO se creó, en los 80, no había nada alrededor. Ahora Guadalajara ha crecido, pero el GEO no se ha adaptado: todo sigue igual".

Esta fuente data de mediados de los años 90. "Pocos años después, había un inspector al que se le ocurrió que, para entrenar los asaltos a lanchas rápidas de la droga en alta mar, saltáramos desde un helicóptero sobre un Patrol sin techo, por los caminos de Guadalajara... Por supuesto, todos caíamos fuera...".

Este ex geo estuvo en varias operaciones "en las que nos tirábamos ocho horas vestidos dentro de un furgón para ir a interceptar un vehículo, y al final tiraban el vehículo contra el objetivo para detenerlo, con todos dentro, sin medida de seguridad ninguna...". En esa época -y "el GEO no ha cambiado apenas en dos décadas", dice esta fuente-, dos agentes fueron lanzados sobre un carguero en alta mar, con el traje de asalto, sin las medidas de seguridad correspondientes. El primero cayó dentro del objetivo, aunque quedó inconsciente. El segundo se fue directo al mar, y tuvo la fortuna de mantener la consciencia: su chaleco salvavidas no funcionó y habría acabado a 5.000 metros bajo la superficie. Nunca se habría hallado siquiera el cadáver

Los 'quijotes' del mar

Otro ex geo ilustra la situación con una anécdota de la detención del capo Sito Miñanco en 2001. «Al jefe de máquinas del barco que interceptamos lo metimos en el barco que traía la droga, y le hicimos una celda, soldando barrotes. Estuvimos con él 31 días en alta mar, hubo tiempo de hablar. El tío tenía un oído increíble. Desde el principio distinguió qué motor tenía el barco. Dijo: 'Ahí abajo hay un pistón que va mal, no le doy más de 12 horas'. Y a las 12 horas se estropeaba. Pues bien, cuando llegó el Ejército, pusieron una maroma para remolcar el barco.

Dijo: 'Madre mía, sabía que la Policía española no tiene ni idea de navegar, pero veo que el Ejército aún menos. Eso no va a aguantar'. Y en efecto, se partió. Este tío decía una cosa que no se me ha olvidado. Decía: 'La Policía española, los quijotes del mar'. ¡Los quijotes del mar!».

EL MUNDO

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones