Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Círculo Ahumada

Nuestros socios de honor: D. Emilio Romero Gómez

  • Escrito por Redacción

sociohonor4

Nacido en Arévalo (Ávila) el 21 de julio de 1917. Estudió Magisterio e inició la carrera de Derecho, que no terminó porque decidió dedicarse al periodismo. En 1940, a los 23 años, fue nombrado director del periódico La Mañana de Lérida, y dos años después ocupó el mismo cargo en el diario Información de Alicante.

 Allí fundó la revista literaria Tabarca, dirigió una emisora local y fue corresponsal de La Estafeta Literaria. Se casó con María Josefa Montalvo y tuvo tres hijos, entre ellos la periodista taurina Mariví Romero.

En 1945 fue designado jefe de la Sección de Prensa Nacional en la Dirección General de Prensa y unos meses más tarde asumió la jefatura de Orientación Política de la Prensa Española. En la primavera de 1946 ingresó en la redacción del diario de Madrid Pueblo como primer editorialista político hasta 1952, en que pasó a ocupar la dirección del periódico.

Durante 22 años estuvo al frente de este diario madrileño de la tarde, convirtiéndolo en uno de los tres más importantes de la época en España. Se hicieron famosos en este vespertino madrileño sus artículos que, con la ilustración de un gallo, se conocían en la vida nacional como los "gallitos". Desde las páginas de este diario patrocinó no menos que a tres generaciones de periodistas, a los que siempre defendió a capa y espada contra cualquier tipo de crítica por parte del poder, incluso contra ministros del régimen franquista; en contraprestación, exigía a los periodistas que fuesen todoterrenos.

Fue director de la Escuela Oficial de Periodismo de Madrid desde 1969 y en el desempeño de este cargo impulsó la creación de la Facultad de Ciencias de la Información. En 1976 fue nombrado Delegado Nacional de Prensa y Radio del Movimiento. En este periodo fundó la revista La Jaula, que tuvo una vida muy efímera. Fundó en 1977 otro periódico en Madrid, El Imparcial, cuya cabecera, al igual que la de El Sol, había registrado con anterioridad a su nombre. El periódico no siguió y en septiembre del mismo año se hizo cargo del periódico madrileño Informaciones.

Ha sido columnista del diario Ya, ABC, Informaciones, El Periódico de Catalunya y del semanario Interviú, además de comentarista político en la radio.

De septiembre de 1987 a mayo de 1991 participó en la tertulia diaria "La Linterna", de la Cadena Cope, para pasar posteriormente al programa, también tertuliano, de "Las cosas como son" de Radio Nacional de España-Radio 1.

En su faceta de escritor tocó casi todos los géneros: la novela, el ensayo, el teatro, la conferencia, el artículo o el comentario. Ha publicado varias novelas, como La paz empieza nunca, Todos morían en Casa Manchada, Verde doncella, Las ratas suben a la ciudad, Las personas decentes me asustan, Lola, su novio y yo y Tres chicas y un forastero, por las que ha recibido numerosos premios, como el Nacional de Literatura o el Planeta.

Como autor dramático escribió quince obras originales estrenadas en Madrid y adaptó obras de Bertolt Brecht (Galileo Galilei) y de Büchner (La muerte de Danton). Como ensayista ha escrito entre otras obras: Cartas a un príncipe, Cartas a un Rey, Cartas malditas, Así está España, Tragicomedia de España, y Retratos de época, las dos últimas publicadas en 1985.

Emilio Romero se caracterizaba por su agilidad mental y su estilo de palabra ajustada, incisivo y mordaz. Amaba la polémica y fue respetado y a la vez odiado por derecha e izquierda a causa de su talante independiente; entre sus virtudes se contó siempre haber defendido a capa y espada a sus colaboradores.

Su última obra fue Un desnudo de la Historia (1992), resumen del último medio siglo de España en forma de "noticia, crítica, confesión y relato", según el propio autor. En muchas ocasiones, su habilidad como columnista o editorialista dentro de la prensa del régimen franquista se basaba en aprovecharse de las contradicciones de un sistema que carecía de una ideología clara y coherente.

Así, Emilio Romero podía perfectamente atacar a la banca o a un presidente de una gran banco español basándose en que el estatus de los banqueros era provisional si se atendían los principios fundadores de Falange Española. Después de una serie de artículos sobre el tema, con una extrema dureza contra el banquero, no volvía a mencionar el asunto.

Este silencio casi empezaba en el momento en que el periodista estrenaba un nuevo Mercedes de brillante color verde. Su habilidad como escritor y orador era tal que parece que convirtió su pluma y su palabra en genuinas herramientas de ganarse la vida, vamos en un pico para abrir y una pala para enterrar.

Ha recibido diversos premios literarios: el Premio Planeta 1957 por La paz empieza nunca, el Premio Nacional de Literatura 1963 por Cartas a un Príncipe, el Premio Ateneo de Sevilla 1987 por su novela Tres chicas y un forastero, y el Premio Espejo de España por su ensayo histórico Tragicomedia de España.

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones