Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Círculo Ahumada

Nuestros socios de honor: D. José Miguel Santiago Castelo

  • Escrito por Redacción

sociohonor10

Nacido en Granja de Torrehermosa el 11 de septiembre de 1948.
Tras estudiar periodismo, ingresó en ABC, en el que fue nombrado subdirector en 1988. Además de periodista, ha destacado por su obra literaria, la mayoría libros de poemas. Su primer poemario apareció en 1976, Tierra en la carne. En 1982, su obra Memorial de ausencias obtuvo el Premio Fastenrath de la Real Academia Española, publicado en 1978.

 Del resto de su obra destaca Monólogo de Lisboa, La sierra desvelada, Cruz de Guía, Cuaderno del Verano, Cuerpo cierto, La huella del aire y la antología Como disponga el olvido.

Además de la Real Academia de Extremadura, es miembro correspondiente de la Academia Norteamericana de la Lengua Española y de la Academia Cubana de la Lengua.

Hombre vitalista y cosmopolita, José Miguel Santiago Castelo nació en Granja de Torrehermosa y se trasladó a Madrid en 1964, pero nunca ha dejado de volver a su tierra para contemplarla, cantarla y vivirla. Santiago Castelo colabora en el diario HOY desde los diecisiete años. En 1968 comienza sus estudios de periodismo. A los veintiuno ingresó en el ABC de Madrid, diario en el que desde 1988 es Subdirector. Ha dirigido varias revistas culturales, y organizado coloquios y lecturas poéticas; colabora en periódicos y revistas iberoamericanas y sus versos han aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo. Es un viajero incansable, amante de la música, buen conversador, y buen recitador de coplas y decires populares y cultos; sus lecturas son tan variadas como su personalidad, van desde los autores extremeños olvidados hasta los clásicos. Además de periodista y poeta (ha escrito alguna narración), ha prologado decenas de libros de amigos y de jóvenes poetas a los que ayuda a emprender el camino de la poesía. A su labor literaria y crítica, amplísima, se debe añadir la crónica de sucesos culturales y la participación en numerosos jurados de premios de poesía, prosa y periodismo. Es miembro de la Academia Cubana de la Lengua, de la Academia Norteamericana de la Lengua y de la Real Academia de Extremadura, de la que es Director. Y nunca ha dejado de conversar con los hombres y las mujeres de los pueblos que visita.

Como poeta ha cantado el amor, la soledad, la melancolía, la naturaleza y el paisaje extremeño, los viajes, el paso del tiempo... Los temas de la lírica clásica, de la que no quiere despegarse. En realidad, casi toda su obra es una casi-biografía sentimental y anímica.

Santiago Castelo ha optado por una lírica clara, directa, sencilla, que llegue al lector al que quiere comunicar emociones, para lo cual emplea un lenguaje llano, pero muy cuidado, elegante, que sabe nombrar el objeto y el sentimiento; en ocasiones culto, pero no rebuscado, otras veces coloquial, sirviéndose de términos propios del hombre de campo, con algunos arcaísmos o palabras olvidadas, sin caer en regionalismos lingüísticos. Su estilo se basa en una rima y una estrofa ágiles, en la fluidez lingüística, en un tono melancólico e intimista, en la búsqueda del verso bello. Prefiere los metros clásicos que domina a la perfección, el soneto, la décima, el villancico, el romance..., pero también utiliza el verso libre.

Sus primeros libros tienen como centro a Extremadura, sus tierras y su gente; el poeta vuelve su mirada a sus orígenes con nostalgia y profundo amor. Este sentimiento hacia Extremadura está en casi todos sus poemas, aunque no aparezca el nombre exacto. Es extremeño es un paisaje con figuras, con hombres y mujeres que dan vida a ese mar de olivos, encinas y alcornoques.

En los siguientes libros ha dirigido su mirada hacia otros paisajes, como el Mediterráneo, Jerusalén, Hispanoamérica, etc. Esto le convierte en un poeta de doble vertiente: extremeño y universal. Las referencias a otros lugares y otras culturas son fruto de sus viajes y de sus lecturas, la pintura también forma parte de sus inquietudes, como vemos en algunos poemas.

En Cruz de guía dirige su mirada a la poesía religiosa, a la que volverá en Al aire de su vuelo, poemario que recrea la infancia y juventud de San Juan en Fontiveros.

Con Cuaderno del verano se inicia una serie de poemas en los que el Mediterráneo se coloca en el centro, su luz y su paisaje ocupan un lugar predominante. Siruell es un canto a Mallorca; la historia, los personajes y el paisaje estimulan el verbo fácil y enjundioso del poeta.

Diario de a bordo se configura a partir de un viaje de Barcelona a Jerusalén, el viaje se convierte en alegoría de la vida, una dialéctica entre el gozo y el dolor, la muerte es el recuerdo del mar, que es el reencuentro con el mar de sosiego y dulzura, búsqueda de una concordancia íntima poseída en el principio del tiempo.

Otro paisaje amado por Santiago Castelo es el cubano; las Habaneras son prosas poéticas que evocan a las gentes y los lugares de la isla, forman parte de la miscelánea que el escritor dedica a Cuba. En el libro se canta a la isla con la misma pasión que lo hace a Extremadura en otros, porque todos los paisajes tiene algo en común para Santiago Castelo.

Cuerpo cierto es la última entrega de poemas de amor y soledad, nostalgia y tristeza, alegría y gozo en la primavera. El libro supone una superación de estilo de Santiago Castelo, ya que se aleja de los metros clásicos; aunque sigue usando heptasílabos y endecasílabos, tiene rima libre. El poeta busca nuevos horizontes poéticos de forma serena, sabedor de su oficio, compone un libro sobre el amor y la muerte.

F.J.J.B.

BIBLIOGRAFÍA
POESÍA

Tierra en la carne. Ed. Orines, Madrid, 1976.

Memorial de ausencias. Col. Álamo, Salamanca, 1979.

Monólogo de Lisboa. Ed. Ronda, Barcelona, 1980.

La sierra desvelada. Ed. Orines, Madrid 1982.

Cruz de guía. Ed. Alpe, Madrid, 1884.

Cuaderno del verano. DPBD, Col. Alcazaba, Badajoz, 1985.

Como disponga el olvido (Antología 1970-1985). Ed. Rialp, Adonais, Madrid, 1986.

Siruell. Ed. Bilingüe, Consell Insular de Mallorca, 1988.

Al aire de su vuelo. Junta de Castilla y León, Valladolid, 1993.

Diario de a bordo. Cuadernos poéticos Kylix, Badajoz 1994.

Antología extremeña (1970-1995). Beturia Ediciones, Madrid, 1995.

Hojas cubanas. Academia Cubana de la Lengua, 1998. (Incluye las Habaneras).

Cuerpo cierto. ERE, Mérida, 2001.

ENSAYO

Pedro de Lorenzo. Epesa, Madrid, 1973.

España: su inmediato futuro político. Ediciones Acervo, Barcelona, 1975.

Paisaje y poesía. Discurso de ingreso en la Real Academia de las Letras de Extremadura, 1989.

El silencio sonoro. Ingreso en la Academia Cubana.

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones